Relaciones Amorosas En La Ascensión

Por Daniel Jacob

La exhortación “ama a tu prójimo como a ti mismo” nunca fue más apropiada que ahora, durante esta época de gran aceleración y transformación en el Planeta Tierra. Ciertamente, nuestro prójimo SOMOS nosotros mismos, en algún nivel de realidad. El universo en el que hallamos estas palabras se conoce como una BASE DE REALIDAD DE UNIDAD. Y ya sea que la persona sólo esté pasando por aquí o planee quedarse un tiempo, a todos nos servirá si comprende cómo funcionan las cosas en la Unidad.

Las Reconexiones lo expresan así:

“No se dejen engañar por la impresión de que la realidad parece estarse desarrollando como lo hizo siempre. En este momento, en este mismo instante, ustedes están yendo a toda velocidad a través del tiempo, atravesando universos (1), zigzagueando, yendo de aquí para allá, girando abruptamente y luego deteniéndose para reagruparse. Cuando hacen una pausa, la cinematografía interna de su mecanismo de percepción es tan prístina, tan dinámica, que su mente en reconexión rara vez registra cuán largos son sus saltos, o cuán rápida su ascensión y descenso (más allá de la sensación de fatiga crónica y “desorientación” que están reportando actualmente en todo el planeta). ¿Es de sorprenderse que se sientan cansados? Están trabajando muy arduamente en este tiempo.

En medio de todo este zigzaguear, es maravilloso saber que pueden hacer una pausa para tomar unas cuantas “instantáneas” del panorama a lo largo del camino. Cada persona que encuentran y cada lugar que visitan es ciertamente su propio retrato, un recuerdo de una vida que están viviendo actualmente, a otro nivel en el “dial radial” de su existencia. Ustedes los invitan aquí como puntos de referencia. ¿Recuerdan? Es TODO USTEDES…El YO Multidimensional. Donde una vez se preguntaron ”¿Qué es la verdad?” Ahora pueden ver y reconocer todos los aspectos de la verdad, justo ante sus ojos, y adueñarse de ellos con confianza.” (fin de la cita)

El poema “ La Compañera de Juegos” (2) busca describir la sensación mágica, jubilosa, que está recorriéndonos a muchos de nosotros en este momento. Habiendo pasado una considerable parte de nuestras vidas buscando frenéticamente a “LA persona” que nos completaría, que nos haría sentir COMPLETOS, decidimos DAR EL SALTO SOLOS, ¡sólo para descubrir que no estamos solos después de todo! (3) Nunca lo estuvimos. Ahora estamos, y siempre hemos estado TODOS EN UNO.

“Cabalgamos esas olas con nervios de acero. ¡¡¡No podemos expresar lo que sentimos!!! Nuestras tablas de surf hechas de ejes de luz nos transportan a través de la noche. Pero, mi querida, si miro y descubro que eliges no hacerlo y quedarte atrás, confío en que llegado el momento encontraré a alguien que ame la noche, alguien que se miró interiormente para contabilizar el costo, que elige arriesgar, que acepta la pérdida. Y allí, sobre esa ola,  encuentre yo un alma afín, con mente afín…” (de Compañera de Juegos)

¡Se necesita tener verdadero coraje para dejar ir una vida sustancial, aunque insatisfactoria, para seguir la orientación proveniente de lo más íntimo! En algunos casos, el universo casi NOS HA EXPULSADO de nuestra vieja vida antes de que estuviésemos dispuestos a arriesgarnos a ir en pos de nuestros sueños.

Las Reconexiones lo encaran bastante enérgicamente:

“Las preguntas “¿Cómo encuentro la pareja adecuada?” o “¿Qué trabajo me conviene?” ya no son pertinentes una vez que la persona ha comprendido el funcionamiento básico de la atracción y repulsión de la energía. Bajo la guía atenta de su sabiduría honesta, irrefrenable, orgánica, el individuo buscará automáticamente esas situaciones que coinciden con su necesidad de desarrollo personal. Es natural, y opera desde su propio tipo de lógica.

EL DESEO es la clave de la activación, colocándolos en el asiento del conductor de su Vehículo Multidimensional. Si pierden el contacto con su deseo, su pasión interior,  el vehículo se desliza justo en una zanja. Indudablemente, tomará tiempo hasta que la sociedad comience a adaptarse a los patrones de la guía interior en lugar de la ciega adhesión a las tradiciones o las costumbres sociales. No obstante, hay que hacerlo. Todos ustedes deben empezar a comprender que la motivación interior es tanto reflexiva como recíproca. Y si ustedes no son dueños de sus sentimientos íntimos en presencia de otros, ¿cómo obtendrán ellos una idea exacta de su propio reflejo en la piscina de la Unidad ?” (fin de la cita)

(1)     Ver Brincando a través de la 4D

(2)     La Compañera de Juegos

por Daniel Jacob

Busco el relámpago, nada menos.

Un lugar donde compartir mi felicidad.

Para sumergirme, hondamente y muy lejos

Dentro de mí, donde los ángeles habitan.

Sin mirar atrás, sin que importe

Lo que me llama para retenerme.

Y ésa, amor mío, será mi búsqueda.

Pero tú puedes venir, sé mi invitada.

Para trocar salvajemente lo que tenemos y somos

Por la dicha increíble que mora allí.

Para correr tan rápido, y saltar tan alto

Que nadie pueda alcanzarnos, ¿quién podría intentarlo?

Y entonces, de noche, cuando la luna esté llena

Sentir que las olas nos rodean, sentir que caen

Poderosas y temibles al elevarse

Barriéndonos, perdiéndonos en profundas

Tumultuosas oleadas de terror y deseo

Apiladas sobre una pira funeraria.

Cabalgamos esas olas con nervios de acero.

Sin poder expresar lo que sentimos.

Nuestras tablas de surf hechas de ejes de luz

Nos transportan a través de la noche.

Pero, querida mía, si al mirar descubro

Que eliges no hacerlo y quedarte atrás

Confío en que llegado el momento

Encontraré a alguien que ame la noche.

Alguien que se miró interiormente para contabilizar el costo

Que elige el riesgo, que acepta la pérdida.

Y allí, sobre esa ola, encuentre yo

Un alma afín, con mente afín.

Para encontrar, sin conocerlo, sin verlo, sin planearlo

Un niño gentil, una doncella u hombre

Que se atreva a dar ese salto a solas

Y despierte para descubrir que llegamos a destino.

Y cuando la mire a los ojos

Y desechamos nuestro dulce disfraz

Reconoceré tu rostro amoroso

El Tú que mora en este hermoso lugar.

Al ser eternos, experimentados y sinceros

No me dejarás, yo no puedo abandonarte

Podremos cambiar de escenario, de forma

Pero el fuego arde aún y nos entibia.

Y si desde allá lejos me extrañas,

No te apenes, no desesperes, donde estés

Sólo encuentra un compañero de juegos

Y pronuncia mi nombre, yo no estaré lejos.

The Playmate

by Daniel Jacob

I search for lightning, nothing less.

A place to share my happiness.

To make the dive, so deep and far

inside myself, where angels are

To not look back, no matter what

might call to me to hold me up.

And this, my love, will be my quest.

But you can come, just be my guest.

To wildly trade what we have and are

for the wondrous joy that lives in there.

To run so fast, and jump so high

no one can catch us—who would try?

And then, at night, when moon is full

to feel around us waves, which fall

so strong and fearsome in their leap

we’re swept away and lost in deep

tumultuous swells of terror and desire

heaped upon a funeral pyre.

We ride those waves on nerves of steel.

We cannot speak the things we feel.

Our surfboards made from shafts of light

they carry us across the night.

But if, my dear, I look to find

you chose to pass, and stay behind

I’ll trust that when the time is right

I’ll find someone who loves the night.

Who looked inside to count the cost

who chose to risk, accept the loss.

And there, upon that wave, I find

a kindred soul, with kindred mind.

To meet—unknown, unseen, unplanned

a gentle child, a maid or man,

who dared to take that leap alone

and woke to find we made it home.

And when I look into her eyes

and we discard our sweet disguise

I’ll recognize your tender face

the You, that lives in this fair place.

For we’re eternal, tried and true.

You won’t leave me, I can’t leave you.

We might change scene, we might change form

but the fire still burns, and keeps us warm.

And if you miss me, way back there

Please don’t sorrow, don’t despair.

Just find a Playmate, where you are

And speak my name, I won’t be far.

© 1993-2002  Reconnections, Inc.  Reservados todos los derechos.

(3)

Rumbo al Cielo

por Daniel Jacob

Rumbo al Cielo

Estoy en camino.

El Sendero me lleva hacia adelante

Hacia un destino desconocido.

A través de los callejones y
a través de los desechos de este sistema mundial,
una senda clara y radiante
se abre ahora ante mí.

Vagabundos y huérfanos caminan juntos.

Endurecidos (y enternecidos)
por los vientos de nuestra adversidad,
nos envolvemos
en las capas de nuestro dolor

prendas usadas de vidas pasadas.

Nos llevamos con nosotros cuanto somos y tenemos.

No hay modo de abandonar este viaje ahora.
Los días de deliberación, las noches de duda y miedo
son lavados y purificados
por el fuerte e insistente tamborileo

de nuestros corazones expectantes.

He querido, por un momento,
detenerme y gritar “¡Libertad!”
Convencer a todo hombre,
convertir a toda mujer.
Pensé para mis adentros,
“¿Qué podría decirles?”
“¿Qué puede haber de especial
en harapos y botas de goma? ”
De modo que sólo sonrío y asiento cuando pasamos.

Conduzco mi gentil desfile
más allá de los cementerios y campos de juego
Nos reímos al vagabundear,
cantamos canciones y narramos historias

Dormimos a la vera del camino
en mantas de flores
Acurrucados buscando
seguridad y bienestar.
Soñamos junto a la lumbre
comemos frutos secos y bananas
Nos sacudimos las preocupaciones
y vivimos el momento.

Nuestro número va en aumento
No tenemos forma, no tenemos nombre
No necesitamos conexiones
o largas presentaciones.

Sabemos lo que somos ahora.
Es atemporal, eterno
Nuestras manos se aferran
a la verdad que tenemos enfrente.

Ustedes son mi familia
mi madre, mi hermana
Porque caminan a mi lado
y comparten esta travesía.

En realidad, no los necesito,

Por eso quiero

Que compartan mi visión

Y beban de mi jarro de fruta.
Confío en ustedes y les cuento
mis más íntimos secretos.
Sé que no pueden dañarme
ni tratan de controlarme.

Porque ahora soy dueño de mi propio poder
y he planeado cada paso.
Y éste es mi momento,
de recordar por fin.

Sigo a mi corazón
y confío en su conocimiento
creo en la perfección
aquí mismo en este momento.

Hago lo que quiero
los amo y acepto
Bebo de mi propia copa
asegúrense de que esté llena

Y reúnanse al amanecer
para lavar en el río
y correr por los prados
y bailar a la luz del sol

Y seguir en esta senda
mientras lo necesitemos
creamos los unos en los otros
sin importar lo que pase

Para pararnos, cuando lleguemos allí,
en la cima de esa gran montaña
y cantar en el coro
y celebrar en la mesa.

Y conocer, como conocemos todos,
la alegría de pertenecer.

Rumbo al cielo,
Estoy en camino.
¿Creen que están listos
para ir hoy conmigo?

Bound for Heaven

By Daniel Jacob

Bound for heaven

I’m on my way.

The Road leads me onward,

towards a destiny unknown.

Through the alleys and

through the refuse of this world system,

a clear and radiant path

opens now before me.

Hobos and orphans walk alongside.

Hardened (and softened)

by the winds of our adversity,

we gather around us

the cloaks of our sorrow—

“hand-me-downs” from yesterlives past.

We take with us all that we are and have.

There’s no forsaking this journey now.

Days of deliberation, nights of doubt and fear—

all are washed clean

by the loud, insistent drumming

of our expectant hearts.

I wished, for a moment,

to stop and cry “Freedom!”

Convince every man,

convert every woman.

I thought, to myself,

“Just what would I tell them?”

“What could be special

about rags and galoshes?”

And so, I just smile and nod as we pass by.

I lead my gentle parade

past churchyards and playgrounds

We laugh as we ramble,

sing songs and tell stories

We sleep by the roadside

on blankets of flowers

Huddled together

for safety and comfort.

We dream by the firelight

eat nuts and bananas

We throw off our worries

and live in the moment.

Our numbers are growing

We’re formless and nameless

We need no connections

or long introductions.

We know who we are now.

It’s timeless, eternal

Our hands, holding fast

to the truth that’s before us.

You are my family

my mother, my sister

For you walk beside me

and share in this journey.

I don’t really need you

so that’s why I want you

to share in my vision

and drink from my fruit jar.

I trust you, and tell you

my deepest of secrets.

I know you can’t hurt me

or seek to control me.

For I now own my power

and I’ve planned ev’ry footstep.

And now is my moment,

to finally remember.

I follow my heart

and I trust in it’s knowledge—

believe in perfection

right here in this moment.

I do what I want to

I love and accept you

I drink from my own cup

make sure that it’s filled up

And gather at sunrise

to wash by the river

and run through the meadows

and dance in the sunlight

And keep on that pathway

as long as we need to

believe in each other

no matter what happens

To stand, when we get there

atop that great mountain

and sing in the chorus

and feast at the table.

And know, as we’ll all know,

the joy of belonging.

Bound for heaven,

I’m on my way.

Do you think you’re ready—

to go with me today?

Poem Copyright, 1992. Reconnections Press

© Daniel Jacob – 2009 – Reservados todos los Derechos. www.reconnections.net/

Se puede copiar y compartir con el propósito de crecimiento personal y/o investigación en tanto se incluya el sitio de Internet y estos créditos. Toda reproducción con fines de lucro, por cualquier medio, requiere el permiso escrito de Reconnections, Inc.

Título en inglés: Ascension Relationships

Traducción: Susana Peralta

Sitio oficial de Daniel Jacob en español <www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm>

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend