Luna menguante en Aries: el coraje es el regalo – Soy Espiritual