Para muchos, la pureza es un estado maravilloso del que sienten nostalgia porque la asocian a la infancia, a esta inocencia perdida que ya no volverán a encontrar jamás; y puesto que la han perdido definitivamente, se dicen que no vale la pena pensar en ella. Pues no, al contrario, vale la pena pensar en ella porque, en realidad, la pureza es una cosa muy distinta a una virtud de la infancia.

Es puro todo aquello que está inspirado por nuestra naturaleza superior; y es impuro todo aquello que está inspirado por nuestra naturaleza inferior. La naturaleza inferior, alimentada por deseos egocéntricos, groseros, empuja a los seres a tomar unas decisiones, unas orientaciones que perjudican a los demás y que también le perjudican a él. La impureza está ahí, es inútil ir a buscarla en otra parte.

La pureza y la impureza son pues, ante todo, una cuestión de intención, de objetivos. Son las intenciones y los objetivos los que hacen que los actos sean puros o impuros. Es puro aquél que trabaja con un objetivo desinteresado, aquél que en todo lo que emprende busca el interés de todos. Así pues, si buscáis
sinceramente la pureza, preguntaos cómo podéis favorecer las manifestaciones de vuestra naturaleza superior.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

pureza

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   ¿Qué puedo hacer para contribuir a la paz mundial?
Menú de cierre

Send this to a friend