Los decretos o proclamas son afirmaciones que provienen de la Energía Divina Universal, de la fuente. Son palabras con una frecuencia vibratoria muy elevada que con el uso del “Yo Soy”,” Dios está en mí “, ” Yo Doy Uno Con Dios”, al pronunciarlo elevamos también nuestra frecuencia vibratoria llamando al Ser de Luz que habita en nosotros. Decretar invocamos a nuestro Ser Supremo, nuestro Ser Superior, nuestro Gran Espíritu o nuestro Maestro Interno conectando a la vez con conciencias superiores del Universo que nos ayuden al proceso del Decreto. Con una mente aquietada y poniendo toda nuestra atención e intención con las palabras pronunciadas de Decreto. Podemos sanar muchas aéreas de nuestro Ser y reclamar nuestra Sanación y Felicidad. Un decreto vendría a ser un como una Oración o Mantra. Cuanto más veces se repita y repetirla tres veces o múltiplo de tres. Hacerlo varios días consecutivos, sincero, sin engaño del corazón. Ejemplo:

Soy un ser libre y purificado. Soy un ser Prosperó. Soy una persona libre de ataduras de pasado Kármico. Soy un ser de Luz, lleno de salud, vida.

Así son los decretos lleno de vibración de vida, de crecimiento. Te llenarán de fuerza y poder. Decretar es Amar. Decretamos sanación para nosotros es porque estamos en el camino del auto conocimiento verdadero del Amor hacia nosotros mismo y hacia los demás.

monica_elangelus@hotmail.com. monicaelangelus@gmail.com

pray foto

Foto por Arnett Gill

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Aprende a programar el agua que bebes para resolver tus problemas
Menú de cierre

Send this to a friend