LOS MATERIALES DEL CÍRCULO CARMESÍ La Serie (Siguiente)- Shaud 5: "Sha-Dhar" – 1ra parte

image

Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe

Presentado al Círculo Carmesí
Diciembre 11, 2010
www.crimsoncircle.com

Nota: Las ilustraciones de Adamus pueden ser vistas en la versión PDF o en el video.

Traducción: Irma Sztabinski irmasz@yahoo.com

Pueden descargar todos los Shauds de todas las Series en archivo Word desde el sitio del Círculo Carmesí en el Manantial del Caduceo http://www.manantialcaduceo.com.ar/tobias/tobias.htm

Yo Soy el que Yo Soy, Adamus de Dominio Soberano. ¿Quién dice que no hay magia?

Una bella época del año; ah, este es el fin de semana del año, la celebración del año, el momento en que todos se relajan un poquito – a menos que estén yendo a casa a ver a la familia (risas) – se relajan y disfrutan la magia. Ahora mismo esto es mágico con Shaumbra y Ralph (Ralph Nichols cantó antes del Shaud) y todos ustedes – la música y Santa Claus y los duendes.
¿Es real Santa Claus? (La audiencia dice “Sí”). ¡Absolutamente! Vean, cuando los humanos, en su conciencia, aceptan ciertas energías arquetípicas, de hecho ello las crea. Ahora bien, Santa Claus no necesariamente vive en el polo norte, pero la esencia, la magia y la belleza de Santa vive. Está en sus corazones. Cuando eras niños y se permitían conectarse con esta energía, era… era – (se detiene para ver el sombrero adornado con una enorme flor de alguien) ¡oh, dios mío! (Risas) – era de verdad. ¿Me permites… me permites? (Risas cuando se pone el sombrero). Espera, solo un momento, tenemos que… (Se quita el saco y se lo da a Linda). Sí, sí. Linda…
LINDA: Oh, oh, sí señor, sí señor, sí señor (más risas).
ADAMUS: Sí, sí, sí. Oh, y Linda, mientras pensamos en ello… (Risas cuando le da el dinero de sus bolsillos). Ella insiste.
LINDA: Oh, dios no lo quiera que hubieras regalado estos siete dólares. (Risas).
ADAMUS: Entonces cuando… cuando… cuando… me siento ridículo. Normalmente nada me molesta, pero me siento ridículo. Espero que tú estés orgullosa. (Risas cuando le regresa el sombrero).
Así que hay magia en el aire; ah, inhalémosla. Inhalémosla. Es real. No la están inventando. Es mu… (Hace una pausa para acariciar un perro). Sí, es muy, muy real.
El Invitado de Hoy

De manera que, queridos Shaumbra, hoy tengo un invitado especial. Normalmente no traigo invitados, pero ya que es nuestro repaso y celebración de fin de año, le he pedido a un querido amigo de todos nosotros que nos acompañe el día de hoy.
LINDA: ¿Jesús? (Risas) ¡Solo fue un comentario!
ADAMUS: Él está ocupado. El asunto del pesebre, ustedes saben. Oh, le he pedido al querido amigo Metatrón que nos acompañe el día de hoy.
LINDA: ¡Ooh!
ADAMUS: Una cosa interesante, si te permites a ti mismo inhalar y sentir a Metatrón, inhalar y sentir a Metatrón solía ser lo que ustedes al parecer considerarían una energía más fría, como metálica, no tan personal y amistosa como yo, porque Metatrón era su voz en el Espíritu. Pero Metatrón existía, podrían decir, en las otras dimensiones. Estaba separado, estaba en un sitio diferente.

Así que acercaron a Metatrón, como platicábamos hace varios años en el Salto Cuántico. De hecho el nombre de Metatrón cambió y evolucionó a Yoham. Yoham. No el grupo musical – bueno sí, ellos también son Yoham. Metatrón evolucionó.
Saben, a veces muchos de ustedes me preguntan cuál es su nombre espiritual. (Dirigiéndose a alguien en la cocina). ¿Podrías por favor darme una taza de café? Crema.
KERRI: Sí, estoy justo en ello.
ADAMUS: Niña del cumpleaños.
KERRI: Déjame no más…
ADAMUS: Okey, solo llévalo al frente cuando estés lista, si no te importa. Gracias. Gracias.
LINDA: ¿Hay algo más que quieras?
ADAMUS: Estoy eligiendo ¡y sucede! (Risas) Hoy inclusive estoy probando su chocolate. Interesante…
De manera que, incluso el nombre de ustedes cambia. Muchas veces preguntan: “¿Cuál es mi nombre espiritual?”. No podemos decirles. No porque sea un secreto, sino porque constantemente está cambiando y evolucionando, precisamente como ustedes lo están.
Tienen que recordar que los nombres espirituales no son como los nombres humanos – ustedes nacen y les dan un nombre – Mary Beth o cualquiera – y realmente no es uno que ustedes escojan, pero al parecer se adaptan a él. Te identificas a ti mismo con él, y luego sencillamente vives con él. Pero los nombres espirituales son diferentes, constantemente evolucionando. Son canciones, no nombres. Son un tono, no un sonido humano discordante. Para verdaderamente entender su nombre espiritual, tendrían que cantarlo, tendrían que entonarlo. Intentar ponerlo en palabras humanas discordantes sería un perjuicio.
Hagamos eso. Hagamos eso. (Le quita a alguien su sombrero de duende). Vamos a entonar… (Más risas cuando posa con el sombrero de duende). Vamos a entonar su nombre espiritual. No necesitamos música para esto. Sencillamente vamos a entonarlo.
Ahora bien, esto requiere algo de ahmyo, algo de confianza en ti mismo que el tono que va a surgir es… (Risas cuando posa para una fotografía). En mi chaqueta de Habsburgo. Sí, el cardenal me dio esto – Wulfing.
Entonces el… ah, por favor. No seas tímida. Sí, sí. Gracias. (Sandra le trae la taza de café). Gracias. ¿Ninguna charola, ningún platito, ninguna servilleta, ninguna porcelana china? Hmmm.
SANDRA: No.
LINDA: Ella no está casada contigo. (Risas).
ADAMUS: Tengo que decir que el café ha mejorado un poco desde mi época. Mejor que lo que Cauldre bebe.
Su Voz en el Espíritu
Así que entonemos el nombre, o sintamos el nombre. Sencillamente sáquenlo. Sáquenlo sin pensar en él. Esquiven a la mente, sáquenlo sin pensar en él, y déjate a ti mismo ser un poco escandaloso en ello. Y recuerden que este tono, esta canción, cambia constantemente. Así que si ahorita se identifican específicamente con ello, recuerden que cambiará.

Entonces tomemos una respiración profunda…
Los invito a cerrar sus ojos para esto de manera que no entren demasiado a su cerebro.
Entonces tomen una respiración profunda y sientan dentro de su esencia, su Yoham, su voz en el espíritu, su unicidad.
Tomen una respiración profunda… y luego sáquenlo. No se preocupen de cómo suena. Déjenlo sentirse a sí mismo afuera.
Entonces respiración profunda y hagámoslo.

(TODOS COMIENZAN A ENTONAR).
Un poco estructurado ahí. Todavía un poco tímido.
(Hay una pausa cuando mira a alguien, esperando a que se dé cuenta de que él está ahí).
¡Oooh! (Riendo entre dientes). Sart, ven acá arriba. (Risas).

LINDA: ¡Ohhh!
ADAMUS: Sart, tú sabes cómo se siente esto. Así que cómo… solamente cierra tus ojos por un minuto, no te preocupes de que 20,000 personas estén viendo ahora mismo. (Risas). Sí. Olvídalos.

Lea:   Jesús: "Ábrete plenamente a la vida"

Entonces – sí, con un micrófono – entonces ¿cómo se siente? ¿Cómo suena? Toma una respiración y sencillamente déjalo salir. Voy a poner mi mano aquí (en su espalda) un poco para sacar eso.
(SART ENTONA).
(El público aplaude)

Visita Wadie.com

ADAMUS: Hermoso. Hermoso. Gracias. Gracias, y Sart, yo he andado por el mundo. Sé muchos idiomas distintos…

SART: ¡Aww!
ADAMUS: … pero no estoy seguro… no creo que alguna vez haya visto este idioma. ¿Es algún código secreto? (Refiriéndose a lo escrito en la playera de Sart).
SART: ¡Latín! Todos tomaron latín en la escuela, ¿correcto?
ADAMUS: Oh, no es latín. Sé que no es latín. ¿Qué es eso, mi buen amigo?
LINDA: Todos miren para otro lado. Miren para otro lado. (La audiencia ríe y aplaude cuando Sart les enseña lo que quiere decir – “vete a la m*****”).
ADAMUS: Oh, ya entiendo. Es el nuevo lenguaje de Shaumbra. (Risas). Gracias señor. Gracias.
Hagamos eso nuevamente, con la guía de Sart – su descaro, su barbaridad. Hagámoslo nuevamente. Sientan dentro de su voz en el Espíritu. Libérense de cualquier noción preconcebida sobre cómo debiera sonar. Sientan dentro de ello. Esto es importante. No estoy precisamente desperdiciando el tiempo aquí. De hecho esto es importante, porque va a reconectarte a esas partes de ti mismo, las cuales vamos a estar utilizando más adelante. Quiero introducir cada parte de ustedes.
Su espíritu ha estado esperando para entrar, como ya lo hemos platicado. Ha estado esperando para entrar a su vida, convertirse en parte de su vida. Ustedes lo han estado manteniendo fuera, esperando hacer cosas como perder un poco de peso, hacerse un poco más inteligentes, ser un poco más amables, todas esas cosas. Pero quiere unirse a ustedes ahora mismo. No hace ningún juicio sobre ustedes. Solamente quiere ser parte de esta gran experiencia aquí en la Tierra.
De manera que tomen una respiración profunda. Sientan dentro de ustedes ¡Ustedes! No dentro de alguna entidad desprendida a lo lejos. No algún ser distante teorético, filosófico, esotérico, sino ustedes. Ustedes.
De manera que tomen una respiración profunda, y déjense hablar. Adelante, déjenlo salir.
(TODOS ENTONAN NUEVAMENTE).

Bien. Bueno, bueno, bueno, no vamos a ganar un concurso de música, pero ese no es el punto. No estamos tratando de hacerlo sonar bonito. No estamos tratando de sobre-estructurarlo. Solamente estamos tratando de dejarlo fluir.
Entonces ahora, hagámoslo nuevamente, pero esta vez el grupo aquí y todos en línea – ustedes también, ustedes se unen a esto – hagamos el Yoham grupal, la esencia grupal. Ustedes han estado sentados hoy aquí conectados en línea, combinando energías. Así que saquemos ese tono ahorita. Conectémoslo aquí a tierra y saquémoslo.
Sencillamente entonces sientan dentro de ello por un momento, la energía grupal. La energía grupal, incluyendo a todos los conectados por todo el mundo, incluyendo a todos los que van a estar leyendo o escuchando esto. ¿Cómo suena eso? ¿Cómo suena aquí en esta hermosa energía solsticio/pagana/ cristiana/judía de fin de año?
Tomen una respiración profunda. Sientan dentro de ella. Hermosa época del año.
Y empecemos. (Él empieza a canturrear).
Déjenlo salir. Déjenlo crecer.
(TODOS ENTONAN NUEVAMENTE).
Maravilloso. Gracias. Gracias.
Esta conexión contigo mismo, con tu espíritu, con cada parte de ti, va a representar una parte tan importante en estos tiempos por venir. Ya no las mantengamos separadas. Introduzcámoslas a todas aquí.
De manera que tomen una respiración profunda.
Ahmyo

Gabriela, ¿qué sucedió? Veo que tienes puestas unas botas interesantes. ¿Qué hiciste, querida?
GABRIELA: Me rompí el pie.
ADAMUS: ¿Te rompiste el pie? Te rompiste el pie. Ahora bien, ¿cómo hiciste eso? ¿Cómo hiciste eso?
GABRIELA: Necesitaba estar quieta, así que lo creé para mí misma.
ADAMUS: ¡Ah! Si tan solo tuviera algo de dinero. ¡Ah! Sí. Necesitabas estar quieta. ¿Tienes algún dinero que pudieras darle? (A un miembro del personal). Podrías ponerlo en tu reporte de gastos. Absolutamente correcto, y gracias por no decir que fue un accidente. Gracias por no decir que hiciste algo estúpido. De hecho hiciste algo brillante. Brillante.
Ahora bien, tu cuerpo pasó por algo de dolor físico. Te sentiste frustrada contigo misma. Te preguntaste qué hiciste mal por un corto periodo de tiempo hasta que tuvimos que hablar. No hiciste nada mal. Fue hermoso. Fue ahmyo. Fue ahmyo, porque, sí, te diste a ti misma algo del descanso tan necesitado. Te ves diez años más joven. Te ves más hermosa que nunca. Necesitabas eso.

Estabas yendo demasiado rápido. Estabas en demasiado caos y agitación. Estabas tratando de resolver… ¿podría retirar esta silla? (Su pierna está descansando en ella).

GABRIELA: Oh…
ADAMUS: No, no. (Risas) Estabas tratando de resolver todo; estabas demasiado analítica; estabas dentro de un montón de propósito – tratando de ser determinada; estabas muy, más de la cuenta dentro de la planeación – muchos, demasiados años de planear y estructurar – y esto te dio una hermosa oportunidad de soltar todo eso. Oh sí, esa parte humana que estaba tan acostumbrada a toda esta actividad sencillamente la odiaba. Sencillamente la odiaba. Pero aquí estás, habiendo descubierto la belleza, el ahmyo, de tu creación. No hiciste nada mal. Fue perfecto.
Ahora bien, tu siguiente pregunta es: “¿Siempre tengo que romperme una pierna o un brazo o algo para lograr esto?”. Absolutamente no. Absolutamente no, pero en ese momento, considerando el equilibrio de tu energía humana, fue perfecto. Y va a sanar, porque tú lo estás permitiendo. Precisamente vamos a hacer eso en un momento.
GABRIELA: Gracias.
ADAMUS: Sí, absolutamente.
Trish, ¿qué pasó?
TRISH: Yo… (Ríe nerviosamente)
ADAMUS: Sí. Traeremos acá el micrófono. Estamos con amigos. Espero que no te importe. ¿Qué pasó? ¿Llegas acá con muletas?
TRISH: Me quebré mi pelvis.
ADAMUS: Te quebraste tu pelvis.
TRISH: Sí.
ADAMUS: ¿A propósito?
TRISH: Sí.
ADAMUS: Sí. Probablemente, de hecho
TRISH: De hecho, sí.
ADAMUS: Probablemente. Lo que al principio pensaste que pudo haber sido un accidente – para nada.
TRISH: Eso es solo la etiqueta para ello, sí.
ADAMUS: Exactamente – la etiqueta para ello. ¿Entonces qué sucedió realmente aquí?
TRISH: Bueno, aparentemente, moví hacia afuera todo tipo de energías.
ADAMUS: Sí. ¿Oyeron eso Shaumbra? Aparentemente, ella movió hacia afuera todo tipo de energías. Y cuando moviste hacia afuera toda clase de energías, ¿qué sucedió?
TRISH: Dolió como un demonio.
ADAMUS: Dolió como un demonio. (Risas) Sí, vi la diapositiva antes, “¡no me digas!”. Okey. ¡No te puedo creer! Pero luego ¿qué pasó?
TRISH: Um, yo…
ADAMUS: ¿Qué sucede cuando respiras?
TRISH: No sé.
ADAMUS: Moviste energía hacia adentro. La conmoción, el trauma – hemos hablado antes de esto – la conmoción del incidente, ante todo, te saca completamente de tu cerebro, puesto que estás en tanto condenado dolor, que ni siquiera puedes pensar.
TRISH: Oh sí.
ADAMUS: Cuando eso sucede, hay una tremenda infusión de tu divino, de tu Sí Mismo. Tuviste una liberación inmediata de un montón de cosas que no te servían. Podías haber pasado por muchos años de intentar librarte de ello mentalmente o de otras maneras. Oh, podías haber ido a consultar, podías haber hecho todo tipo de cosas, pero dijiste: “No, sencillamente me voy a hacer cargo de ello aquí mismo, de una vez por todas”. Quiebras tu pelvis. ¿Por qué no? (Ella ríe)
Y lo hermoso es que ¡sana! Sana. De hecho, lo hermoso es, señoras, que va a estar mejor de lo que estaba antes. Ahora bien, no sales y te rompes las manos solo para tener mejores manos, pero estará mejor. Estará mejor que nunca antes.
Así que no fue un error. No fue estupidez. Fue de hecho una hermosa parte de ti que dijo: “Introduzcamos una tremenda cantidad de energía”. Como resultado, ustedes dos van a tener un nuevo y diferente entendimiento de qué es verdaderamente sanar. Y es uno de mis, oh, podrían decir, fastidios favoritos – la vieja definición de sanación. Es tan vieja, tan laboriosa y tediosa. De hecho la sanación va muy, muy rápidamente y muy hermosa, particularmente cuando es combinada con la Nueva Energía. Es muy hermosa. Así que date a ti misma las gracias, aunque dolió como el demonio. Pero date a ti misma las gracias.
Roy, ¿qué te sucedió a ti?
ROY: Me convertí en mi Pakauwah.
ADAMUS: Sí, sí, sí. (Risas porque Roy está usando un sombrero que parece un cuervo). Eso es lo que sucede, queridos Shaumbra, cuando verdaderamente lo inhalan. Miren lo que sucede. Esto está siendo hecho por un profesional entrenado, por favor no intenten esto en casa.
ROY: Respiré demasiado.
ADAMUS: Respiraste demasiado. ¿Pues qué sucedió contigo y Linda en sus vidas? ¿Qué sucedió? (Pausa) Los últimos seis meses, ¿qué sucedió?
ROY: Hemos… He estado en contacto con mi alma. Los dos estamos.
ADAMUS: Linda, ¿qué ha sucedido? (Hablándole a la esposa de Roy).
LINDA H: Creo que cuando miro afuera de mí misma, todo lo que veo es un reflejo de quien yo soy, aunque sea Sarah Palin, Barack Obama, la Reina Elizabeth o un agricultor de arroz en China. Pero cuando miro dentro de mí misma, verdaderamente, solo soy lo que yo soy, y eso es todo lo que existe.
ADAMUS: Linda, Roy, trabajando con Aandrah, pasaron por un proceso muy intenso durante seis meses, un proceso que de hecho, debido a la intensidad, yo no lo recomendaría a muchos otros a menos que ellos tuvieran la convicción y determinación y profundo nivel de amor interior de ustedes, y también la guía de Aandrah.
Así que ustedes pasaron por lo que pudiera tomarle al humano promedio cinco, diez vidas de quitar de en medio cuestiones viejas, de quitar de en medio creencias y auto-dudas y críticas y basura acumulada. A partir de nuestro Simposio de Desequilibrio Mental en Breckenridge, estos dos dijeron: “Sí”. Estos dos dijeron: “Vamos a hacerlo, Vamos a hacerlo porque es tiempo. Vamos a hacerlo, porque entonces podemos ser Estándares para otros. Vamos a hacerlo para mostrar que no hay malo”. No hay malo. Es tan fácil para los humanos meterse mentalmente a eso de: “¿Qué estoy haciendo mal?”. Nada en absoluto. Tuvieron tremendas, asombrosas experiencias en esta vida y en otras, y luego dijeron: “Es tiempo. Es tiempo de moverse más allá, de dejar de jugar el juego, o por lo menos”, dijeron, “por lo menos si voy a jugar el juego, quiero estar consciente de que es un juego. Si voy a actuar, si voy a representar un rol, por lo menos quiero saber que solamente es un acto”.
A mí me encanta la actuación. Yo actúo a propósito todo el tiempo. Esto aquí es un acto. Este soy yo, y es un acto de mí, porque puedo. Por ninguna otra razón aparte de porque puedo. Pero como disertábamos, ustedes tienen que estar conscientes del hecho de que están actuando. Están actuando como un humano. Están actuando como alguien que tiene problemas financieros, sea lo que sea que ocurra. Entonces pueden realmente divertirse eligiendo sus actos, no tomándolo tan en serio.
De manera que ustedes averiguaron a través de este proceso, a través de ir a lo que llamarían los fosos, los más profundos, oscuros de los lugares, ni siquiera sabiendo si querían existir, no solo aquí en esta realidad, sino hasta existir en los otros reinos. Esa es la parte dura. La gente que parte de aquí que está en la desesperación, que creen que sencillamente se pueden olvidar de ello – lo traen con ellos. Pero finalmente ustedes descubrieron palabras hermosas – “Yo soy todo lo que tengo”. ¡Oh! Yo soy todo lo que tengo. Ahora bien, para algunos humanos eso puede sonar un poco triste, pero para los seres iluminados, ese es el regalo más grandioso. Es el Yo Soy el que Yo Soy.
Los queridos Linda y Roy, trabajando con Aandrah, pasaron por su propio infierno para descubrir: “Yo soy todo lo que tengo”. Eso es una bendición. Eso es verdadero amor. Eso es fabuloso, y cuando descubres que tú eres el que eres, nunca te pierdes a ti. Nunca te pierdes a ti. Nunca te pierdes a ti, Linda y Roy. Siempre estuvo ahí. Ahora pueden experimentar cualquier cosa. Y por eso, yo diría que reciben el premio del día. (Saca de su chaleco un billete de 100 dólares y se lo da a Roy y a Linda). Sí lo pasé a escondidas… (Aplauso de la audiencia). Él regresa. Regresa.
LINDA H: Guau. (Aplauso y vítores de la audiencia)
ADAMUS: Así por supuesto. Linda ¿pregunta?
LINDA: ¿Crees que ellos recomendarían tu Taller de Desequilibrio Mental?
ADAMUS: ¡Pregunta!
LINDA H: Si tú te atreves, yo lo recomendaría.
ADAMUS: Si te atreves, ah sí. ¿Pero no es eso todo de lo que se ha tratado en esta vida – si te atreves? (La audiencia responde: “Sí”). Si te atreves. Como divertido a pesar de todo, ¿no? (Alguien dice: “Sí, ahorita”). Sí ahorita. Bien.
Continúa

Menú de cierre

Comparte con un amigo