CREE LA EDAD QUE QUIERA Y VÍVALA

image

El mayor error de las personas es contar la edad por la suma de los aniversarios. Es como decir que una persona tiene mayor o menor salud de acuerdo con el número de comidas que toma.

Ralph Waldo Emerson, filósofo norteamericano, dijo que "nosotros no contamos los años de un hombre hasta que él no tenga nada más que contar".

Para comprobar que no tiene el menor fundamento esa manera empírica de contar la edad, basta que usted mire a su alrededor. Verá personas envejecidas y desilusionadas con 20 años de edad y verá personas brillantes, atrayentes con 70 años.

No acepte la propaganda constante que habla de vejez, esclerosis, jubilación, inutilidad.

Eso es mentira.

La edad nada tiene que ver con eso.

Usted tiene la edad de su espíritu.

Usted solamente envejece cuando cree que está envejeciendo.

Los valores más fuertes de la vida, que mantienen a una persona vigorosa, sana, joven, productiva, no envejecen nunca. Son el amor, la alegría, la paz de espíritu, la bondad, la generosidad, la sabiduría, el poder mental, la felicidad, la lucidez, el ideal.

Y estos bienes no son patrimonio exclusivo de una fase de la existencia, pero se encuentran en todas las edades.

Usted tiene la edad de sus pensamientos.

En el momento en que pierde el interés por la vida, usted está envejeciendo.

Cuando deja de soñar, está envejeciendo.

Cuando no procure extender más la visión de su futuro, registre en su cuaderno de apuntes que usted ha comenzado ha envejecer.

¿Usted quiere saber cuándo se está aproximando a la perfección? Precisamente en el momento en que se haga simple, leve, agradable, positivo y abierto como los niños. El gran Maestro dijo: "Si no os volviereis como niños no entraréis en el reino de los cielos".

Tenga, pues la edad espiritual del niño. Sea libre, confiado, alegre, simple, grato, amable, valeroso y fraterno como los niños.

Crea en la vida, como los niños. Confíe en los otros, como los niños. Viva el presente, como los niños. Encare el futuro como los niños, sin miedos ni angustias anticipados.

Usted puede y debe mantenerse eternamente joven, o sea, exuberante, idealista, de buen humor y lleno de fe en la vida.

"Porque como imagina en su corazón, así él es". Esta frase consta en el libro de los Proverbios, en la Biblia.

De poco valdrán los ejercicios físicos y las dietas de belleza si usted mantiene envejecida la mente, reprimida, repleta de pensamientos negativos y pesimistas.

El envejecimiento comienza por la mente. Usted fija en la mente su edad y el subconsciente la va cumpliendo.

En materia de edad, yo pienso que las mujeres están en lo cierto; a ellas les agrada permanecer en los 20 ó 30 años, aunque la suma matemática de la edad vaya mucho más allá. Sí, ellas están en lo cierto, siempre que mantengan el espíritu ligado a la edad que desean para sí.

Si usted ya tuviera sumados los 40 años y dijera a los demás que tiene 25, trate de mantener su mente unida a los 25 años. Siéntase una persona de 25 años. Siéntase joven y sano como en sus 25 años. Cultive pensamientos positivos e imagínese en el fulgor de sus 25 años. Entonces, usted estará diciendo la verdad cuando exprese que tiene 25 años.

La edad se cuenta por la mente y no por el calendario. La fecha del nacimiento sólo vale para que usted abra una botella de champaña y conmemore nuevamente sus 25 años.

Hágalo así y rejuvenecerá. Usted se sentirá cada vez más joven, como si un hada hubiese tocado su rostro con una varita mágica.

Claro que usted quiere mantenerse joven. ¿Quién no lo quiere? Pues, entonces, mantenga la mente joven y el milagro ocurrirá.

Joseph Murphy cuenta que, cierta vez, cuando fue a dictar una conferencia en Bombay, en la India, le presentaron a un hombre que tenía 110 años de edad. Y dijo Murphy: "Poseía el rostro más bello que yo haya visto en mi vida. Parecía transfigurado por la irradiación de una luz interior. Había una belleza extraordinaria en sus ojos, indicando que había envejecido con alegría y que las luces de su mente no se habían oscurecido".

Usted puede hacer lo mismo. Sea un eterno joven. Por el poder de la mente.

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Visita Wadie.com

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Comparte con un amigo