Un estudio de nueve años explica finalmente la relación entre el azúcar y el cáncer

Cada célula de tu cuerpo requiere energía para funcionar…

Hay muchos tipos de fuentes de energía disponibles. Sin embargo, la glucosa, que se deriva de los carbohidratos, es de especial interés dentro de la comunidad médica.

¿Por qué? Porque también es la fuente de energía preferida entre las células cancerosas. Las células cancerosas no sólo requieren más glucosa que las células sanas, sino que también la metabolizan más rápidamente.

Conocido como el efecto Warburg, las células cancerosas reprograman su metabolismo para descomponer rápida y eficientemente el azúcar para promover el crecimiento, la supervivencia, la proliferación y el mantenimiento a largo plazo.

Descubierto por el ganador del Premio Nobel, el Dr. Otto Warburg descubrió que los tumores requieren enormes cantidades de glucosa en comparación con el tejido sano circundante. Además, también se observó que las células cancerosas podían fermentar la glucosa y producir lactato en presencia de oxígeno, de ahí el término glicólisis aeróbica.

¿Puede el azúcar causar cáncer?

Parece que las pruebas que apuntan en esta dirección fueron descubiertas en un estudio financiado por la industria azucarera hace casi 50 años – pero el trabajo nunca fue publicado, hasta hace poco.

«La industria azucarera no reveló pruebas de daños procedentes de estudios en animales que hubieran reforzado el caso de que el riesgo de enfermedad coronaria de la sacarosa es mayor que el del almidón y que causó que la sacarosa fuera examinada como un posible carcinógeno», concluye el último trabajo.

Muchos investigadores se han preguntado durante mucho tiempo si el efecto Warburg estaba relacionado con la agresividad con la que crecen los tumores y con la forma en que las células cancerosas fermentan el azúcar en lugar de depender de las mismas vías que utilizan las células sanas para producir energía. Es este proceso de fermentación el que ahora se ha relacionado con el crecimiento de los tumores.

También en soyespiritual.com:   Los bebés nacidos en marzo son los más especiales, según estudio científico

Según el investigador, el profesor Johan Thevelein:

«Nuestra investigación revela cómo el consumo hiperactivo de azúcar de las células cancerosas conduce a un círculo vicioso de estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer. Por lo tanto, es capaz de explicar la correlación entre la fuerza del efecto Warburg y la agresividad del tumor.

Este vínculo entre el azúcar y el cáncer tiene consecuencias muy importantes. Nuestros resultados proporcionan una base para futuras investigaciones en este campo, que ahora pueden realizarse con un enfoque mucho más preciso y relevante».

Una fuerte conexión entre el azúcar y el cáncer

El Dr. Lewis Cantley explica en una entrevista que no ha comido azúcar en décadas. «Tengo una regla muy simple», dice. «Como fruta, pero no como nada que tenga azúcar añadido. Y garantizo que todos estarían mejor si comieran cero azúcar.»

Según un conjunto de investigaciones del Dr. Cantley y su equipo en Weill Cornell Medicine, el exceso de azúcar también ayuda a muchos tipos de cáncer a crecer más rápidamente.

«A medida que aprendemos más y más sobre el metabolismo del cáncer, entendemos que los cánceres individuales son adictos a cosas particulares. En muchos cánceres, eso es insulina y azúcar».

Es importante entender que el azúcar que proviene de las frutas y las verduras son diferentes. A diferencia de las fuentes de azúcar fabricadas comercialmente, que han sido despojadas de los antioxidantes que combaten el cáncer, las fuentes naturales de carbohidratos que provienen de las frutas y las verduras vienen naturalmente con una variedad de antioxidantes, que ayudan a combatir el cáncer.

Estos hallazgos son muy emocionantes para el futuro de la investigación del cáncer. Demuestran lo importante que es su dieta. Y mientras los investigadores continúan progresando, limitar la cantidad de dulces procesados que se comen todos los días ciertamente no haría daño. Además, comer menos azúcar puede ayudar con muchas enfermedades diferentes, no sólo con el cáncer.

Compartir en Facebook

Coimpartir en Whatsapp

Canal de Telegram