Saltar al contenido

Arcángel Uriel: “Sean amables los unos con los otros”



Sean amables los unos con los otros, practiquen la compasión con todos, vivan aceptándose sí mismos y a los demás. Vivan la plenitud de su poder y de su perfección a cada momento. Cuando se relacionan desde la amabilidad regalan a los demás el don de la aceptación, del amor y la compasión.

La amabilidad es algo más que ser agradable con otros. Se trata de un estado de consciencia espiritual desde el cual nuestra naturaleza espiritual está al mando y, a través de ella, hablamos directamente desde nuestra divinidad a la divinidad de los demás. De esta manera, nos convertimos en una luz brillante que ellos pueden ver. Cuando somos amables nuestra luz brilla con más fuerza que cualquier oscuridad que pueda haber cerca de nosotros.

El hecho de ser amables con otros (al margen de lo que hagan o de lo que nos hayan hecho) nos permite permanecer en nuestro poder, mantener nuestros límites energéticos y elegir cómo interactuar con cada persona de nuestro entorno.

La amabilidad les conducirá a una colaboración entre lo humano y lo divino, que es la máxima expresión de su luz. A través de ella expresarán su maestría y podrán ver las posibilidades ilimitadas que toda situación encierra.

Al optar por la amabilidad ya no podrán sentir enfado, como tampoco llegarán a sentirse resentidos, heridos ni decepcionados. La amabilidad no consiste en tener que hacer cosas ni en permitir que otros se aprovechen de ustedes. Consiste en una apertura que invita a los demás a experimentar su luz por el hecho de elegir expresarla. Al elegir ser amables dejan de lado la necesidad de juzgar y, en su lugar, ejercen el desapego y el perdón.

Comiencen cada conversación con la energía del perdón (que es la intención de permanecer en su propio espacio energético). Así, cualquier negatividad proveniente de otra persona que puedan experimentar no podrá conectar con una herida del pasado en su interior. Ser amables no significa tener que hacer cosas por los demás, sino ser conscientes del nivel de conciencia y de crecimiento espiritual en que se encuentran y respetar ambos, comprendiendo que son la causa de por qué se relacionan con ustedes como lo hacen.

Si se acercan a todo el mundo con amabilidad estarán fijando la vibración energética de cada interacción que establezcan, convirtiéndose en líderes, no en sujetos pasivos. Su amabilidad no necesita de la aceptación de los demás (y en ocasiones no la obtendrá) pero, gracias a ella, no se juzgarán a sí mismos por la falta de reconocimiento de otros.

arcangel uriel

La amabilidad permite que la alegría, el amor, la compasión y la paz predominen en toda relación. Consideren su amabilidad como un regalo que le ofrecen a alguien y, a continuación, permitan que cada persona responda como sea capaz de hacerlo.

Permitan que la amabilidad sea su verdad, porque así no se distraerán con las heridas, los temas pendientes o los problemas de los demás. La amabilidad les ayudará a desconectarse con compasión cuando sea necesario y facilitará la liberación total de cualquier energía kármica que esté dificultando el cierre de un proceso de sanación.

Su regalo de amabilidad abrirá la puerta a nuevas formas de interactuar libres de la energía de conflicto y de miedo.

Cuando eligen la amabilidad como la vibración energética que compartirán con los demás no sólo les estarán ofreciendo sanación, sino que se la estarán ofreciendo también a sí mismos. También estarán creando esta vibración en su entorno y para todo el planeta, ya que su disposición a la amabilidad se verá magnificada y puesta de manifiesto en el mundo.

Imaginen como sería la Tierra si todos fueran amables unos con otros. Es algo que pueden llegar a crear para sí mismos y para el mundo cada vez que son amables entre sí.

Sostengan el espacio energético de la amabilidad y sepan que cada acto de amabilidad es importante para el proceso de cambio -desde la sanación a la totalidad- que la Tierra y la humanidad están experimentando actualmente en su viaje de Ascensión. Aprender a ser amables entre ustedes es una parte importante de ese proceso, y también el regalo que pueden darse cada día a sí mismos y a los demás.

por Jennifer Hoffmann
enlighteninglife.com
Traducción: Rosa García
trabajadoresdelaluz.com.ar

@solitalo

via Compartiendo Luz con Sol