Aliméntame con sopa

image

Hay una historia sobre un kabbalista que quería ver el Cielo y el Infierno mientras aún vivía. Estaba en el nivel espiritual en el cual podía hacer tal petición, así que un ángel le permitió experimentarlo en un sueño.

Entró en una habitación llena de personas que tenían cucharas largas atadas en sus manos. En el centro de la habitación había un gigantesco caldero de sopa. Todos estaban tratando de alimentarse a sí mismos, pero las cucharas eran muy largas y no podían alcanzar sus bocas. “Éste es el Infierno”, dijo el ángel.

Luego presenció el mismo escenario, sólo que cada uno estaba alimentando a su vecino. El ángel dijo: “Éste es el Cielo”.

El Cielo es pensar en otros y tener nuestras necesidades satisfechas. El Infierno es pensar sólo en nosotros mismos, y darnos cuenta que esto conduce únicamente a la inanición.

Sígueme en Facebook

Yehudá Berg

Menú de cierre

Comparte con un amigo