ÁNGELES DEL AMOR

La oposición de un ángel de la oscuridad

 

Recuerdo que una vez presencié la protección por un ángel divino y la oposición de un ángel muy oscuro. Siendo estudiante universitaria en Boston, realicé un viaje a Cape Codo Me encontré en una situación en la que sentí la protección del ángel del SEÑOR. A la vez, sentí la fuerza de un ángel caído intentando alejarme de mi lealtad al ángel bueno. Quedé extasiada al ver la presencia del poder de este buen ángel; pero también observé con cuánta determinación el ángel oscuro trataba de alejarme del sendero correcto y verdadero.

 

Cuando sientas el poder y la presencia de un ángel defendiéndote y el empuje del adversario tentándote para que te alejes del ángel bueno, entonces comprenderás que la razón por la que nos metemos en problemas es que seguimos al ángel malo, al ángel rebelde: tomamos la decisión consciente de rechazar la protección del ángel de Luz. Por lo tanto, éste se retira y nos deja que hagamos el karma que deseemos hacer.

 

Es por esto por lo que no todos escapamos de las calamidades de la vida y a veces tomamos la ruta equivocada; porque, en última instancia, los ángeles respetan nuestro libre albedrío. Antes de tomar la decisión de ir a la derecha o a la izquierda, o de tornar decisiones de grandes consecuencias en tu vida, es muy importante entrar en comunión con Dios, escuchar la voz interior y tener una presencia íntima en el altar de Dios para que puedas obtener el don del discernimiento de espíritus dado por el Espíritu Santo, y con ese discernimiento saber distinguir el bien del mal.

 

 

Preparándonos para nuestras pruebas

 

En cierta ocasión estaba hablando con alguien con quien no había hablado desde la escuela secundaria. Me dijo: «A todos nos ponen a prueba, ¿verdad?» y yo le contesté: «Por supuesto que sí». Cuando se presentan las pruebas en esta escuela de la vida, algunas veces pensamos que es imposible distinguir lo malo de lo bueno. En ese momento donde lo único que tenemos es nuestra visión relativa, lo malo parece bueno y lo bueno parece malo.

Pero podemos preparamos para esas pruebas y esas iniciaciones –que son siempre las pruebas del Amor Divino- por medio de la oración diaria, habituándonos a acudir al corazón de Dios y a comunicamos con Él. Deberías mantenerte en contacto con tu ángel de la guarda y hablar libremente con los arcángeles porque te puedes haber desviado del mejor camino y de la conducta adecuada.

 

Si te has desviado, deberían confesárselo a Dios en tu corazón. Después puedes recitar oraciones, asignarte una penitencia y decirle a Dios y a tu ángel de la guarda: «Verdaderamente quiero corregir esto. Permitidme realizar algún servicio o recitar oraciones especiales o ayudar a la gente de mi comunidad porque no quiero que esto sea un borrón en mi hoja de servicios». Si te esfuerzas por hacer las cosas lo mejor que sepas, cometerás algunos errores, pero aprenderás de ellos. Y si verdaderamente estás decidido a llegar adonde te diriges, no los repetirás. Puedes decir: «De acuerdo, me caí en el barro, pero no vaya volver a hacerlo. Veo esa trampa y no voy a volver a caer en ella».

 

Así que la vida es una escuela. Dios cuenta con vas a cometer errores, pero confía en que no los vas a cometer muchas veces, en que vas a dejar de ser esclavo de esa rutina y vas a poner a trabajar tu fuerza de voluntad. Y más que eso, Dios espera que le reces para que Él te fortalezca en el momento en que estés a punto de volver a caer en ese bache.

De modo sé consciente de tus palabras y acciones e incluso de lo que sientes por el prójimo. Cuando los ángeles vean que te corriges y que te esfuerzas al máximo, ellos te apoyarán y te prestarán una gran ayuda. Y el dolor y la aflicción se pueden en un cotidiano y alegre desafió de todo lo que te asalte tu sendero.

 

Tomado del Libro: Ángeles Del Amor, El Arcángel Chamuel

Autor: Elizabeth Clare Prophet

 

Menú de cierre

Send this to a friend