Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La riqueza es un estado mental y de espíritu

La riqueza es un estado mental y de espíritu. Dios creó el universo por el poder de la Mente Divina.

Usted creará sus riquezas por el poder de su mente. En verdad, la riqueza, tanto como la pobreza, son estados de espíritu.

Un campo sólo puede producir arroz, porotos, trigo, soja, cuando en él se plantan arroz, porotos, trigo y soja. Si usted planta en su tierra sólo espartillos, abrojos, espinos y hierbas dañinas, no querrá cosechar de ahí arroz, porotos, trigo y soja, porque no está en la naturaleza del espartillo, los abrojos, los espinos y las hierbas dañinas producir arroz, trigo, porotos y soja.

Así acontece con usted: todo lo que usted planta en su mente, usted lo cosecha en la realidad. La mente es como una labranza: lo que usted planta, eso es lo que recoge.

La riqueza es un estado mental y de espíritu
La riqueza es un estado mental y de espíritu

Si usted queda inmerso en pensamientos de carencia, de pobreza, de miseria, es eso lo que recoge.

“Sea hecha vuestra voluntad, así en la tierra como el cielo”.

¿Cuál es su voluntad? ¿Cuál es su pensamiento?

Quiero recordarle la ley mental que dice así: lo semejante atrae lo semejante; pensamientos de riqueza atraen la riqueza; pensamientos de pobreza atraen la pobreza.

Usted es quien comanda su barco. No se queje a Dios si las cosas no andan bien. Quéjese a sí mismo y examine sus pensamientos. Lo que usted crea en la mente, infaliblemente se verificará en su vida.

Dios es usted mismo, esto es, Dios sólo puede actuar en usted por usted, de tal forma que usted usa el Poder Infinito a su beneplácito, dado que usted es libre. Sólo que usted nunca escapa alas leyes inmutables que rigen nuestro universo: usted cosecha sólo lo que siembra. Si siembra pensamientos negativos, recogerá resultados negativos; si siembra pensamientos positivos, de abundancia, cosechará abundancia.

Todo está en usted. Decídase a vivir lleno de bienestar desde hoy y, desde hoy “lloverá en su huerta”, como dice un dicho popular.

Dios es rico; usted es hijo de Dios; luego, usted es rico.

 

Cerrar menú

Comparte con un amigo