satori1920

Hay una ley mental que es enunciada así: lo semejante atrae  lo semejante, o, en otras palabras, lo igual atrae  lo  igual.  Esto quiere decir que el pensamiento atrae la realidad de su  contenido. A partir de esta verdad, usted se estará dando cuenta de   que los pensamientos de fracaso atraen el  fracaso,  pensamientos  de éxito atraen el éxito, pensamientos de amor atraen el amor,  pensamientos de celos atraen el  contenido del celo, pensamientos de alegría atraen la alegría, pensamientos  de  tristeza  atraen  la tristeza, y así sucesivamente. El  pensamiento  es  una  realidad mental que atrae a la realidad física.

Hace ya miles de años el profeta David, padre del sabio Salomón, afirmaba: "abyssus abyssum invocat", o sea, el abismo  atrae al abismo.

Sus pensamientos, por tanto, hacen su vida. Su vida es la materialización, o la expresión de sus pensamientos constantes. Y  el futuro será la cosecha de los pensamientos sembrados  hoy  en  lamente. Usted, pues, está determinando ahora lo que será más  tarde. Todo efecto tiene su causa, como enseñaba el gran sabio Jesucristo: "Todo árbol bueno da buenos frutos, todo  árbol  malo  da malos frutos". Es la Ley de  la naturaleza que coincide   con  la Ley de la mente: cada uno recoge lo que siembra.

No existe el acaso, la mala suerte ni el azar; es  la  suma  de sus pensamientos diarios la que lo lleva a tales resultados.

El mejor equipo nunca pierde el campeonato. Puede sufrir  algún revés, que solamente contribuirá a perfeccionar más aun la técnica, pero nadie le arrebatará de las manos  el  ansiado  resultado final.
Un día vino a visitarme un señor, bastante desanimado. Me decía que, por más que deseaba progresar, no lo conseguía. Dos veces ya había fracasado y las cosas no marchaban acertadamente para él.
–Es algo que no entiendo –se quejaba él–. Tengo un sujeto  cerca de mi casa que instaló una tiendecita cualquiera y ahora está en la cima. Es un astuto, un aprovechador. No se como es que él progresa y yo no. Ya estoy con miedo a fracasar, una vez más, en  mi negocio.

– A usted la va mal por el poder de su mente– le dije yo.

El hombre se desorientó, y a partir de ese momento ya no entendió nada más.

Es simple. ¿Cuáles eran los pensamientos dominantes en él? Pensamientos de fracaso, de miedo y de envidia hacia el vecino. Esos pensamientos, tan fuertemente emotivos y repetidos, estaban  tornándose realidad.
Recuerde: pensamientos de fracaso atraen el fracaso, pensamientos de miedo atraen el resultado correspondiente, pensamientos de envidia perjudican al envidioso. Era el poder de la mente que actuaba en él a la perfección. Los pensamientos positivos  que  ese señor tenía estaban totalmente envueltos por la avalancha de pensamientos negativos. El resultado no podría ser diferente.

Shakespeare escribió en su tragedia Hamlet, acto II, escena  2, una frase tremendamente profunda: "El bien y el mal  no  existen, es el pensamiento el que los crea".

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend