El universo está por liberar sus limitaciones

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

La luz que buscan con tanto afán se ha activado meticulosamente. Ustedes han despejado los desechos de la pista de aterrizaje de su alma y de su ser. Le han anunciado a todo que el contenido molecular de su ser será luz. Han llegado al centro del Universo que representan deslizándose a través de las cadenas que han llevado como adorno. En la quietud de todo reside la verdad de la materia. Dentro de la quietud es donde encuentran la bioluminiscencia en la que necesitan convertirse, resplandeciendo como un pez de aguas profundas. Visualicen que su ADN se vuelve bioluminiscente, brillando en el centro líquido de sus células, fluyendo y refluyendo. 

Somos el Consejo de Ella. Nos hallamos en la intersección del tiempo esperando un portal para recordarles que en su interior son tanto ella como él, el Dios y la Diosa. Cuando la diosa (Dios en Nosotros) se activa, no tiene género, no tiene especificaciones. Los portales del pasado ahora se cierran muy rápido. Miran atrás (esperando no convertirse en estatuas de sal) para descubrir quiénes fueron, pero todo ha cambiado, el panorama ha sido despejado, mostrando una nueva orilla.

Cuando vinieron a la Tierra le dijeron al Universo que eran capaces y que no se preocupase, que harían el trabajo. Al ser terrenales, les sobrevino una gran densidad. Su luz cambió y sus contratos se convirtieron en una carga. En esa carga, ustedes perdieron su sensualidad. Perdieron su pasión. Perdieron su empuje. Encuentran que muy poco de la Tierra los satisface. Quieren ser felices en su trabajo de luz. Quieren ser felices en su trabajo de sanación. Quieren ser felices en su vida, pero han perdido su dinamismo. Han perdido lo que los apasiona. Estos contratos y cargas que llevan sobre los hombros son como baños químicos llenos de lo que debe eliminarse.

Tratan de darse a luz de nuevo cada día y sin embargo nadie aplaude sus conclusiones cósmicas, sus revelaciones humanas y sus logros. ¿Dónde está el aplauso? ¿Dónde está el reconocimiento que busca su alma? Ha sobrevenido una Gran Depresión sobre la raza humana, una tristeza planetaria, una claudicación antes de que cambien las mareas. Esta energía llega de la Atlántida. Una época cuando trataron tan arduamente de elevar al mundo, de elevar la luz, de elevar a otros a un punto de seguridad, y no tuvieron éxito. Vida tras vida, existencia tras existencia, han dado el cien por ciento de ustedes y no han visto la terminación del contrato.

viendo al universo

Nosotros, el Consejo de Ella, les pedimos que  “lo lleven hasta el límite una vez más.” Les enviamos cometas, asteroides, erupciones solares. Les enviamos postales desde Sirio, desde las Pléyades, desde Arturo y Andrómeda. Les enviamos aguafuertes desde el césped verde y canciones de vibración específica cantadas por los pájaros. Lo hacemos todo por ustedes. Para evitar que se rindan, porque ustedes son la esperanza del planeta. Son los que nunca se han rendido, aunque ellos quisieron eso. En esta vida ustedes llegaron para despejar a nivel celular las tres caídas de la Atlántida. No solo la tierra de Atlántida, sino la destrucción de la estrella Atlantis y las energías que les sobrevinieron.

Ustedes se han acercado a Dios Todopoderoso, al Gran Espíritu, a toda cosa sagrada a través de todos los tiempos y las religiones. Sus oraciones cayeron en oídos sordos y un corazón cerrado. ¿Cómo pudo no salvarlos, no ayudarlos, no mostrarles la puerta de salida su Madre/Padre Dios, su Creador, su Benefactor?

Ustedes vinieron a limpiar conscientemente los tiempos en que fueron los videntes, los chamanes y los santos hombres sabios, los sacerdotes, los que creyeron cuando nadie más lo hizo. Ustedes mantuvieron esa creencia hasta el último aliento una y otra vez. Han defendido lo bueno y a Dios en cada nivel de su ser y ahora les pedimos que mantengan esa confianza y convicción un día más, un pensamiento más, un latido más. Llévenlo hasta el límite de su luz una vez más.

Van a descubrir que el Dios que han venerado, el Dios al que le han orado no es más que una división de Dios. Han visto, conocido y experimentado solo una porción de ese “PI de Luz.” El Universo está por liberar sus limitaciones y abrirse para que ustedes vean exactamente lo que hay que dar a luz. Las vibraciones que les llegan ya causan confusión mental. Están oyendo muchos niveles de comunicación, están viendo muchos niveles de luz, están experimentando muchos niveles del corazón, están derrotando muchos niveles de oscuridad en la misma respiración, en el mismo día, en el mismo pensamiento.

Cada singularidad que son ustedes está dividida en millones de componentes. Cada uno de sus pensamientos está tocándolo todo; todo a través de su pasado, todo a través de su sangre y su historia familiar, todo a través de las estrellas, todo a través del Universo y todo tiempo, todo espacio y todas las dimensiones. Ustedes son el lugar donde la vida se cruza con la vida.

Si pudieran ver la estructura de la luz de la que provienen, si pudieran conocer el registro akáshico de cada uno de ustedes, entenderían que no hay fracasos, que no hay deficiencias. Ustedes se han quedado siempre hasta el último minuto y nunca se rindieron aún cuando el Universo no se mostró ante ustedes, aun cuando su pueblo no fue salvado, aun cuando no pudieron sanar a su tribu, aun cuando ocurrió el desastre. Ustedes creyeron. 

Sabemos que han tenido muchas decepciones y se han encolerizado con el Creador. Sabemos que a veces sienten que sus oraciones no han sido respondidas. Sabemos que se sienten como si hubiesen sido descartados y abandonados, pero eso no puede suceder. Saben que nunca están solos. Les pedimos que lo lleven hasta el límite una vez más por todo aquello en lo que creyeron alguna vez y todo lo que no pudieron probar.

Somos el Consejo de Ella. Vivimos dentro de ustedes así como ustedes viven dentro de nosotros. Somos un océano y ustedes son los cursos de agua, los arroyos, los ríos y las lagunas a las que les abrimos nuestros brazos y nuestros corazones. Los dejamos con un conocimiento que es más fuerte que cualquier cosa que hayan encontrado.

Gillian MacBeth-Louthan

PO box 217

Visita Wadie.com

Dandridge, Tennessee

37725-0217

www.thequantumawakening.com

thequantumawakening@gmail.com

Traducción: Susana Peralta

Sitio oficial de El Despertar Cuántico en español <www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm>

Menú de cierre

Comparte con un amigo