PRINCESA ESPÍRITU DEL AGUA

image
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

ALOHA. Soy la Princesa Espíritu del Agua, de la tierra de Hawai. Vengo como pidieron para ubicarme dentro de su corazón al sentir el florecer del hibisco y la orquídea en su ser, al sentir el verde de las cimas más altas de las islas, al sentir el ardiente deseo del cuerpo de la Madre Tierra en forma de lava, al sentir la brisa tropical por dentro y por fuera.

Durante muchos años antes de nacer plenamente en espíritu, me enojé mucho con quienes desfiguraban la tierra sagrada. Estaba enojada por la forma en que cambiaron la tierra y el paisaje de mi futuro, el futuro de mis hijos, y el futuro de los hijos de mis hijos. Yo conocía, al igual que mi pueblo, lo sagrado de todo, de cada piedra, cada caparazón, cada gránulo de arena, cada partícula de polvo. Todas estas esencias estaban vivas y me hablaban mientras transcurrían mis días. Yo oía el llamado de los pájaros, de las abejas, de los insectos, de los animales, y todos estaban en paz consigo mismos. Y entonces, nació el progreso. El progreso que hizo a un lado todo lo que yo consideraba sagrado. El progreso que devastó la tierra, a la gente y su santuario sagrado.

Las personas aprendieron así a mantener en su interior todo lo que era sagrado; pese a que la tierra era estéril en torno a ellos, todavía conservaban lo sagrado de la tierra, del océano, del aire y del fuego dentro de sí mismos. Cerraron muchos de sus sentidos, porque no podían soportar físicamente el dolor de la aniquilación, la aniquilación de una historia que era más profunda que el océano. La aniquilación de costumbres que eran vistas con desdén, la aniquilación de la paz, porque todo fue arrebatado externamente.

Toda cultura en el planeta Tierra ha experimentado esto, incluso los de piel blanca. La energía de lo que se considera sagrado siempre parece estar bajo el ataque de fuerzas externas perturbadoras. Al enfocarse solamente en lo exterior uno atrae dolor y confusión hacia uno mismo. Al abrir la puerta a la separación uno atrae una constante devastación.

Traten de convertirse en TODO. Porque mientras se separen de lo que los indigna o les duele o los irrita no llegarán a la totalidad dentro de su propio ser. Éste es el estado de Unión que vinieron a experimentar. En la Tierra hay una gran polaridad. Cuando el viento sopla en una dirección, la arena se desplaza en otra, el agua ondula en otra, el fuego se convierte en brasas. Cuando la dirección de su vida cambia inesperadamente y todo lo que daban por sentado ya no está allí, entonces han recibido una invitación a la expansión. Esta expansión es la que los atrae hacia sí mediante la energía de la contracción.

Deben caminar a través del túnel de lava solidificada de lo que es oscuro y una vez fue fogoso y ardiente, para encontrar el lugar sagrado junto a la orilla. Todas las cosas que se dan a conocer a ustedes lo hacen porque están en igualdad de vibración. Ya sean árboles los que caen, una casa que se cae, un corazón que cae. Si está cerca de ustedes y pueden verlo y oírlo, entonces eso está pidiendo entrar en su visión, en el Alma de su ser, para que lo miren y contemplen lo que se desarrolla mientras se manifiesta.

Todas las cosas en su vida les dan el regalo de lo inesperado. Puede ser una lluvia inesperada, un regalo inesperado y un saludo inesperado. Cada día su vida se llena de una variedad de imprevistos. Como seres humanos, todavía no han aceptado lo inesperado. Se han conformado y permanecido dentro de las líneas y los cuadros de su vida donde creen que están seguros y protegidos, sin ser vistos ni oídos. En esa zona de confort no hay crecimiento. Yo vengo en este día para pedirles que permitan que las contracciones de su vida los den a luz a la expansión, alentándolos a mirar desde otro ángulo, desde otra percepción.

Parecen creer que sus cinco sentidos son muy limitados. Cada uno de ellos les da una multitud de regalos. Depende de ustedes transformar la percepción. Pueden escuchar a los animales del barrio ladrando y gruñendo o pueden escuchar el canto de los pájaros detrás de eso. Pueden escuchar los árboles cayendo o pueden escuchar las almas cambiando de forma y liberándose. Pueden oír el agua rompiendo en la orilla, comiendo arena para el desayuno, almuerzo y cena, o pueden ver a la vida esculpiéndose a sí misma en algo nuevo.

Habrá varios portales que les ofrecerán la oportunidad de darse a luz a sí mismos en una octava más alta de conciencia. Hablo de dar a luz a todos sus sentidos, su conciencia, su subconsciente, su cuerpo, sus intenciones y sus atenciones, viéndolo todo como un don sagrado y una oportunidad sagrada para pasar de la contracción, el miedo y la ira hacia otra forma. Su ira y su odio los contaminan a ustedes y a la Tierra. Muchos están enojados por la deforestación, la contaminación de las aguas; enojados por la guerra y enojados con el gobierno. Todas estas cosas crecen y se expanden hasta que ustedes las bendigan y disminuyan lo que ellas representan.

Su vida es un milagro. Bendíganla. Respirar es un milagro, bendíganlo. Todo está ahí porque ustedes lo construyeron. Ustedes lo están soñando y eso los está soñando a ustedes. Ustedes son el sueño de su vecino y sus vecinos son su sueño. Cuando quieran cambiar, lo harán. Cuando quieran despertar de ese sueño, lo harán. Pero hasta entonces van a seguir soñando, todos conectando, todos experimentando, todos dando a luz.

Sean como el agua, transfórmense y cambien y fluyan y contráiganse y expándanse y levántense y desciendan durante todo el día. No se asienten el tiempo suficiente, ni aniden en la ira ni en los miedos, más bien relajen su cuerpo y aléjense de eso. No pueden deshacer lo hecho. No pueden deshacer lo que un alto porcentaje de su población ha considerado correcto, ya sea una guerra o despoblar de árboles el terreno. Pero pueden bendecirlos a todos, durante y después del hecho. Bendigan lo que les duele. Bendigan lo que los enoja. Bendigan lo que los ata. Porque la vibración de bendecir tiene un efecto atenuante. Al disminuirlo con la bendición, disminuyen el efecto. La lección está en la bendición. Sus lecciones para aprender, sus lecciones para soltar. Observen cuando bendigan a otro con mucha intensidad ahora porque está ocurriendo mucho más que lo que hayan contemplado alguna vez en el pasado. Los bendigo. Mahalo.

Visita Wadie.com

Gillian MacBeth-Louthan
PO Box 217
Dandridge, Tennessee
37725-0217
www.thequantumawakening.com
thequantumawakening@Gmail.com
Traducción: Margarita López
Edición: Susana Peralta
Sitio oficial de El Despertar Cuántico en español: www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Menú de cierre

Comparte con un amigo