CÓMO ATRAER UN BUEN MATRIMONIO

 image

Hace tiempo una joven me dijo que no podía creer más en el poder de la mente, porque ya había sido novia y meses antes del casamiento, el novio desistió, dejándola en el mayor abismo del mundo.

Me dijo ella: "Hoy, él ya está casado y yo aún soy soltera. No puedo conformarme con eso. Es un canalla. Espero que tenga problemas. Sujetos sin corazón, como él, tienen que pasarla mal para aprender."

Expliqué a esa joven que el resentimiento que sentía por el ex-novio estaba trayendo resultados negativos en su vida. Ella estaba maldiciendo en el otro lo que deseaba para sí. ¿Cómo podría atraer para sí lo que maldecía en el otro? Así, el poder de la mente nunca podría funcionar en su beneficio. Ella estaba apagando la luz y, al mismo tiempo, estaba deseando que la luz quedara encendida.

Por la ley de la mente, todo lo que se desea a una persona, se proyecta, en primer lugar, en aquel que lo desea, pues, por el hecho de crear ese deseo a través del pensamiento, ya construyó la matriz, el clisé, la estampa de ese deseo, en sí mismo.

La primera cosa que la joven debía hacer era cambiar los pensamientos y desear toda clase de felicidad al ex-novio; dejarlo libre, liberándose mentalmente de él.

En verdad, no existe ninguna ventaja en guardar odios, envidias, celos, porque estos sentimientos actúan, en primer lugar, en la mente que los creó.

Es inútil que usted quiera un bello casamiento si, al mismo tiempo, está proyectando en su subconsciente pensamientos de frustración y de desencanto sobre el casamiento. Es una contradicción. Y, entre dos pensamientos conflictivos, el más fuerte y agresivo es el pensamiento negativo. De ahí que los resultados son contrarios a lo que usted desea.

El subconsciente reacciona a los estímulos más fuertes y más llenos de emoción.

De usted depende, o mejor, de su mente consciente, seleccionar los pensamientos y sentimientos de manera a dejar entrar en los arcanos poderosos del subconsciente sólo los pensamientos positivos, porque esos, y sólo esos, le traerán beneficios.

Lo que aquella joven tenía que hacer era desesclavizar su mente del ex-novio y desearle un buen matrimonio.

Si ella estaba usando el poder de la mente para atraer un buen matrimonio, el hecho de que el muchacho la dejara sólo significaba que él no era la persona acertada para ella. Entonces, además de no quedar amargada, todavía debería agradecer mentalmente al joven por haber desistido a tiempo y por haberle evitado una vida de sufrimientos matrimoniales.

Es fácil pensar así cuando se confía resueltamente en el poder y la sabiduría de la mente; es fácil pensar así cuando se tiene la seguridad de que la Presencia Infinita, que existe dentro de cada uno, sabe quién es y dónde está la persona deseada para un casamiento ideal.

Existe una expresión que denomina al cónyuge como cara mitad. Expresión correcta. El casamiento resulta cien por ciento acertado cuando se juntan las dos mitades verdaderas de una unidad creada por una Sabiduría Infinita. En este caso, se torna evidente la definición del casamiento dada por el Maestro Jesús: "Y los dos se tornarán un solo cuerpo y un solo espíritu".

Si usted desea ser feliz en el matrimonio, lo que tiene que hacer es pedir a la Sabiduría Infinita, que ilumina su ser íntimo, que atraiga hacia usted a su otra mitad, la persona con la cual combina, a quien dará todo su amor y de la cual va a recibir todo el amor. Imagine a ese compañero o compañera ideal, hágalo vivo en su imaginación, siéntalo delante de usted.

La imaginación sugestionará su subconsciente y éste expresará en la vida real lo que usted creó en la mente en forma disciplinada y correcta.

Manténgase alegre, confiado y agradable.

Crea en las personas, porque todas las personas son parte de usted y de Dios.

Visita Wadie.com

Abra su corazón y su mente a la vida. Siéntase grande, importante y seguro en este mundo.

Cultive la alegría y el buen humor.

Todos los días dígase a sí mismo: "Este es un día maravilloso. Estoy feliz. Mi rostro está bonito, rejuvenecido y atrayente. Hoy tendré éxito. Saludaré a todo el mundo y sembraré sonrisas por todas partes. Deseo todo el bien y todo el éxito a todas las personas. Dios está en mí, me ama, vela por mí, y me traerá éxito, salud, amistades, amor y todas las cosas buenas de la vida. La Presencia Infinita está atrayendo hacia mí al compañero ideal, que combina conmigo. Quiero darle, desde ahora, todo mi amor. Te dejo libre para amarme aún más y tú me dejas libre para que mi amor crezca siempre más por ti. Somos unidos, comprensivos, agradables, felices, sinceros y leales. Así es y así será".

 

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Comparte con un amigo