CANALIZACIÓN ARTURIANOS, GOF 13

2 DE JUNIO DE 2007 SANANDA JESÚS Y JULIANO

Canal: Ana Rosa Moreno

 

Sananda Jesús: “Sananda Jesús está con ustedes esta tarde, Sananda Jesús se alegra de poder transmitir este mensaje esta tarde primaveral, esta tarde llena de luz, en donde las energías del universo bajan a este sagrado recinto. Sagrado recinto porque en el nombre de mi Padre están ustedes aquí reunidos, sagrado recinto porque cada uno de ustedes en su corazón está en la búsqueda del conocimiento, pero no del conocimiento intelectual sino del conocimiento de lo que significa el amor. El amor que los toma de la mano como esta energía divina y que los conecta con lo que verdaderamente son, recordándoles que ustedes son amor, el amor como una espera, el amor como una sonrisa de tercera dimensión, el amor como un abrazo, el amor como una mariposa, el amor en todas las manifestaciones que existen en el universo.

  Cuantas veces ustedes por estar agobiados con todo lo que enfrentan cotidianamente olvidan las propias manifestaciones amorosas que ustedes ejercen, y las manifestaciones amorosas que tiene el Padre para ustedes. Ustedes creen que el florecer de una rosa no es un acto de amor, si no es un acto de amor ¿qué es?; porque ver una rosa, percibirla, olerla, es algo que los llena de alegría; prácticamente no hay una persona que al ver una rosa no le mueva algo en su interior, y si esto sucede así es porque la rosa fue hecha con amor, porque las cascadas fueron hechas con amor, porque los desiertos fueron hechos con amor, porque las nubes fueron han sido hechas con amor, el amor que está en todo. El amor que se manifiesta a través de cada palpitar de su corazón, y que en esa ingeniería maravillosa, de esa bomba que está en su pecho, mueve la sangre que les permite vivir cada momento en esta existencia de tercera dimensión, pero que en ese corazón habita su verdadera identidad.  

Cuanto miedo tienen todavía muchos de ustedes, cuantas inseguridades, cuantas angustias, cuantas debilidades creen sentir; y digo creen sentir porque ninguno de ustedes es débil, no lo es físicamente, es algo que ustedes se creen que son débiles, mentalmente tampoco son débiles porque en su mente tienen millones y millones de neuronas, muchas de ellas que están dormidas trabajando a su mínima expresión; pero que tienen una mente brillante, extraordinariamente brillante, y que simplemente ustedes tienen que darse a la tarea de permitir que esas neuronas trabajen y puedan sus capacidades crecer prácticamente al infinito. Debilidades en cuanto a lo que ustedes suponen carácter. Ustedes creen que un hijo de Dios puede ser débil, que un hijo de Dios debe tener pena, que debe tener inseguridades, que debe tener miedos; hace un rato se les dijo, como hijos de Dios no pueden temer, y si temen es porque su confianza ante Dios es débil.  

Entonces mis queridos, ¿qué les falta para recuperar esa confianza?, acaso saben pedir lo que verdaderamente desea su corazón o piden porque creen que deben tener lo que otras personas tienen; cada persona que está aquí tiene un físico que solamente le corresponde a él o a ella, tiene una cara que les corresponde a él o a ella, tiene una energía totalmente individual, entonces lo que ella tiene es para ella también. Y no me refiero necesariamente a las condiciones económicas o físicas o materiales, un hijo de Dios no puede tener carencias, ¿por qué va tener carencias?, un hijo de Dios debe tener abundancia en su vida, y si no la tiene, es porque todavía no ha sabido pedir; pero lo que se pide, es lo que llena el corazón, es lo que llena el corazón de amor y de plenitud, y en ese momento, ante una verdadera conexión amorosa con el Padre, el universo se confabula para que las cuestiones materiales se resuelvan y no tengan ustedes preocupaciones al respecto.  Yo vivía en tercera dimensión y mucha de la gente que caminaba a mi lado no entendía el porque yo vivía en la pobreza, y yo vivía en la pobreza simplemente porque era una de las tantas enseñanzas que había que transmitir entre la gente que me rodeaba. Yo por ser hijo de Dios podría haber tenido todo lo que en ese momento hubiera querido en cuestiones materiales, pero cómo podría yo enseñar el desapego a las cuestiones materiales y que la gente reconociera que el único apego, si es que se puede llamar apego, es el apego a nuestro Padre; el apego de sentirse apegados, unidos, no del apego enfermizo a tener por tener. El apego de un padre amoroso que agranda a su hijo y se siente unido a él, y ese hijo se siente unido a su padre, y cuando está abrazado por él, absolutamente nada lo perturba, nada, eso es algo que quiero transmitir esta tarde, la seguridad que da el estar unido a Dios, el sentir a Dios en cada palpitar.  Y el que ustedes abran su corazón, y su mente, y su intención para recibir las enseñanzas que ustedes mismos habían decidido que iban a aprender cuando encarnaron en este plano, en este cuerpo, en estas circunstancias. Ustedes decidieron aprender una serie de lecciones en un ámbito familiar, se les dio una serie de características personales, muchas de ellas ustedes las sienten como limitaciones, y las limitaciones es algo que les impide avanzar; entonces lo que ustedes consideran unas limitaciones transfórmenlas en fortalezas; en fortalezas porque eso es lo que les va permitir, precisamente, caminar con la seguridad que cada paso los lleva al lugar correcto, que cada paso les da fortaleza, para que a su vez ustedes muestren el camino a otros que vienen detrás, o a las personas que vienen a su lado.  

Todos están caminando de regreso a casa, algunos están queriendo utilizar un cohete y para eso está el campo mercaba, del que hablan los Arturianos, y que muchos otros maestros ascendidos también mencionan. Utilicen su campo mercaba, hay meditaciones que los conectan con el campo mercaba, ese campo de luz energético que los dispara como un cohete y los lleva a otras dimensiones. Algunos de ustedes están trabajando en sueños más allá de la quinta, y están haciendo un trabajo excelente, en mucho de ese trabajo yo los acompaño. Algunos otros de ustedes están todavía con miedos para soltarse a trabajar en la noche, la noche es un momento maravilloso en el cual muchísimas energías trabajan, y la quinta dimensión ayudándoles a sus procesos personales. Entonces, suelten esos miedos y cada noche pidan ir a donde necesitan trabajar, y ese trabajo será extraordinariamente enriquecedor.  

Sigan meditando, muchos de ustedes se quejan de que están cansados, de que no tienen tiempo para meditar, que no tienen un espacio, y esos son pretextos; pretextos porque o les da miedo, o verdaderamente no han acabado de tomar este compromiso, de estar con ustedes, y el compromiso de crecer. Sabemos que crecer duele, pero si no crecen en esta vida mis queridos, será en otra, y si en la otra tampoco crecen, será en otra. Ustedes saben que mi Padre bendito les da el libre albedrío, pero si están aquí es porque han sido llamados, y porque ustedes han decidido estar aquí. Entonces, no desaprovechen esto, únanse en este campo energético que va haber en un rato, impúlsense con esa energía, porque el trabajo que hacen los Arturianos es un trabajo lleno de luz en el cual trabajamos conjuntamente para ayudarlos. Pero ayudarlos precisamente implica también fortalecerlos, fortalecerlos implica recordarles esa unión que tienen con Dios, y que muchos de ustedes la tienen olvidada. Fortalézcanse, apapáchense, pregunten, resuelvan sus dudas. Y no dejen para mañana, para pasado, para la siguiente semana o el siguiente mes, el ponerse a meditar, porque a través de la meditación ustedes podrán recibir información que necesitan, y es información particularizada, a través de la meditación sus guías podrán comunicarse con ustedes, a través de la meditación podrán bajar energías que necesitan para poder equilibrar su cuerpo energético.  Y si, necesitan estar conscientes de que vendrán cambios, y que algunos cambios seguramente a ustedes les llenarán de miedo; pero esos cambios en la medida en que ustedes tengan una conexión con Dios, podrán darse cuenta que son cambios que la madre Gaia requiere, y que son cambios en donde las personas que van a transicionar decidieron hacerlo así; así que bendigan aquellas almas que parten y que regresan a la fuente divina del amor. Pero no tengan miedo, porque ustedes van a estar donde ustedes han decidido que van a estar, la gente que va a transicionar es porque así lo decidió, se respeta su decisión, se agradece, y se les acompaña en su decisión; y lo que ustedes vayan a vivir es porque ustedes así lo han decidido, cuando en su plan de vida para encarnar en esta última vida así lo manifestaron.  Así que precisamente abran su corazón a las enseñanzas, permitan que cuando una situación no la entiendan, pónganse a meditar, pidan que el conocimiento y explicación les llegue; pero ese conocimiento y esa explicación llegará a su corazón, y a través de su corazón podrán entender intelectualmente lo que están viendo o viviendo, (lo que) significa. Así que recuerden que están cubiertos de bendiciones permanentemente, recuerden que cada uno y cada una de ustedes es extraordinariamente valioso para nosotros y que decir para nuestro amado Padre. Ustedes permanentemente están cubiertos de energía amorosa, y estamos con ustedes, y nos manifestamos ante ustedes, y les hablamos para que estas enseñanzas y este conocimiento lleguen al corazón de cada uno, y los mueva; y recuerden que todos estamos unidos por la misma energía amorosa de nuestro Padre, porque todos absolutamente todos provenimos de la misma fuente.

Y si bien, físicamente todos nos vemos diferentes, todos somos iguales, lo que puede cambiar, además de nuestro físico, es el ego de que cada uno padecemos cuando estamos en tercera dimensión; porque yo al estar encarnado tuve un ego que me hizo dudar, pero sin embargo ese ego nunca tomó posesión de mi decisión y de mi vida. En el caso de ustedes observen cuantas veces su ego es el que los llena de miedo, cuantas veces su ego es el que les muestra las inseguridades, es el que tiene la ira, es el que tiene el coraje, es el que tiene la necesidad de tener una victoria por encima de los demás, y ese ego es el que los manipula. Observen ese ego y manténganlo amarradito, metido en una caja. Obsérvenlo, observen que es ese ego, y que el ego al estar en la caja está limitado en su movimiento, permitan que ustedes sean los que metan ese ego en esa caja, en esa jaula; y si lo ponen en una jaula de cincuenta metros por cincuenta metros, entonces ese ego va a poderse mover bastante bien; pero si ese ego lo ponen en una caja de un metro por un metro, entonces podrán tener un mejor control de él. Recuerden que ustedes tienen el poder, en la medida que ustedes le dan poder a su ego entonces ustedes están prácticamente desvalidos, y él es el que controla su vida, y él es el que les llena de miedo, y él es el que les mete duda. Así que de ustedes depende dónde quieren guardar ese ego, si quieren guardarlo en esa jaula de cincuenta metros o quieren poder tener un mejor control de ese ego, y ese ego seguramente se azotará contra los barrotes, y se llenará de sangre, y les dirá cosas, cosas para que ustedes lo saquen de ahí y vuelva a tomar posesión de su vida, ustedes entonces decidirán que hacer, pero recuerden que el ego lo único que hace es alejarlos de Dios, es separarlos de su divinidad, y con esto me despido. Bendita y luminosa tarde tengan todos y todas, éste ha sido Sananda Jesús el que ha compartido su corazón amoroso, y los ha llenado con una gota de luz en su corazón, una gota de luz que une a la energía amorosa de mi Padre, benditos sean.”

 Ana Rosa: “Bueno, entonces vamos a comenzar la meditación con los Arturianos, por favor. Ponemos nuestra espalda recta en la medida de lo posible, nuestros pies asentados en el piso si estamos sentados, en flor de loto, nuestras manos en nuestro regazo y vamos a tomar tres respiraciones profundas, inhalando por la nariz y exhalando lentamente por la boca. Y vamos a visualizar esta energía amorosa que dejó el maestro Jesús, la vamos a visualizar como pequeñas gotitas, muy, muy pequeñas, de energía dorada… que está flotando entre nosotros, y al estar flotando entre nosotros se empiezan a integrar a nuestra aura. Entonces, al entrar a nuestra aura las gotitas van desapareciendo y hay una lluvia de gotitas y estas gotitas entonces buscan equilibrar nuestras energías de tal manera que tengamos una energía parecida, equilibrada entre todos nosotros para poder hacer el viaje con los Arturianos esta tarde. Ahora están bajando tres barras de metal, son unas barras de aproximadamente de siete u ocho centímetro de ancho y unos cincuenta a sesenta centímetros de largo, son diez barras que están distribuidas en el ancho de la habitación, y están formando una figura geométrica, y se están conectando entre sí y esa energía está bajando a nuestro campo áurico, y está equilibrando la frecuencia de todas nuestras energías, y está cambiando a unas energías que estaban atoradas en nuestro cuerpo, tal vez en un proceso físico desequilibrado. Y recibiendo entonces estas energías y equilibrando el lugar, damos el paso entonces a nuestros hermanos Arturianos.

Juliano: “Benditas tardes tengan, soy Juliano y estoy esta tarde con ustedes, y después de que el maestro Jesús ha dejado esta energía maravillosa, nos sentimos muy felices, muy felices porque cuando él se presenta nos deja como la mesa puesta para nuestro trabajo, así que agradezco su presencia y agradezco el que nos de paso a hacer este ejercicio con ustedes. Este ejercicio va a consistir en trabajar en el Monte Shasta, precisamente como un trabajo de preparación para lo que se hará el próximo mes físicamente allá. Así que el hecho de que la mayoría de ustedes no vaya a estar físicamente allá no les debe preocupar, si bien se podrán conectar como ustedes lo saben; pero el trabajo que haremos esta tarde será precisamente allá.  Así que en este momento les pido que salgan por su fontanela, saquen su cuerpo energético y súbanlo a la nave que está en la parte de arriba de este edificio, está conectado con un pasaje azul, como ya lo saben, que es la columna de energía. En el momento en que sus cuerpos energéticos van subiendo van acomodándose algunas pequeñas frecuencias que todavía es necesario que se integren, aunque lo que se ha hecho anteriormente con las gotas de energía y con las barras ayudo a preparar energéticamente cada uno de sus cuerpos, así que entonces les pido que suban.  Y les vamos a dar como siempre, o como la mayoría de las veces, un traje; este es un traje que va permitir que permanentemente, durante toda la sesión de trabajo, su energía esté conectada con la energía de México y conectada entre la energía de ustedes.

Cada uno de ustedes esta tarde es energéticamente muy importante para el trabajo, de esta manera entonces, es importante la conexión entre ustedes. Este traje es un traje que tiene colores, pareciera que es como un disfraz, y que fuera como un cono; en la parte superior del cono estará su cabeza, y abajo del cono, la parte redonda, estaría a la altura de sus pies. Entonces al caminar se ven verdaderamente bonitos, graciosos. Ya se están colocando los trajes y sus manos las pueden sacar por las aberturas que están lateralmente en el traje. Tienen unas botas que son unas botas blancas, pero la suela de estas botas tiene una especie de líquido, que es un líquido muy denso, como gelatinoso, que permite que las frecuencia vibratorias de Monte Shasta puedan entrar por esa parte de su cuerpo energético. Entonces, con sus botas y su traje, necesitan ahora un gorro, ese gorro es como un gorro de extraterrestres de los 50’s o de los 70’s, es una especie como de gorro parecido a los que utilizan los peruanos en las montañas, que tienen una especie como de orejeras, que al final de las orejeras se amarran abajo de la barbilla. Pero la parte de la fontanela, justamente a esa altura, tienen un pico, ese pico es de un metal dorado muy brillante, y en la punta de ese pico tienen un cristal que parece un cuarzo, a través de ese cristal se conectarán energéticamente con cada uno de ustedes y energéticamente también con su país.

Entonces, ya casi todos tienen su disfraz, sus botas, su gorro, y hacen falta unos guantes, los guantes son unos guantes parecidos a los terrestres pero que en la yema de cada dedo tiene una placa de metal, y tiene una serie de piedras o de cristales microscópicos, muy, muy pequeñitos, que se mezclan con el metal como si fuera una especie de huella digital. Entonces cada dedo tiene una huella digital, y cada una de sus huellas digitales de sus guantes es diferente a los de cada uno de los que están esta tarde; la razón de esto es porque a través de cada una de estas huellas de ustedes introducirán ciertas energías a su cuerpo y podrán estimular algunas energías también en Monte Shasta. Así que ya con todo su disfraz – podríamos decir- o su equipo de trabajo, con toda su vestimenta, nos vamos hacia Monte Shasta; allá es un tarde espléndida, luminosa, es más temprano que así, el sol está radiante.  Y ya desde hace tiempo hay varias naves que estamos trabajando en Monte Shasta, como ustedes saben hay ciertos lugares energéticos muy importantes en donde nosotros los Arturianos estamos trabajando, eso incluye también no solamente los cristales que hemos colocado, sino también algunos lugares sagrados de los que ya hemos hablado con ustedes, incluso los hemos visitado en varias ocasiones. Así que ahora nos estamos yendo a Monte Shasta, el trabajo en Monte Shasta va ser un trabajo muy intenso, porque cada persona que vaya allá tendrá una responsabilidad energética, todas las personas que irán a Monte Shasta han estado trabajando desde hace varios meses durante la noche con nosotros, hemos estado conectándolos con sus raíces, con las raíces que en un momento dado les corresponden desde el punto de vista de vida, desde el punto de vista de karma, y están recuperando toda esta energía y el conocimiento que tienen de otras vidas para el trabajo que se va hacer allá, si bien es un trabajo que se va hacer en dos días, desde el punto de vista terrestre, es un trabajo que, como les estoy mencionando, ha sido ya comenzado, y que la necesidad de que vaya físicamente es importante para después continuar con el arraigo energético y poder seguir trabajando posteriormente meses después.

Así que estamos yendo entonces a Monte Shasta. Abajo de Monte Shasta, como la mayoría de ustedes saben, hay una ciudad intraterrena, que la vamos a visitar después de las primeras cosas que hagamos en Monte Shasta.  Nosotros los Arturianos, como ustedes bien saben, estamos muy interesados en ayudar a todas aquellas personas, a todas aquellas semillas y trabajadoras de luz, trabajadores de luz, que están en una búsqueda, en una búsqueda por reencontrar su camino de regreso a casa, y digo reencontrar porque bueno, obviamente, muchos de ustedes, ya es un camino que han caminado pero que no lo tienen consciente; entonces, es por eso necesario ese reencuentro. Pero por eso también es importante, los tiempos que se están viniendo, hay muchas cosas que hacer, hay mucho trabajo que hacer, como ustedes saben hay todavía muchos seres de baja conciencia que siguen destruyendo a la madre Gaia, hay todavía muchos seres de baja conciencia que todavía sufren de muchas situaciones dolorosas desde el punto de vista humano. Para esto, es necesario que cambiemos las frecuencias en los corazones de todas estas personas, para que liberen esos odios, para que liberen esos rencores, para que liberen esos dolores que tienen emocionales, y al liberarlos puedan verdaderamente contactar con su parte divina, y puedan cambiar la energía de lugares en donde hay guerra, en donde hay tanto sufrimiento, donde hay tantas limitaciones para que la gente reencuentre a Dios.  

Así que entonces estamos ya en Monte Shasta. Lo que vamos a hacer ahora es bajar, el monte tiene muchas partes sagradas, muchas en las cuales ha habido culturas que han estado trabajando aquí, culturas humanas que durante siglos han trabajado, por eso es una montaña sagrada. Pero también, déjenme decirles hay culturas de otros mundos que han trabajado aquí, y eso permitió que pudieran traer una serie de energías y pudieran fortalecer el trabajo que se hacía en tercera dimensión. Algunos de los grandes conocimientos de seres que habitaron en otras épocas salieron de trabajar con la energía de Monte Shasta.  Monte Shasta es un lugar que tiene un cúmulo, un cúmulo de regalos para dar, la gente que viene aquí muchas veces despierta ciertas capacidades, cierta videncia, son capaces de escuchar, de canalizar, son capaces de encontrar lo verdaderamente importante en su vida, de encontrar su misión, de reencontrase como hijos e hijas de Dios, de recordar quienes han sido y cuales son todas las cosas que han vivido y que los hacen ser como son en esta reencarnación. Así que Monte Shasta es el lugar que les permite verdaderamente fortalecerse en muchos sentidos de crecimiento espiritual y energético, sin olvidar que este trabajo espiritual y energético es un trabajo para acercarse a Dios.  

Muchas veces lo que hemos notado es como las personas interesadas en el trabajo energético se quedan ahí, en ver energías, en limpiar auras, en poder equilibrar esas energías, en poder tener mayores frecuencias, en poder tener clarividencia; pero que sucede con eso, que eso se queda muchas veces en un ámbito del ego, yo veo tal cosa, yo escucho tal otra, mi energía es así, o tengo tal conocimiento y entonces lo expongo; pero todo eso, todo eso, no es otra cosa más que elementos para poder seguir en el camino espiritual que los lleva de regreso a casa, que los hace verdaderamente contactar con su parte divina y poder caminar en el amor hacia Dios.  Así que esto es algo que queremos recordar, no se queden en el trabajo energético, no se queden en ver, en escuchar y en sentir, sino cómo ese ver, escuchar y sentir, los hace ser más amorosos; pero con el amor, ese famoso amor incondicional que tanto se menciona y que muy pocas veces se entiende, sigue siendo un amor de trueque: tú me das, yo te doy, yo te doy y tú me das porque merezco, mereces ser hija de Dios o hijo de Dios, y mereces tener absolutamente todo, pero en el ámbito del amor, dar por el simple disfrute de dar, por el simple disfrute de hacer feliz a otra persona, al darle verdaderamente amor.  

Así que entonces vamos a bajar ya a Monte Shasta, empezamos a bajar, y hay tres columnas de luz blanca a través de las cuales su energía va bajar por ahí. Este lugar donde estamos bajando es un lugar que tiene rocas, es un lugar que tiene cierto tipo de plantas, no muy altas, más bien son como arbustos. Hay una zona de bosque que se ve un poco lejos, pero en esta zona de arbustos es una zona en donde vamos a caminar a una cueva y ahí vamos a entrar. También hay flores silvestres, flores de color morado, flores de color blanco y flores de color amarillo, son de diferente especie, algunas son más grandes, algunas son más pequeñas, muchos de ustedes las están viendo. Así que ahora caminan todos y vamos a enfilarnos a caminar un poco subiendo por las rocas que hay aquí, hasta llegar a un lugar en donde hay un árbol muy grande, muy frondoso, y ese árbol frondoso está tapando la entrada a una cueva, a una caverna, en donde vamos a hacer nuestro primer trabajo. Así que empezamos a caminar todos muy contentos, aquellos que tienen la capacidad para ver, pueden ver que el día está realmente espléndido, está hermoso, está luminoso, que hay muchas energías que nos están acompañando, no nada más están ustedes, sus ángeles guardianes, sino que está caminando al frente de nosotros el maestro Sananda Jesús, por eso es que se presentó esta tarde, él es nuestro guía en este trabajo y lo agradecemos enormemente. También está la energía de María Magdalena, está la energía de la madre María, está la energía de Melquisedec, está la energía de Metatrón, y están otras energías que también nos están acompañando, Saint Germain por supuesto que nos acompaña, y nos acompaña Buda, y nos acompaña Kuthumi, también está Águila Blanca. Y ustedes pueden ver las aves que están volando a nuestros alrededor, son los guardianes de este lugar, que precisamente nos están dando el permiso de llegar, de entrar y de hacer este trabajo.  

Seguimos caminando y encontramos el árbol, ahorita está aproximadamente como a cincuenta metros de donde estamos, pueden ver que es un árbol espléndido, frondoso, con un tronco que tiene una gran fuerza, y éste es el guardián de este lugar, este es el guardián que cuida la entrada a la caverna. Esta es una caverna a la que tiene acceso muy poca gente en tercera dimensión, pero sí muchos de otras dimensiones, nadie de la cuarta, de quinta para arriba. Así que ustedes se pueden sentir muy contentos de estar aquí esta tarde de hacer este trabajo con nosotros, y nosotros estamos muy contentos de poder hacer este trabajo con ustedes. Así que entramos, vamos ya… estamos muy cerca, y como pueden ver atrás del árbol hay una gran roca, y hay unos montículos de rocas también, que los montículos son más pequeños que la altura de esta roca.  Entonces nosotros lo que vamos a hacer es mover la roca para poder entrar, porque la roca está tapando la puerta de la caverna. Así que estamos ya todos listos para entrar, entonces, yo toco la roca, y a través de mi energía, la energía de la roca que también es la guardiana, responde a mi llamado y la roca se mueve; para quienes están viendo podrían tal vez pensar que es como magia, que la roca no pesa, por supuesto que pesa, pesa varias toneladas, porque es muy pesada, es un tipo de roca que tiene ciertas características para proteger la entrada a la caverna. Así que se ha movido y pueden darse cuenta que la entrada es pequeña, así que podemos entonces… siguiendo al maestro Sananda Jesús, yo me hago a un lado para que él pase primero, y entonces entra, y primero van a entrar todos los maestros ascendidos, así como María Magdalena y la Madre María, después seguiré yo, después entran ustedes y atrás de ustedes entrarán sus guías, sus protectores y sus ángeles guardianes, esta es una forma de cuidar las energías de todos, y de ahí preparando las energías, para que la energía de ustedes pueda ir aceptando los cambios energéticos conforme vamos entrando a la caverna.

La caverna tiene características energéticas muy peculiares, y además una energía muy intensa.  Así que ahora están entrando todos los maestros y ahora entro yo, y después de mí han sido acomodados para que vayan entrando las personas del grupo que tienen una mayor frecuencia vibratoria y las personas de menor frecuencia vibratoria irán hasta atrás, esto es por cuestiones energéticas nada más. Así que vamos entrando, vamos entrando, ustedes podrán comenzar a sentir como una energía fría, una energía diferente, esa energía fría es la energía propia del lugar. Ustedes se dan cuenta que el lugar está oscuro pero que no necesitan luz para poder caminar, estamos haciendo un trabajo espiritual, la luz no es necesaria aquí en este momento, asimismo se pueden dar cuenta que caminan con toda la seguridad porque nosotros vamos guiándolos. Pueden darse cuenta que a pesar de que hay oscuridad ustedes pueden ver su traje de colores, lo que sucede es que el traje tiene su propia fuente de luz, entonces son como unas pequeñas lamparitas de colores. Asimismo se están conectando entre todos ustedes – recuerden- con el cristal que está en la punta de su barrita, en su gorro, y también están conectados con la energía de México, en particular con la energía del Iztlacíhuatl.  Así que estamos caminando, ya todo mundo está adentro, y vamos a caminar hasta llegar a una cámara especial que está aquí dentro de Monte Shasta. Esta cámara imagínense que es como un gran recinto, como uno de estos recintos en donde ustedes ya han estado en las ciudades intraterrenas. Este recinto no forma parte de la ciudad intraterrena, está conectado pero no forma parte de ella. Estamos ya muy cerca del recinto y podrán darse cuenta que empieza a haber luz, empieza a haber mucha luz conforme nos vamos acercando a este lugar. Hay una luz muy intensa… pueden ver que hay cuatro personas que son personas que trabajan en la ciudad intraterrena y que nos van a acompañar en esta experiencia, dos son terrestres y dos son Arturianos, nos estaban esperando y ellos prepararon el lugar.

El recinto es de aproximadamente treinta metros de diámetro, como con treinta metros de alto, es una caverna muy grande, es una caverna que tiene su propia luz.  Y ahora lo que van a hacer es lo siguiente, pueden darse cuenta que en la pared tiene como unas pequeñas esferitas que están flotando muy, muy pegadas a la pared, y lo que van a hacer ahora es con su libre albedrío, caminar hacia la pared, recuerden que tienen sus guantes, van a tocar una esferita y van a comenzar a jugar con la esferita, e imagínense que la toman con su pulgar y su índice, y van a girarla, van a estar girando con esa esferita, una esferita de la mano derecha y otra esferita en la mano izquierda; y entonces van a estar como jugando con esa esferita un ratito y cuando sientan que ya terminaron de jugar con esa esferita, van y la van a ir depositando a un río subterráneo que está al fondo de este recinto, se les va indicar donde está. Y ya que terminen con esa esferita van a ir por otra esferita, y entonces van a jugar con su dedo medio y su dedo pulgar, ya que hayan terminado de jugar con ella y pasado cierto tipo de energía la van a ir a depositar igual al río, y después van a ir por otra esferita y van a jugar con el dedo anular y su dedo pulgar, e igual, a depositar al río, y finalmente con su dedo meñique.  Esto lo que está haciendo es preparar esas energías, representadas por la esferita, para poder hacer un trabajo espiritual particular que se hará en Monte Shasta en un mes. Al cambiar la energía de estas esferitas y al ponerlas en el río, el río va a poder integrar esa energía y va a poderla llevar no solamente a Monte Shasta, sino también a la base de Monte Shasta, a la ciudad intraterrena, y después se va a conectar con otro río subterráneo para llegar hasta el Pacífico y poder llegar esa energía a los lugares donde está la falla de San Andrés.

Así que como pueden ver esto tiene una razón especial, o varias razones, no solamente es el trabajo en Monte Shasta, sino todo lo que esto representa. Ustedes tienen que hacerlo porque la energía de ustedes es importante para poder hacer este cambio, nosotros no podríamos hacerlo sino tendríamos que diseñar cierto tipo de aparatos, ustedes con su energía y sus características particulares energéticas, y a través de la ayuda que damos con esos guantes y con esas huellas digitales podrán precisamente hacer estos cambios en las esferitas y poder llevar esa energía a donde debe de ir. Así que adelante mis queridos, sí, pónganse a jugar porque creo que va a ser algo divertido, considerando las cosas con las que ustedes juegan en tercera dimensión; así que acérquense a la pared y vean la cantidad de esferitas que hay, y tomen la que ustedes sientan que deben tomar, no duden, acuérdense que este es un trabajo energético y su intuición es la que debe darles las herramientas para poder decidir la esferita que van a tomar, así que adelante y jueguen con ellas.

Conforme vayan sintiendo que terminaron con cada una de las esferitas, caminan a donde está el río y la van a depositar ahí, en total trabajarán con ocho esferitas cada uno de ustedes (pausa). Es probable que algunas de las esferitas cambien de color, está bien, no hay problema. Como pueden ver el riachuelo, el flujo del riachuelo es bastante intenso, el agua se mueve con mucha rapidez (pausa).  Ya la mayoría de ustedes está terminando, y pueden ver que las energías que siguen flotando empiezan a cambiar de colores, y empiezan a vibrar. Entonces ahora esas esferitas están produciendo una energía que está conectándose con el cuarzo que tienen en sus gorritos y esa energía está siendo enviada al Iztlacíhuatl. En este momento les pido que visualicen a los miembros de su familia, y cómo esa energía está llegando al tercer ojo de los miembros de su familia, estoy hablando de padre, madre, hermana e hijos, no más, padre, madre, hermana, hermano e hijos. En este momento, no incluye esposo ni esposa, son todos aquellos con los que tienen un lazo energético consanguíneo. Entonces, estas energías que están llegando a su cuarzo imaginen ahora, esta energía de su cuarzo cómo está llegando al tercer ojo, chakra seis, de las personas de su familia, visualícenlo, y visualícenlo como un rayo de energía dorado que está entrando ahorita, así con cada uno de los miembros de su familia que mencioné. Si tienen hermanos o hermanas aquí, conéctense de esa misma manera y conéctense mutuamente.

Ahora entonces, vamos a salir de este lugar. Y vamos a salir, vamos a tomar otro camino para conectarlos con la ciudad intraterrena. Empezamos a salir, nos despedidos de nuestros anfitriones, los dos seres humanos y los dos arturianos, que nos permitieron hacer este trabajo, les agradecemos y le pedimos a Dios los llene de bendiciones.  Y quien va hasta adelante sigue siendo el maestro Sananda Jesús, seguimos el mismo orden con el que entramos al salir, él nos va a conducir al lugar donde vamos a llegar a la ciudad intraterrena. Para poder llegar a la ciudad intraterrena, así como ustedes utilizan esta columna de energía azul, que sube en el lugar donde está su cuerpo físico a la nave, vamos a hacerlo de forma contraria. Vamos a llegar un recinto que va ser un recinto mucho más pequeño de donde estuvimos y ahí nos vamos a conectar energéticamente con un pasadizo que va desde ahí a la ciudad intraterrena, entonces en vez de subir ustedes van a bajar, nosotros bajaremos con ustedes. Estamos caminando hacia el lugar y podrán sentir que estamos bajando, estamos físicamente bajando por dentro de Monte Shasta, aquí no hay peligro de caer.  Al entrar a este recinto, tiene una puerta energética porque es un lugar en donde tiene que haber mucha protección, no cualquiera puede entrar a las ciudades intraterrenas, entonces hay una serie de filtros o de condicionantes que se van acomodando para poder entrar. Estamos ya llegando, es una puerta, con una energía que parece como un velo de luz transparente, casi transparente, el maestro Sananda Jesús lo está quitando, y pasamos nosotros, el último ser que está hasta el final de esta fila podrá cerrar esta puerta nuevamente. Entonces estamos entrando, es un recinto de aproximadamente unos diez metros y que tiene cuatro cristales, uno en el norte, otro en el sur, uno en el este y otro en el oeste. Son cuatro grandes cristales, que están lanzando energía hacia el centro y así se forma el canal de en medio, que pueden ver que es un verde intenso, muy bonito, es el canal de energía donde ustedes se meten y energéticamente los baja hacia la ciudad intraterrena. Así que adelante queridos, ustedes van a ir primero, y nosotros, los seres de quinta dimensión como de otras dimensiones irán al final, así que empiecen a bajar por favor, y bajan con una rapidez extraordinaria. Están llegando ya, y ahí los está recibiendo el guardián de la ciudad intraterrena, y ya que estemos todos ahí nos dará una bienvenida. Estamos ya prácticamente todos, y le doy paso a la voz del guardián de esta ciudad intraterrena.

 Cluito: “Yo soy Cluito, y soy el guardián de este lugar bendito, agradezco a ustedes, seres de luz que han acompañado a estos benditos seres humanos en este trabajo energético, agradezco su presencia y agradezco su fuerza, y mi corazón se llena de alegría. Tenemos muchos años, años terrestres trabajando aquí, pero aquí han venido grandes seres, grandes maestros, incluso el maestro Sananda Jesús nos honró con su presencia hace miles de años, cuando estuvo en este plano, lo visitó y fue un honor para nosotros tenerlo aquí de estudiante, con nosotros pasó dos años; y maestro Sananda Jesús, lo recibimos amorosamente, con todo respeto.  Ustedes están aquí porque así lo han decidido, son los momentos de cambio para esta madre querida, esta madre Gaia, y momentos de cambio que permiten unirse más energéticamente, entre ustedes, entre ella, y entre todo lo que habita en éste bendito planeta. No se pueden sentir separados de Gaia, así como no se pueden sentir separados de Dios. Ustedes han estado unidos a esta energía terrestre en todas sus encarnaciones, y cada vez que han venido Gaia los ha recibido con amor, les ha dado alimento, les ha dado vestido, les ha dado lugares maravillosos donde vivir y donde visitar. Así que benditos son por estar esta tarde.  Ahora les voy a pedir que me sigan y vamos a llegar a un lugar donde tengo un cristal, es una cúpula de cristal en donde vamos a poder conectar a través de la energía de ustedes, con la energía de los cristales de los queridos maestros Arturianos; además, con la energía del Iztlacíhuatl, y con la energía del cristal que está en el lago de Arcturus, y eso va permitir que toda esta zona tenga una frecuencia que ayude al trabajo que se hará dentro de un mes. Todas aquellas personas que físicamente estarán acá, y que ustedes energéticamente o desde donde esté su cuerpo físico en México, se podrán unir y ayudar en este proceso, en el cual estaremos trabajando con todos. Necesitamos su energía, sin embargo necesitamos unos cuerpos físicos que nos ayuden a trabajar esa energía esos dos días, y habrá mucho más trabajo que hacer, así que de antemano les pido que en la medida de lo posible se reúnan dentro de un mes para poder hacer ese trabajo en conjunto.

Estamos ya aquí en este lugar donde está esa cúpula y entonces ustedes se van a poner en círculos pero dando su espalda hacia el círculo, se van a tomar de las manos y van a comenzar a caminar a favor de las manecillas del reloj, porque lo que van a hacer es meter energía. Entonces van a caminar, y al caminar van a empezar a conectar energéticamente con la cúpula que está aquí de cristal, y al conectarse, habrá una conexión con los cristales de los Arturianos que están en todo el mundo, con el Iztlacíhuatl, y a su vez con el cristal que está en el lago de Arcturus. Comenzarán a recibir gran energía, tanta será la energía que prácticamente no podrán ver, el traje que traen puestos y ustedes mismos, porque todo será energía. Y nosotros, junto con el maestro Sananda Jesús, los Arturianos, los demás seres de quinta dimensión que nos acompañan, sus guardianes, sus guías, vamos a estar en un círculo por fuera de ustedes, pero nosotros les estaremos dando el frente, o sea, nuestro frente estará frente al de ustedes, y nosotros estaremos caminando en sentido contrario; esto permitirá que haya un equilibrio de las energías, pero quienes van a ser básicamente el estímulo en este momento serán ustedes, así que quiero que entiendan lo importante que es este trabajo que están haciendo, y que agradezco infinitamente el que estén aquí para hacerlo.

Están prácticamente todos acomodados, en este momento ya se toman de las manos y van a empezar a girar, y al girar van a empezar a sentir cómo se enciende el cuarzo que está en su cabeza, y al encenderse, enciende y conecta con la cúpula de cristal, y a su vez, visualicen como todos los cristales se empiezan a conectar energéticamente, y vean la cantidad de energía que empieza a bajar y como sube toda esa energía hacia Arcturus, y entonces les pido que sigan caminando, y entonces nosotros empezamos a caminar en el sentido contrario. Concéntrense en toda esa energía que ustedes están conectando ahora, y dense cuenta cómo toda esa energía empieza a bajar y llena todo este recinto, de una luz muy, muy intensa, y se siguen conectando, y sigue la conexión, y la conexión empieza a formar como una rejilla de luz en la querida madre Gaia, es una rejilla muy fina, energética, que rodea todo el planeta. Y siguen caminando y nosotros también, y siguen caminando, y prácticamente no se ve nada más que energía, mucha, mucha energía.  

Visualicen la conexión de los cristales en todo el mundo, en Alemania, en Australia, en Canadá, en Costa Rica, en Argentina, sigan caminando y está por terminar. Esa rejilla quedará encendida para proteger a la madre Gaia, y todo este trabajo energético que ustedes están haciendo lo están recibiendo su familia, con la que ustedes se conectaron hace un momento, este es uno de los regalos que teníamos para ustedes. Les pido ya que dejen de caminar, nosotros también haremos alto y el trabajo ha sido realizado con éxito. Ahora les pido que se muevan como si se quisieran sacudir algo que les causara problemas, imagínense como a una de sus mascotas cuando es bañada y se sacude el agua, el exceso de agua, así les pido que se sacudan ustedes, y eso va permitir que la energía que los rodea se estabilice, porque ha sido mucha la energía que han recibido, sacúdanse y están ya listos para poder regresar. Pero antes de regresar les quiero dar un regalo, en agradecimiento a ese trabajo que han hecho. A cada uno de ustedes antes de subir por el pasadizo verde, de regreso a la caverna, y al exterior de Monte Shasta, y a la nave. Les voy a dar una piedrita, una piedra de este recinto, es una piedra que tiene mucha energía, y les voy a pedir que esta noche la pongan en un vaso con agua, el vaso lo van a poner a la mitad de agua y van a poner ahí su piedrita.

La piedrita es de aproximadamente de un tamaño de unos dos centímetros por tres centímetros terrestres, al entregársela a cada uno le voy a pedir que la tome con su mano derecha, todos, e imaginen como se la pone, se la instala en su muñeca izquierda, energéticamente la van a instalar en su muñeca izquierda. Cuando lleguen a casa, toman su vaso, y la sacan energéticamente de su muñeca izquierda y la ponen en ese vaso con agua, y la van a dejar en ese vaso con agua veinticuatro horas, y les pido que nadie toque ese vaso. A las veinticuatro horas van a tirar el agua en una maceta o bien en una planta que esté cerca de su casa. Van a recuperar su piedra y con su intento van a poner su piedra en su altar o en un cajón donde tengan sus cosas privadas, que sea un cajón donde sólo ustedes meten mano, entonces, ahí van a dejar su piedra. Así que en este momento es una piedra no solamente de protección, va a protegerlos a ustedes, va a proteger su casa, sino también es una piedra que les ayudará a equilibrar sus energías, por los cambios que van a estar viniendo. Así que ya está subiendo el maestro Sananda Jesús y los demás seres que los acompañan, y yo a cada uno y a cada una le voy a entregar su piedra, y entonces pueden ya retirarse. Agradezco su presencia esta tarde y pueden ir subiendo conforme vayan recibiendo su piedra. Muchas gracias y benditos sean. Y los espero, a aquellos que quieran venir a trabajar durante el sueño en este bendito lugar.

 Juliano: “Soy Juliano nuevamente, y estoy esperando que todos regresen para poder salir de la caverna. Empezamos ya a caminar hacia la salida, y también al frente va el maestro Sananda Jesús, sigue habiendo mucho sol, prácticamente no hay nubes. Estamos ya saliendo de la caverna y vamos ya bajando a donde está la nave para subir a ella. Yo me voy a quedar hasta el final porque yo voy a mover la roca para proteger la entrada a la caverna. Estamos ya por subir a la nave, en Monte Shasta se queda el maestro Sananda Jesús y todos los demás maestros ascendidos, junto con María Magdalena y la Madre María, regresamos a la nave solamente los Arturianos, sus guías, sus maestros personales y sus energías. Ellos se quedan pues tienen que seguir trabajando aquí. Así que estamos ya por regresar, y quiero decirles que el trabajo de esta tarde ha sido, como se podrán dar cuenta, particularmente importante. Seguiremos trabajando y seguiremos llevándolos a que nos acompañen en este trabajo cuando ustedes lo deseen, pues es su libre albedrío el que siempre respetamos, recuerden que los acompañamos siempre, y que para nosotros cada uno y cada una de ustedes es un ser extraordinariamente valioso, y que lo que necesiten a través de nuestra energía, podremos apoyarlos en su crecimiento espiritual y energético. Recuerden que estamos para servirles. La conexión con el Iztlacíhuatl es muy importante como ustedes saben, hay una gran energía que conecta directamente con el centro de la madre Gaia, por eso es una de las montañas sagradas de su país; así que cada vez que volteen a verla, salúdenla con respeto, es una montaña extraordinaria, y el guardián Popocatépetl está cerca de ella cuidándola.

Antes de bajar les vamos a quitar sus guantes, su gorrito, su vestimenta en forma cónica y sus zapatos con su gel, no los necesitan más. Pueden comenzar a bajar, recuerden esperar unos minutos para que se asiente su energía antes de levantarse y de abrir sus ojos. Benditos sean, agradezco la oportunidad que nos dieron de acompañarnos en este trabajo, ustedes han sido muy importantes, y siempre lo son, recuérdenlo. Son semillas estelares, son trabajadores de la luz y nosotros estamos aquí para trabajar precisamente con sus energías y ayudar a esta querida madre Gaia a su paso hacia la dimensión del amor. Benditos sean. Juliano ha estado esta tarde con ustedes.”

Menú de cierre

Send this to a friend