SÁLVESE DEL ESTRÉS Y PRODUZCA MÁS, VIVIENDO MEJOR

w (96)

El ritmo agitado, y hasta alucinante, de la vida moderna, está causando muchos perjuicios al ser humano. Los negocios inseguros, los compromisos que dejan la cabeza del tamaño de un tranvía, los conflictos diarios en el relacionamiento familiar, las complicaciones en el empleo, las numerosas exigencias de la vida moderna, la disputa devoradora por una vacante de empleo, en el cargo,… y allá va usted entrando en espiral. El estrés perjudica a la salud y a la productividad, perturba el estado de vigilia y el del sueño.

Una persona con estrés se siente ansiosa y exhausta; es irritable; su capacidad y eficiencia se van limitando siempre más y más; el dormir ya no es reparador y los sueños van convirtiéndose en pesadillas; existe una gran dificultad para conciliar el sueño. Surge, entonces, el fantasma del insomnio.

El insomnio mantiene el estrés y hace que la persona se levante, por la mañana, aún más fatigada y sin ánimos.

Resta, entonces, una tabla de salvación: los somníferos. Según las estadísticas de 1970 (vea bien, 1970), las compañías de productos farmacéuticos, en Estados Unidos, fabricaron cinco mil millones de dosis de tranquilizantes, cinco mil millones de dosis de barbitúricos, cinco mil millones de anfetaminas, y los médicos norteamericanos prescribieron más de doscientos millones de recetas para tales drogas. Pero, de acuerdo con los médicos Harold Bloomfield, Michael Pater Cain y Dennis T. Jaffe, "las píldoras para dormir prescritas con tanta frecuencia, son una bendición dudosa; la mayoría de esos medicamentos interfiere en la capacidad de soñar, un componente necesario para el descanso exitoso".

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Visita Wadie.com

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Comparte con un amigo