Son personas que encontramos con mucha frecuencia. Se trata de quienes se pasan la mayor parte del tiempo quejándose de todo y de todos, y lamentándose que “todo lo que hacen siempre les sale mal en la vida y tienen mala suerte”.
Cuando llegan a un grupo de amigos que ha estado siempre feliz y contento surgen problemas y discordias, rompen amistades, crean chismes y dificultades. Se alejan, y todo vuelve a la normalidad.
Comparten muchas características: los despiden de los trabajos por ser “conflictivos”, los amigos les rehúyen por ser “conflictivos”. Si vas a dar una fiesta en tu casa no los invitas porque sabes que siempre van a crear un problema porque son “conflictivos”. Se la pasan criticando todo, nunca están satisfechos con nada, nada les parece bien.
Solamente ellos son perfectos y tienen la verdad, los demás estamos equivocados. Se buscan problemas dondequiera que van y luego se quejan de “no caer bien, tener enemigos, que la gente le envidia y que tienen mala suerte”.
Y no se trata de la inconformidad o la rebeldía social contra las injusticias o protestar para exigir nuestros derechos, lo cual es justo y razonable sino de quienes manifiestan en todo momento aires de arrogancia y egoísmo que les impide darse cuenta de la realidad y crean conflictos donde quiera que se asoman.
Casi siempre, las personas conflictivas le echan culpa a los demás de sus propios errores, desgracias, fracasos y malas experiencias cuando ¡lo cierto es que está en ellos mismos! Es sospechoso que uno le caiga mal a todo el mundo, y que en todas partes tenga problemas y siempre fracasen en sus relaciones amorosas, de amigos, de familia.
Cuando esto sucede algo anda muy mal en esa persona. La felicidad, el buen humor la alegría, el optimismo son contagiosos, pero lo contrario también. Según la Astrología cada signo zodiacal presenta siempre los dos aspectos, el positivo y el negativo, el yang y el yin, la doble polaridad.
Hay un punto de conflicto que cuando se conoce nos ayuda a superarlo, y si alguien es “conflictivo” y dondequiera que va cae mal, tiene problemas y se queja de su “mala suerte” podrá cambiarlo si cambia su actitud.
Aries. Tu punto de conflicto: lo autoritario.
Aunque Aries como primer signo del zodíaco es seguro y confiable, y posee la excelente cualidad ejecutiva de la dirección lo cual es admirable, si por el contrario aflora su lado negativo se vuelve autoritario, dominante.
Tratando siempre de imponer su voluntad en todo, tanto en un trabajo, como en una relación y en ese caso, termina volviéndose insoportable y conflictivo ¡nadie se siente bien a su lado por su carácter mandón!
Tauro. Tu punto de conflicto: la terquedad.
El sensual y cariñoso Tauro sabe amar y ser fiel, es tierno y buen amigo y compañero sentimental, el problema consiste cuando confunde la flexibilidad con la terquedad y entonces se empecina en hacer algo aunque sepa que no es lo mejor, pues no quiere dar su brazo a torcer.
En ese sentido su terquedad e intransigencia le vuelve alguien con quien no se puede llegar a ningún acuerdo y termina adquiriendo la fama de “conflictivo”, irrazonable y terco.
Géminis. Tu punto de conflicto: la curiosidad.
Como geminiano posees cualidades estupendas que te convierten una persona admirable, fresco y juvenil siempre, una de ellas es la curiosidad, querer saber y aprender, pero cuando se lleva a extremos podría ser interpretada como chisme, o sea, querer saber todo de los demás.
En ese sentido podrías ser mal interpretado convirtiéndote de hecho en una persona conflictiva, aun cuando tus intenciones hayan sido las mejores y no hayas pensado meterte en la vida ajena. Lamentablemente los demás no lo verán así.
Cáncer. Tu punto de conflicto: la susceptibilidad.
El más maternal y preocupado de los signos zodiacales tiene muy buenas cualidades, amoroso, paternal, intuitivo, sencillo, y por eso es querido por todos, el problema estriba cuando se involucra emocionalmente con los demás y se vuelve muy susceptible.
En ese sentido cualquier situación puede cambiarle el humor y hacer que quienes estén a su lado piensen que han hecho algo mal, porque no pueden “adivinar” lo que está sucediendo. Cuando esa situación se lleva a extremos se vuelven impenetrables.
Leo. Tu punto de conflicto: la arrogancia.
Leo está regido por el Sol, es un signo magnífico, generoso y fiel, sabe entregarse sin pedir nada a cambio y lo hace genuinamente, lo que sucede en su punto de conflicto cuando se cree “que todo se lo merece” y entonces se vuelve arrogante y presuntuoso.
Con lo cual muchos esquivan su compañía pues a nadie le agrada estar junto a quien siempre está haciendo alarde de sus riquezas, reales o inventadas, o de su personalidad. Leo es maravilloso cuando no se presenta el punto de conflicto.
Virgo. Tu punto de conflicto: la actitud crítica.
Confiable en todo, amigo y sincero, tu signo es capaz de mantener una sólida amistad, ayudar a los demás, demostrar amor, compasión y ternura, pero cuando dejas aflorar esa parte crítica de tu signo te conviertes en una persona conflictiva.
No siempre hay que estar señalando los errores a los demás, sobre todo cuando no han pedido tu opinión, y aun así, de haberlo hecho, es menester hacerlo de una forma educada, con tacto, sin herir innecesariamente a los demás. Cuando la actitud es de crítica constante y se produce inclusive en una reunión social, una cena, una fiesta, entonces los resultados son desastrosos.
Libra. Tu punto de conflicto: la inestabilidad.
Tu signo es equilibrado, de eso no hay duda, armónico y elegante, querido por todos por tus artes conciliatorias y diplomáticas y tu natural belleza, pero el punto de conflicto ocurre cuando dejas que la indecisión aflore. Cuando eso sucede te preguntan una opinión y para quedar bien con todos les dices una cosa a unos y otra cosa a los demás, a fin de evitar conflictos, pero esa actitud tiende a crear más problemas que lo que evitas.
Es mejor entonces o bien callar, o no expresar un criterio que luego sea tergiversado y te convierta en una persona que no tiene un criterio propio y en quien no se puede confiar.
 fight foto
Escorpión. Su punto de conflicto: la sospecha.
Como Escorpión eres uno de los signos más intuitivos del zodíaco, sumamente perceptivo y sensible. Sin embargo, debido a tu naturaleza posesiva tiendes a ser demasiado celoso cuando del amor y la amistad se trata. Tal vez no lo expreses abiertamente, pero te molesta que esa persona esté dedicando tiempo a otros el cual, según tu manera de ver la vida, ¡debía ser para ti!
No significa esto que seas egoísta ni dominante, sino que como lo entregas todo en una relación, estás esperando lo mismo y como cada cual reacciona de una manera diferente, aprender esa lección es lo que te ayudará a madurar y adquirir experiencia en la vida. Para contrarrestar ese punto conflictivo concede siempre el beneficio de la duda, y por supuesto, ¡piensa antes de hablar y no lo hagas a la inversa!
Sagitario. Tu punto de conflicto: la indiscreción.
Los sagitarianos son directos, fieles y no soportan la mentira ni la hipocresía, lo cual es estupendo y les convierte en amigos ideales y compañeros sentimentales altamente confiables. Sin embargo, una cosa es ser sincero, directo y veraz y otra cosa es carecer de tacto social para saber cuándo hay que hablar, y cuando callar, sin faltar a los principios.
El punto conflictivo de los sagitarianos surge cuando confunden la sinceridad –una hermosa cualidad- con la falta de sentido común para darse cuenta que en ciertas ocasiones es mejor callarse, y no decir lo que se piensa. Esto no significa hipocresía, puesto que no estás diciendo algo contrario a lo que sientes, pero refleja inteligencia, sentido común y sensibilidad.
Capricornio. Tu punto de conflicto: la rigidez.
Un signo confiable por excelencia, capaz y trabajador, honesto y firme en todo, con un peculiar sentido del humor, cuando lo que prima son sus cualidades positivas, un gran amigo y pareja en todo momento.
¿Cuándo se vuelve conflictivo? En el caso de la rigidez mental, la intolerancia e intransigencia, las cosas deben ser como dice o de lo contrario no hay arreglo. En ese caso se puede volver un fanático de ideas religiosas o políticas que le vuelven intolerable y conflictivo.
Acuario. Tu punto de conflicto: la inseguridad.
Tu signo es muy creativo, imaginativo, excelente a la hora de proyectarse al futuro y en cuanto a su deseo de ayudar a todos. Sin embargo, el punto conflictivo está ahí mismo, en dar la impresión de no saber lo que quieres, de no inspirar la suficiente confianza por temor a que cambies de opinión.
Quizá has sido víctima de estos auto sabotajes y ni cuenta te has dado.
Algunos acuarianos piensan una cosa por la mañana y otra por la tarde, lo cual causa desasosiego en quienes están a su lado, si ese punto se trabaja, no hay conflicto posible.
Piscis. Tu punto de conflicto: la inseguridad.
Tu signo pisciano, por ser del elemento agua, es muy sensible, intuitivo, amoroso, empático y dispuesto siempre a sacrificarse por los demás, cualidades excepcionales y hermosas. El punto de conflicto es cuando expresa la inseguridad y entonces quienes están rodeando a Piscis no saben qué quiere exactamente.
Esa sensación crea malestar puesto que sus palabras o salen claras ni precisas. Si esa forma de ser se convierte en parte integral de su temperamento la gente termina esquivándoles porque con ellos no saben qué terreno pisan.
Menú de cierre

Send this to a friend