USE LOS SUEÑOS PARA RESOLVER SUS PROBLEMAS

image

Usted leyó, hace poco, que durante el sueño la mente consciente queda, por así decirlo, desactivada, y, entonces, el subconsciente, que todo lo sabe, queda liberado y puede ser conducido a suministrarle la respuesta correcta de aquello que lo preocupa. Y esto es tanto más probable cuanto más perfectamente use usted las técnicas que sensibilizan la mente subconsciente.

El subconsciente aprecia, sobremanera, manifestarse durante el sueño, en forma de simbolismo, imágenes, figuras y dramatizaciones. Los símbolos, las imágenes y las dramatizaciones están basados en sus experiencias personales, por eso cada persona debe interpretar sus propios sueños, de acuerdo con los arquetipos creados en el archivo de la mente. Soñar con víbora, por ejemplo, para mí puede significar una cosa, para usted puede significar otra cosa y para su amigo aún puede significar otra bien diferente.

Ya existen métodos para que usted controle sus sueños en su beneficio.

Inicialmente usted debe, por decirlo así, entrenar su subconsciente.

Hágalo así: propóngase recordar un sueño por noche durante una o dos semanas. Prográmese cada vez que vaya a dormir: "Yo quiero tener un sueño, yo tendré un sueño y lo recordaré". Y duerma.

Usted despertará durante la noche, o por la mañana, con el vívido recuerdo de un sueño. Inmediatamente escriba todo lo que recuerda del sueño en un cuaderno.

Pasadas dos semanas en que todo haya ocurrido normalmente, cambie la programación diciendo que recordará todos los sueños. Al despertar, escriba todos los sueños que recuerde. Eso durante quince días, o más. Terminada esa operación-sueño, usted estará en condiciones de conseguir la respuesta de su subconsciente para el problema que desea resolver.

El subconsciente se acostumbró a obedecerlo, y continuará obedeciendo sus órdenes.

Cierto día, yo estaba conversando, en una cena, con la esposa de un médico y ella me contó que cuando sueña con su madre, ya fallecida, recibe un aviso. "Hace días –me contó– mi madre se me apareció en un sueño, y me dijo que mirara en la maleta de la empleada. Al día siguiente fui a ver y hallé la maleta de la empleada llena de ropas de cama, que ella había robado de mi casa".

Es de observarse que, en sueños precognoscitivos, no es raro que aparezca un familiar muy querido para dar la información. Aunque ciertos grupos defiendan la idea de que es realmente el familiar fallecido el que aparece, entiendo que ésa es sólo una forma muy inteligente de actuar por parte del subconsciente. Es que, si apareciera una persona muy querida y de entera confianza, como, por ejemplo, el padre o la madre o alguien de nuestra estima personal, la emocionalización del sueño se tornaría muy vigorosa y usted despertaría recordándolo todo. Además de eso, por ser dada la respuesta mediante una persona que usted ama mucho, eso hace que usted crea en el sueño y mantenga vívida la impresión en su mente. Si usted soñase con un personaje extraño y desconocido, que le dijese algo, inclusive muy importante, el efecto del mensaje no causaría impacto en su mente y usted acabaría por olvidarla información.

Otro día, asistiendo a un programa de televisión en que se contaba la vida del famoso cantor Carlos Gardel, muerto en un accidente de aviación, el locutor narraba que en la mañana en que Gardel debía viajar, una pequeña fue llorando a decirle que no viajase en avión porque había soñado la noche entera con pájaros que chocaban en el aire, golpeándose y que cayeron muertos al piso. Carlos Gardel no dio importancia a los sueños precognoscitivos de esa niñita, a quien ni siquiera conocía, y murió en aquel viaje cuando su avión chocó con otro al levantar vuelo.

No hace mucho, estuvo conmigo una joven para pedirme orientación porque estaba embarazada. Le pregunté como había percibido tan pronto su estado y ella me contó que soñó que había encontrado a una amiga en la calle y esa amiga estaba grávida. Al día siguiente realmente encontró a esa amiga en la calle, sólo que ella no estaba embarazada.

– Entendí de inmediato –dijo ella– que quien estaba embarazada era yo.

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Cerrar menú

Comparte con un amigo