image

A veces confundimos este término con la lástima y en realidad son distintos. Cuando alguien te da lástima, implica que de alguna manera estás situad@ en un plano superior a la otra persona. La compasión no es así. En realidad, tiene que ver con la solidaridad; es empatía en acción.

Si dividimos la palabra, “com” implica común, comunidad o comunicación, mientras que “pasión” involucra una intensa emotividad. Se trata de sentir la dicha o sufrimiento de alguien más, como si el sentimiento fuera propio.

El Dalai Lama define a la compasión como el deseo de que los demás estén libres de sufrimiento.

¿Te das cuenta de la diferencia?

Ser compasiv@ se trata de experimentar el vínculo que tenemos todas las personas y la verdadera esencia de nuestra naturaleza: la Unidad. Somos Uno. Somos parte del Todo.

Cuando somos compasivos nuestra habilidad de perdonar se engrandece; desaparece nuestra voz que enjuicia y se comienzan a sanar nuestras relaciones porque podemos experimentar el verdadero amor incondicional.

¿Te gustaría ser más compasiva?

Recuerda que todos compartimos la misma esencia amorosa y cada persona lleva un pedacito de Dios dentro de su corazón, al igual que tú.

Consejos para experimentar compasión

1. Toma en cuenta que cada persona tiene un proceso y nivel de conciencia distinto al tuyo. Ambos son correctos.

2. Observa qué aspectos de ti confronta una situación o persona. Recuerda que “lo que te choca, te checa”.

3. Regla de oro: Trata a los demás como quieres que te traten.

4. Obsérvate al hablar. Las palabras pueden ser más hirientes que las acciones.

5. No olvides ser compsiva contigo misma. Este es el primer paso para experimentar el amor incondicional.

Andrea de la Mora

www.coachingangelical.com

terapia.tsa@gmail.com

Fb: www.facebook.com/coachingangelical

Twitter: @bebabuluba

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend