Conforme el Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health), más del dieciocho por ciento de los adultos estadounidenses padece de trastornos de ansiedad, caracterizados como una preocupación o bien tensión excesiva que frecuentemente conduce a otros síntomas físicos. Instituto Tecnológico de California.

¿Sabías que tenemos 2 cerebros?

Bueno, a nivel estructural podemos tener uno; mas cognitivamente tenemos dos: el cerebro “pensante” y el cerebro “no pensante”.

Nuestros cerebros están conectados para preocuparse primero y meditar después.
El neurólogo de la Universidad de la ciudad de Nueva York (NYU), Joseph LeDoux, lo resume muy bien: “las conexiones de los sistemas sensibles a los sistemas cognitivos (pensando) son más fuertes que las conexiones de los sistemas cognitivos a los sistemas emocionales“.

El sistema del que habla el doctor LeDoux es el sistema límbico, que es un conjunto de estructuras profundas que evocan la contestación sensible. El sistema límbico, que incluye el hipocampo y la amígdala, es el más viejo del cerebro.

La parte pensante de nuestro cerebro, la corteza prefrontal (CPF) es la más nueva. Esto ayuda a explicar por qué razón, si bien somos criaturas inteligentes, en ocasiones tomamos resoluciones tontas. Quizá adquirimos algo en “venta” por temor a que la venta se acabe, o bien nos tomamos un helado grande de noche si bien tengamos remordimientos por la mañana siguiente.

El cerebro “preocupante” predominará sobre el cerebro “pensante” toda vez que no sepamos cancelarlo.

Mas no te confundas, es esencial saber de qué manera dominar el cerebro alarmante.
Debido al ritmo acelerado, 24/7, la sociedad “siempre en marcha” desarrollada para nosotros, estamos apabullados por la estimulación. La estimulación, con independencia de que sea positiva o bien negativa, activa la contestación de lucha o bien escapada del cerebro.

Sobreestimulación más agobio es igual a malas resoluciones.

Cancelación del sistema límbico

Si pudieses ver en su cerebro cuando tus ojos se hallan con algún objeto o bien algo que le agrada (zapatos, ropa, un hombre apuesto, una mujer preciosa), verías una gran cantidad de actividad eléctrica disparada desde el sistema límbico hasta tu cortex.

Tu cerebro sensible le dice a su cerebro pensante qué hacer. Ahora, hay buenas noticias y malas noticias. La buena nueva es que puedes cancelar la tendencia de tu sistema límbico a dejar que las emociones controlen tu vida. La mala nueva es que lleva tiempo y esmero.

Mas si estás presto a invertir ese tiempo y esmero, cosecharás increíbles recompensas. Como incentivo, por favor saca un pedazo de papel y boli.

Ahora, anota 3 posible beneficios que puede tener si las emociones no controlan su vida. Tómate dos-tres minutos. Por favor, no prosigas adelante hasta el momento en que haya anotado estos 3 beneficios – es esencial para el resto de este artículo.

(Dejaste el papel en blanco intencionalmente… has terminado, ¿cierto??)
¡Conforme entonces!

Para mostrarte que este escritor es leal a su palabra, acá hay 3 posibilidades:

-Estar menos agobiado
-Ahorrar más dinero
-Ser más productivo

¡Guarda esta lista en algún sitio donde puedas verla! Servirá como un enorme motivador cuando las cosas se pongan bastante difíciles.

De qué forma dejar de preocuparse tanto

Para ser claros, nuestra meta es revertir la vía predeterminada del cerebro desde el sistema límbico hasta la corteza cerebral. Esto es, a fin de que la corteza cerebral le afirme al sistema límbico qué hacer.

Vamos a discutir 5 pasos que, si se estudian y practican con regularidad, le van a ayudar a supervisar al cerebro alarmante. Es útil llevar un diario, puesto que estos pasos requerirán ahondar en tus pensamientos. Redactar tus pensamientos en papel va a hacer 2 cosas: (1) te va a ayudar a rememorar los 5 pasos, y (dos) dará contexto a los pensamientos fugaces.

Cómo hacer para que el cerebro se preocupe menos, según la ciencia
Cómo hacer para que el cerebro se preocupe menos, según la ciencia

Susan Krauss Whitbourne, sicóloga y maestra Emerita of Psychological and Brain Sciences en la Universidad de Massachusetts Amherst, nos da una “serie de 5 pasos” para superar de forma exitosa el sistema límbico:

1. EXAMINAR TUS CREENCIAS IRRACIONALES.

Con frecuencia tenemos opiniones ilógicas que nos llevan a ver la amenaza donde verdaderamente no existe. La mayor parte de estas opiniones implican nuestra necesidad de estar a la altura de los “debes” de la vida. Halla un equilibrio más realista entre tu ideal y tu ser real, y tus preocupaciones van a desaparecer.

2. APRENDE A HABLAR A TRAVÉS DE SUS SENTIMIENTOS.

En la terapia cognitivo-conductual, los pacientes aprenden a contrarrestar sus pensamientos ilógicos con una evaluación más clara. Una gran parte de este proceso implica reemplazar las formas negativas en que la gente piensa por pensamientos más neutrales o bien positivos.

3. DEJA DE LADO LOS SENTIMIENTOS CUANDO TOMES DECISIONES IMPORTANTES.

Somos sencillamente influidos por razonamientos sensibles. Los abogados litigantes hacen un negocio triunfante al apelar a las emociones de los jurados, aguardando que dejen que su simpatía por la víctima supere sus juicios sobre su responsabilidad legal. Ningún humano jamás va a ser totalmente desapasionado en semejantes situaciones, mas cuanto más se pueda separar la lógica de la emoción, más probable es que se tomen resoluciones justas y razonadas.

4. CONSEGUIR APOYO DE ALGUIEN QUE PUEDA AYUDARTE.

Nuestras emociones reaccionan con velocidad y contundencia a determinadas experiencias, y en ocasiones no podemos supervisar esos sentimientos. De ahí que que los padrinos son tan vitales en programas como Alcohólicos Anónimos. Esa otra persona puede servir como su “corteza” cuando la tuya está con fuerza bajo la repercusión de una adicción que está rigiendo tu sistema límbico.

5. DESARROLLAR LA CONFIANZA EN SU AUTOCONTROL.

Conforme con la noción de autoeficacia, las personas pueden ganar control sobre sus conductas problemáticas cuando se consideran capaces de ejercer ese control. Conforme se adquiere la fuerza de las buenas resoluciones, de la conquista de tus preocupaciones o bien del control de sus impulsos, gradualmente descubres que esos impulsos y temores te dominan cada vez menos.

Cómo hacer para que el cerebro se preocupe menos, según la ciencia vía Power of positivity

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend