Cualidades de la Maestría Espiritual

florecilla

1) Integridad: Una de las   mayores dificultades de la humanidad es el sobreponderamiento de la mente que   es un instrumento fragmentario. ¿Cómo algo que es fragmentario, te puede   conducir a la integridad? Mientras se viva como un esclavo de esta  mente-memoria fragmentada, la cualidad llamada integridad no estará  disponible. La integridad es el resultado cualitativo del ser integral. La  integración ocurre sólo si la fragmentación ya no existe. Esto es posible   sólo cuando la mente, que es el conjunto de pensamientos, las emociones, la  memoria y los miedos, se trasciende. Como  resultado espontáneo de esta totalidad   integrada, la integridad surge. Un ser humano espiritualmente evolucionado es  el que está firmemente arraigado en este tipo de integridad, que es muy rara.

2) Conocimiento: La   mayoría de las veces, cuando hablamos de consciencia, siempre la relacionamos  a algo. por ejemplo, la conciencia social, la conciencia computada y así  sucesivamente. Pero ¿qué pasa con la consciencia de la consciencia en sí? Uno   tiene que ser consciente de su cuerpo como un primer paso. Si lo hacemos, nos   daremos cuenta de gestos, movimientos, etc. Si vamos un  poco más allá, en silencio, observando la  respiración, seremos capaces de escuchar nuestros latidos. Si lo llevamos  más allá, podremos ver nuestros pensamientos de una manera distante como observadores. Más sutil, el tercer paso es ver  los sentimientos profundos y emociones más sutiles. Ahora bien, si permanecemos vigilantes de estos tres pasos al mismo tiempo, por un lapso suficiente  sin expectativas, el   cuarto estado que aparece es la toma de conciencia de la consciencia. Esta es la cualidad   llamada “conciencia del que ha despertado”. Una persona realmente espiritual lleva esta relajada multi-dimensional conciencia todo el tiempo.   Es eterna.

3) No-apego: Nuestro   apego a nuestro cuerpo, a los pensamientos,a  las emociones y las ideas es tanta que es  muy difícil entender el significado de “Desapego” desde el punto de vista del despertar. Un maestro   espiritual es plenamente consciente de su cuerpo, pensamientos, emociones e  ideas sin estar apegado a ellos, como la flor de loto en el estanque está en  el barro, sin ser tocada por él! Un Buda también tiene su cuerpo-mente y   tiene que cuidar de ellos. Pero es sólo funcional. Él no es parte del juego  de poder de la mente. Él es simplemente un desertor!

4) Silencio: Estamos   condicionados por nuestro sistema educativo para entender la palabra silencio  como la ausencia de expresión. Pero el silencio es algo totalmente diferente.   No es sólo la ausencia de  palabra y  que la mente siga  hablando, sino es  una cualidad dinámica y efervescente. Está viva y palpitante, tanto, que puede  ser sentida por los sensitivos que están cerca del que está despierto. Al   estar en el campo de energía del que está despierto, es posible experimentar este silencio. Es como si te acercas a la flor, obteniendo la fragancia. La   fragancia pertenece a la  flor, el   silencio pertenece al Buda. Podemos obtener una vislumbre de esto, pero en   última instancia, todos tenemos que llegar a ello.  El silencio prestado no  durará mucho tiempo! Despertar a este silencio espectante es el derecho de   nacimiento de todo el mundo y no es  monopolio de unos pocos elegidos.

5) Amor:  Esta es otra palabra, de las más abusadas y malentendidas. Nuestro amor por un coche o un perro o  un familiar es sólo apego, que es parte de nuestro condicionamiento social. “Hacer el amor” es sexo! Se trata simplemente de algo físico! Algunos  hablan de amor en el sentido platónico, que es la glorificación de los aspectos no físicos de la misma relación. El  verdadero amor es la desbordante alegría del ser, sin el ego! Mientras la  identificación ficticia con el cuerpo / mente esté ahí, el amor no existe. Si le preguntas al sol sobre las tinieblas, no sabe nada al respecto, así   también esta calidad más pura llamada amor, nunca pueden co-existir con el   ego. La erradicación de lo  más sutil del   ego es el requisito principal para comprender y experimentar el amor. Un  verdadero maestro espiritual es aquel que es absolutamente carente de ego. El   amor emana de una persona así como el agua fluye de una fuente. Es   incondicional y está disponible para todos.

6) Compasión: La pasión   es la cualidad del cuerpo-mente, la compasión es la cualidad de la no-mente.   Una persona apasionada está llena de deseos y por lo tanto sujeta al   desconocimiento. Un compasivo Buda tiene se enraiza en la consciencia y en la  ausencia de deseos. La pasión es la fiebre del cuerpo-mente, mientras que la   compasión es la forma más pura de amor. La compasión no es ni el deber ni el   amor psicológico. No es ni simpatía ni empatía. La compasión es una cualidad  que viene de más allá del pensamiento y la mente! Un verdadero maestro  espiritual compasivo es el que da, aún sin estar dando. Es una forma de  compartir incondicional. Un santo, un criminal y una prostituta, todos son  iguales ante un maestro.

7) Inocencia: Mira a los   ojos maravillosos del niño cuya mente aún no está contaminada por los padres   y la sociedad y encontrarás la cualidad llamada inocencia. El despertar es  tan inocente como un niño, pero con una diferencia. El niño desconoce,  mientras un ser despierto está   absolutamente arraigado en la conciencia. Cuando una persona así ríe  en su inocencia infantil, la existencia entera participa en ello. La  presencia de esa persona en la tierra es una bendición para la existencia. Para recuperar la inocencia perdida, es necesario nacer de nuevo. Con este   nuevo nacimiento espiritual, uno se convierte en incorruptible. Todo lo que  se hace por la sociedad se deshace en la conciencia. Recuperar esa inocencia  es la verdadera madurez, el florecimiento final.

8) Valor: Una cosa que diferencia al valiente del cobarde, es que un cobarde camina en el temor, mientras   que un valiente deja de lado sus emores y está listo para saltar hacia lo desconocido. Cuando uno porta este valor en cada situación de la vida para hacer frente a lo desconocido, al final, florece en la ausencia total de miedo. La persona espiritualmente despierta tiene sus raíces firmes en esta intrepidez y por lo tanto ni siquiera la muerte puede tocarlo. ¿Cómo puede la   muerte tocar lo que es inmortal?

9) Amabilidad: Una persona   espiritual  no se comporta como un gurú   para nadie, ya que no espera que nadie busque un gurú. Así que no hay Guru y   no hay discípulos. Sólo una relación amable con todos. No amistad, pues ella tiene   sus propias limitaciones como las expectativas, etc Mientras que la amabilidad  es una cualidad… un estado del ser. El que está despierto lleva este sentimiento de amabilidad por todo el mundo y a todo a su alrededor.  La amabilidad es una cualidad de la que surge la libertad. La libertad no es solo  lo contrario de posesividad, sino un fenómeno de dimensiones diferentes. El  maestro, simplemente permite, desbordando amor, que todo suceda a su   alrededor.

10) Humor: Una persona   realmente espiritual no es definitivamente la que tiene el aspecto más grave   y una cara larga. Por el contrario, el que está despierto tiene  gran sentido del humor. Sólo una persona así   puede reírse de uno mismo. Se ríe de lo absurdo de la propia mente. Para tal  persona, la vida es un picnic todos los días…es una celebración! Estas son   las personas que disfrutan de la vida, porque los mayores obstáculos hacia la  alegría, que son  el pensamiento y la   mente, no están ahí. Una persona enraizada en su estado de Ser comparte con los   demás su humor en todo. Cuando la lucha de los extremos de la mente-pensante termina, el humor surge naturalmente!

11) Humildad: Aprender de la naturaleza es una de las mejores maneras de aprender. Observarven un árbol  de mango…cómo sus ramas se mueven hacia afuera y hacia arriba, pero cuando está  cargado con frutos, el árbol se arquea hacia abajo en humildad. Así también la persona evolucionada espiritualmente se vuelve humilde y simple. El que  está despierto no es un almacén de conocimiento informativo prestado, sino que permanece siempre en el estado de no saber, que es el estado más humilde de ser.

12) Aceptación: En el estado más elevado de no elección de la conciencia, todo se acepta tal como  es. Gustos y disgustos no son un impedimento, ya que se está más allá de ambos. Es un estado-testigo de no juzgar. Si todo lo que la vida ofrece es aceptado tal como es, la vida se convierte en una celebración en sí misma. La aceptación incondicional de todo lo que hay en la existencia es la cualidad   más virtuosa y estética de la conciencia humana evolucionada.

13) Madurez: Una persona madura es una persona que siempre vive en el momento presente. Momento  presente no es lo mismo que presente. Pasado, presente y futuro son la  continuidad del tiempo. Estar en el momento presente es estar en el ahora   eterno. En las profundidades del silencio, si uno permanece consciente y  vigilante, el ego desaparece. Auto-realización es la realización del yo sin  ego.

Cuando la mente no es más, la meditación sucede. Cuando el ego no es más, la madurez ES.

Visita Wadie.com

Fuente:http://lightworkers.org

Menú de cierre

Comparte con un amigo