ardilla cuidando a pollito

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Mis hijas de la luz, mis corderos de la Tierra, la vibración y la energía de su iluminación deslumbran a las constelaciones que las miran desde arriba. El viento siente envidia al soplar por su cabello y su vida pues ve su bella naturaleza. Ve lo que fueron una vez y lo que anhelan llegar a ser. Desaten la humanidad que las mantiene tan atadas a todos los roles que alguna vez representaron. Sepan en este momento y esta vibración y esta intersección de luz y vida, que son dignas de la grandeza que no llegaron a ser en el pasado.

Ustedes son una conjunción de todos sus miedos, de todos sus sueños, de todos sus deseos. Son una conjunción de tiempo y espacio y cielo e infierno. Son el destino de este hermoso planeta en el que están. Sostienen las claves vibratorias que acompañan a muchas personas hacia un portal, a un lugar de seguridad, y en este lugar de seguridad es donde ustedes los elevarán a ellos para que no tropiecen. Los elevarán al beber por ellos, al dormir por ellos, al rezar por ellos, al sostener la luz del fuego para ellos. Los elevarán en su canción, en su risa y en su comportamiento juguetón porque eso es lo que siempre han hecho. Muchos llevan rostros sombríos como si esta vida fuera tan seria. Esta vida es un momento de gran alegría, y para todos ustedes en esta sala, ésta es su última vez en la Tierra tal como la conocen. Ella está en vías de volverse de aspecto estelar, de naturaleza estelar.

Les pedimos que acepten todos esos defectos que tanto intentan esconder y evitar que sean vistos por los los demás. Les pedimos que acepten y amen todas las cosas tontas que hacen durante el día y todas las imperfecciones que llevan tan bien. Porque toda la naturaleza es hermosa como lo son ustedes. El entrelazamiento de las hojas, de la hierba, del viento y de ustedes es la más bella de las danzas. Su valía no tiene precio y en esta vibración invaluable necesitan aceptar todos los sueños de su corazón. No se subestimen. No pongan los frenos cuando anhelan tan profundamente en su corazón cumplir los deseos que no son más que una diminuta semilla de creación esperando nacer.

El tiempo de enfrentar todos sus miedos es ahora. El tiempo para avanzar usando una insignia de valor es ahora. El tiempo de soñar en grande es ahora. No tengan miedo de las predicciones, no tengan miedo de las profecías, ya sean ciertas o no. Porque el nivel vibratorio en el que ustedes viven es un lugar seguro que está más allá del alcance de lo que les causa tanto miedo a los demás.

Deben creer sin sombra de duda. Cada valle de dolor, de muerte y destrucción que han atravesado llega ahora a un punto de reflexión y en este reflejo habrá un collage de espejos. En cada ángulo que miren se verán a sí mismos de manera diferente y ése es su don. Revístanse por completo de todos los restos de lo que alguna vez fueron, porque eso las convierte en las mujeres multidimensionales que son en este momento del tiempo.

No había humanos sobre la Tierra en la última conjunción galáctica y ésta es la primera vez que un planeta pasará al estrellato con habitantes sobre él. Cada rol que han desempeñado ahora les sirve bien. Cada insignia de valor, cada miedo, cada poder, cada vergüenza, está envuelta en un capullo de luz femenina. Hónrenlo y compréndalo. Ustedes son los primeros en hacer esto. Ustedes son los primeros. Yo soy la Mujer Búfalo Blanco y las dejo en Honor.

Gillian MacBeth-Louthan
PO Box 217
Dandridge, Tennessee
37725-0217
www.thequantumawakening.com
thequantumawakening@Gmail.com

Traducción: Margarita López
Edición: Susana Peralta
Sitio oficial de El Despertar Cuántico en español: www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Menú de cierre

Send this to a friend