Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

A medida que la primavera finalmente se abre camino a través de un vórtice invernal bastante riguroso, las brisas cálidas y las lluvias de abril desatan lo que está escondido en lo profundo de la vida. Todo lo que ha estado inactivo durante varios meses ahora revive; siembra sueños, esperanzas. Dentro de la semilla de la vida existe un modelo dinámico en totalidad divina. Dentro del patrón está la evolución completa y la realización de todas las especies.

Dentro de una sola semilla del gran roble habita su máximo potencial. Está destinado a convertirse en todo lo que puede llegar a ser, al igual que nosotros. Esa semilla no contiene la mitad de una instrucción, sino que contiene todo el universo. Dentro de la semilla de cada ser humano están las mismas instrucciones, un modelo divino completo que alberga el potencial ilimitado de cada uno. Cada ser humano tiene la capacidad de cumplir con estas instrucciones en su totalidad. Es una elección personal; es una directiva divina.

semillas

A medida que la primavera entra en su máxima belleza, es el momento para que cada persona se tome tiempo para plantar una nueva idea, una nueva semilla, un nuevo deseo, un nuevo sueño. Sabe entonces sin sombra de duda que la semilla llegará a su culminación, ya que contiene la plenitud de la floración. No plantes nada en tu vida si dudas de su capacidad de florecer, ya sea una semilla de césped, la semilla de una flor, o de un árbol. Si dudas de su capacidad para consumar su potencial, no la plantes en absoluto. La Naturaleza te pide que plantes al menos una semilla en tu mundo. Planta esta semilla sabiendo cabalmente que va a alcanzar su pleno potencial. Planta la semilla sabiendo que madurará y alcanzará su destino y objetivo o no plantes nada. Toda vida contiene la totalidad de su potencial.

A medida que te adentras más en tu conciencia de co-creador, surge la pregunta: ¿Eres un Dios de medio tiempo o un ser humano indeciso de tiempo completo? ¿Dudas de ti mismo más tiempo del que crees en ti? ¿Te gustaría que tu Creador trabajase de semejante manera fortuita? A medida que llega la primavera planta tus sueños y tus esperanzas en el suelo fértil de un sistema de creencias profundas. Cree en su cumplimiento, o no plantes en absoluto. Ya sea una semilla de césped o un sueño humano, necesita ser plantada en suelo fértil. Cada semilla que plantas representa un compromiso celestial. Planta como el Creador, sin duda alguna.

Gillian MacBeth-Louthan
PO box 217
Dandridge, Tennessee

37725-0217

www.thequantumawakening.com

thequantumawakening@gmail.com

Traducción: Susana Peralta

Sitio oficial de El Despertar Cuántico  en español www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Menú de cierre

Send this to a friend