SU PROPIO DELEITE

SU PROPIO DELEITE – 1 de Junio de 2007
Heavenletters™ Nº 2380: Acercando la Tierra más al Cielo

Traducción: María-luz Martín  lzmartin@hotmail.com
Edición: Anita Manasse  estrellam@sion.com

El CIELO  está  aquí para alcanzar a cada alma en la Tierra con el propósito de despertar:
* Nuestra conexión con Dios*
* Nuestra confianza en nosotros mismos *
* Nuestro conocimiento de ser merecedores por igual ante los ojos de Dios.*
* Paz en la Tierra*

Dios siempre nos está acercando a Él.

DIOS Dijo:

¿Porqué negarse a ustedes mismos alegría? ¿Porqué ha de negarse alguien a si mismo alegría? ¿Por qué las personas se someten a experimentar algo menos que alegría? Las personas parecen querer someterse a la experiencia de experimentar algo menos que alegría, y padecer por aquello que no es necesario en primer lugar. No es necesario tener menos que alegría; menos que alegría no es lo que se requiere de ustedes. Ustedes pueden tener alegría incluso en los trances de la vida. No hay coste alguno para la alegría. Ustedes no renuncian a nada. Ustedes están predestinados a sostener la alegría en sus manos.

Amados, no importa que entorno sea el que les rodee; ustedes son los dosificadores de su propio gozo. Cuando no son felices, la responsabilidad recae sobre ustedes. Ciertamente, pueden acontecer sucesos y  pueden entrar personas en sus vidas que parecen bloquear su felicidad. Ustedes son. La responsabilidad es suya. Dejen a un lado sus pensamientos sobre hechos y personas de los que ustedes no derivan alegría.

Aquí está mi ferviente consejo para ustedes: Incluso cuando ustedes no son felices, sean felices por igual.

Ustedes pueden hacerlo, depende de ustedes llevarlo a cabo; no depende de nadie más. Continúen percibiendo el gozo frente a ustedes. Así es como ustedes han de llamar a la alegría. No piensen: “¿Alegría, dónde estas? ¿Dónde te encuentras cuando te necesito?” Piensen: “¡Qué bien alegría!, ¡Aquí estás! “”¡Has estado aquí todo el tiempo!” Sonrían ahora mismo.

No renieguen del gozo; es su derecho de nacimiento. Pase lo que pase, tómense el gozo como algo que se merecen; tómenlo con ustedes, envuélvanlo alrededor de sus corazones.

Igualmente, sin importar lo que pase, ustedes pueden dar alegría; ustedes pueden hacerlo. Inevitablemente regresará de vuelta a ustedes. Si ella no hace acto de presencia en ese mismo instante, entonces, entreguen más alegría. Es inevitable que el gozo que se da se convierta en gozo recibido. Ustedes pueden tener el mismo gozo en estos instantes, y pueden también, recibir alegría llegando hacia ustedes en pequeñas ondas, ola tras ola, chapoteos de alegría que ustedes van esparciendo al repartirlos alegremente. Todo lo que está en su entorno se moja, y al hacerlo, ustedes se empapan también. En verdad, amados, ustedes salpican alegría por todos los rincones de la Tierra , todo el mundo la recibe, nadie se quede atrás; ustedes nos están excluidos.

Consideren qué chapoteadores más poderosos son ustedes, y salpiquen solo gozo; cada gota de gozo está ahí para ser compartida, y cada gota de gozo es compartida.

No hay necesidad alguna de confirmar o afirmar ninguna otra cosa al mundo lejano o cercano que no sea alegría; esto es amor. El amor no duele. Las ligaduras pueden ser dolorosas. El amor, nunca lo es. Conozcan la diferencia.

No hay nada que ustedes tengan que poseer. No obstante, la alegría está a su disposición. Eso es distinto a demandar alegría, sin embargo la alegría está bajo demanda, hagan un pedido de ella; reconózcanla entre una multitud. El gozo en cualquier lugar les pertenece. Como el sol, el gozo brilla para todos.

Cuando ustedes hacen un mohín, ustedes están reprimiendo su gozo. Consideren que el gozo es siempre suyo, siempre está a su disposición, a menos que ustedes lo repriman. No huyan de la alegría. No piensen ni por un minuto que ustedes se merecen incluso el más ligero sufrimiento. Ustedes se merecen alegría. El sufrimiento no es su derecho de nacimiento; la alegría si que lo es.

No hay virtud alguna en sufrir. No sacrifiquen la alegría por algún pensamiento remoto de virtud o futuro beneficio. No hay en absoluto beneficio alguno en sufrir. Ustedes no necesitan para nada el contraste de sufrir para conocer el gozo. Sean ignorantes de todo sufrimiento. Lloren por amor, amados. Incluso en dolor lloren de alegría porque amaron, y entonces, continúen y amen un poco más.

Derechos de autor © 1999-2006 Heavenletters™
Heavenletters™ — Ayudando a los Seres Humanos a Acercarse a Dios y a Sus Propios Corazones.
Gloria Wendroff, Supervisora
Email Gloria@heavenletters.org

Tags: , , , , , , , , ,

Cerrar menú

Comparte con un amigo