Los Ángeles de la Guía: Arcángel Gabriel

Gabriel02

Ángeles de la Guía.

El Arcángel Gabriel

Nos reunimos para aprender a entrar en contacto con los ángeles -los siete arcángeles, las legiones de ángeles, el ángel custodio de cada uno, los ángeles que trabajan con los espíritus de la natura1eza y para aprender cómo estos ángeles nos ayudan a recobrar el espíritu de la alegría.

Cuando uno se familiariza con los ángeles y con sus diversos cargos, y deposita su confianza en ellos considerando los protectores y guías; de modo que uno se sienta ¿así a gusto hablando con ellos, en cualquier momento y en cualquier lugar. Puedes aprender a sentirte cómodo caminando con los ángeles, invocándo10s, asignándoles tareas o pidiendo su ayuda en dificiles asuntos personales o de ámbito global. Podemos pedirles a los ángeles, por ejemplo, que tomen el mando de problemas en el medio ambiente y de toda clase de situaciones deplorables o desgarradoras que, un día tras otro, vemos en el mundo que nos rodea.

¿Cuántos de nosotros nos sentimos impotentes ante esos sucesos, como si nada pudiéramos hacer al respecto? Creo que esa sensación de impotencia afecta a todas las personas del planeta y al mismo tiempo pienso que es muy frustrante. No podemos controlar las calamidades que suceden en la Tierra ni las que Ocurren en nuestro patio, a veces ni siquiera las que suceden en nuestra propia cocina. Por eso necesitamos a los ángeles. Por eso Dios creó a los ángeles.

Invoca la asistencia de los ángeles

A lo largo de la historia y en épocas de las que no conservamos ningún documento escrito -las antiguas Atlántida y Lemuria, eras doradas del pasado que no son más que un borroso recuerdo en el inconsciente-, los métodos tradicionales usados para entrar en contacto con Dios y con sus emisarios, por ejemplo, con los siete arcángeles, han sido las canciones, los cantos, las oraciones, los mantras o la entonación de la Palabra de Dios.

Me gustaría ofrecer una invocación, una oración, a los siete arcángeles tal como se me ha enseñado a hacer. A medida que recite mi invocación, presta atención no sólo a las palabras sino también a la forma que uso, ya que ésta es la manera correcta de dirigirse a un gran ser celestial como un arcángel. Inmediatamente después de la invocación, te invitaré a que recites tus oraciones, expresadas a tu manera, dirigidas a los arcángeles, hasta que sientas haber entrado en contacto con ellos:

Invocación:

Señor Dios Todopoderoso, aquí estamos en la Tierra. Invocamos tu presencia con nosotros. Oh, Señor Dios, que tu manto descienda sobre nosotros ahora. Restaura en nosotros el voto interior que te hicimos a Ti, a nuestra llama gemela, a nuestro Yo Superior. Llévanos a unimos contigo por medio de las huestes angélicas a quienes desde el principio ordenaste como nuestros cuidadores en el viaje por este lejano planeta llamado Tierra.

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo y de la Madre Divina, llamo ahora al Arcángel Miguel, al Arcángel Jofiel, al Arcángel Chamuel, al Arcángel Gabriel, al arcángel Rafael, al arcángel Uriel, al arcángel Zadkiel, a todas las arcangelinas y a todos los serafines y querubines de Dios.

Recorred ahora esta ciudad. Recorred todas las ciudades de la Tierra. Que vuestra luz -la luz de Dios que en vosotros está- sea llevada ahora a todos aquéllos que desean corregir las cosas. Ayuda a todos los que desean acercarse a ti, oh Dios, para poder razonar juntos, para que juntos podamos ser parte de la resolución de los problemas del planeta.

Oh, Dios, envía tus legiones para la conversión de nuestro corazón al Amor Divino, a la Luz interior, al Atmán que mora en nuestro pecho. Oh, Dios, pedimos el cese de la guerra. Pedimos el cese del hambre en todas partes. Que no haya un solo niño con hambre en la Tierra, un niño abandonado. Oh, santos ángeles de Dios, os pedimos que cuidéis de ellos.

Por lo tanto, en este momento en que nuestro corazón está en contacto contigo con el más puro Amor Divino, te pedimos que recibas nuestras oraciones muy personales, que ahora ofrecemos [por favor, ofrece tus oraciones personales en este momento].

Conocer al Arcángel Gabriel

Los ángeles son presencias muy reales y personales que están entre nosotros. Me gustaría contarte una de mis historias sobre ángeles. Aparte de haber sido salvada de muchas experiencias y accidentes casi fatales durante mi infancia, la historia que quiero relatar me sucedió a los dieciocho años. Esa edad fue un momento decisivo de cambio en mi vida. A esa edad me marché de casa para estudiar en la universidad; estaba, a la vez, buscando mi sendero.

Desde pequeña había estudiado metafísica. Había buscado a Dios con toda seriedad, y cada momento libre lo pasaba en mi habitación con la Biblia, reflexionando sobre las palabras de Jesús. Al leer losas palabras y comulgar con mi Señor, él decía en mi corazón: «No todo lo que he enseñado está ahí». Cuando escuchaba los sermones dominicales de los sacerdotes, Jesús decía de nuevo en mi corazón: «N o todo lo que he enseñado está ahí».

Con el paso del tiempo, y a medida que crecía, llegué a comprender que Jesús me estaba impulsando paulatinamente a escribir sobre sus enseñanzas perdidas y sus años perdidos. Yeso es lo que he hecho l. Hasta el descubrimiento de los textos de Nag Hammadi en 1945 no tuve la revelación completa de las enseñanzas perdidas que Jesús le había dado a las primitivas sectas cristianas conocidas como gnósticos.

Lo que voy a relatar fue un momento crucial en mi vida. Había encontrado la Iglesia de la Ciencia Cristiana durante mi infancia y en ella había aprendido más acerca de Dios, de mí misma y de Jesús, de lo que hubiera aprendido en cualquier otro lugar. Cuando asistía a los servicios religiosos siempre salía sintiéndome llena de la luz de Dios; era siempre un momento glorioso.

Así que en una soleada mañana de domingo, justo después de terminar el servicio religioso, cuando me encontraba en la escalera delantera, volví la mirada hacia la columna de mi derecha. Volví a hacer10 y esta vez no pude negado: el Arcángel Gabrie1 estaba delante de la columna. Estaba vestido con las blancas vestiduras con las que normalmente se le representa. Me quedé estupefacta porque no esperaba ver a un ángel, mucho menos un arcángel, delante de mí. Supe que era el Arcángel Gabriel. Lo supe con la certeza con que conocía a mi propia alma. A través de la aceleración de mi visión interior, él permitió que yo le viera.

Sentí su poderosa Presencia y sentí cómo mi mente se comunicaba con la mente de Dios por medio de la intercesión de Gabriel. Él hizo que yo sintiera que era perfectamente natural conversar con él. Fue como si «esféricamente» me transmitiera un mensaje de Dios. Sólo así puedo describirlo, era una esfera de omnisciencia que se fusionó con mi autoconciencia en Dios.

Al examinado retrospectivamente, me doy cuenta de que ello fue posible gracias a los anillos del aura del Arcángel Gabriel. Parecían servir como antena, haciendo inteligible la comunicación desde un nivel muy superior al mío. En la milésima de segundo que tardé en recibir ese conocimiento superior que Gabriel me transmitió, me escuché decir en voz alta: «! Vaya, tengo que ascender en esta vida!»

EL puso ese conocimiento y esa comprensión dentro de mí: ésta era la vida en que debía esforzarme por reunirme con Dios, ése era el momento que Dios había fijado para mí.

Nunca me habían enseñado que nadie, aparte de Jesús, tuviera que hacer su ascensión. Me quedé pasmada ante las palabras que salieron de mi boca. En ese instante supe que había experimentado la omnisciente mente divina de la que hablaban mis profesores de escuela dominical.

Ese encuentro no duró más de un minuto. Pero me quedé suspendida en otra dimensión. Había vislumbrado el cielo. Esa vislumbre sería suficiente para sostenerme durante toda una vida hasta que mi cáliz estuviera lleno y mi misión estuviera terminada.

La ascensión

Ninguno de mis profesores de la escuela dominical me había explicado que el relato bíblico de la ascensión Que Jesucristo es el ejemplo de una iniciación por la que deben pasar todos los hijos e hijas de Dios. Sin embargo, lo supe en ese momento con el Arcángel Gabriel. Lo supe porque el aura del Arcángel Gabriel me había rodeado y su conciencia Divina me había transmitido la realidad de la unión del alma con Dios por medio de la ascensión, y nadie podía arrebatarme ese conocimiento interior.

Al recordar ese momento, me quedo asombrada de haber podido ser receptiva a una transferencia mental desde la mente de un arcángel que me indicaba con precisión por qué estaba aquí y lo que tenía que lograr. Todos los que estaban a mi alrededor, todos sin excepción, habrían rechazado la noción que yo acababa de percibir.

Lo supe entonces y lo sé ahora: la ascensión es la meta de tu vida. Cuando comprendí que ése era el mensaje que Gabriel me había enviado, y que procedía de Dios, me dije: «Cuando averigüé cómo lograr la ascensión, voy a impartir ese gran misterio a todos los que están dispuestos a escuchado y a hacer algo al respecto».

Supe que era un mensaje que tenía que contarle al mundo entero porque percibí que había gente en todo el mundo que estaba preparada para esa aceleración. Eran personas que podían graduarse de la escuela de la Tierra en esta vida, pero que necesitaban el resto de las enseñanzas de Jesús que habían sido pérdidas o excluidas deliberadamente o que, como consecuencia de la persecución de los gnósticos, se nos habían negado.

Sabía que Jesús había enseñado que podíamos llegar a Dios por medio de su corazón. No obstante, la Iglesia enseñaba que teníamos que pasar por un sacerdote o por ésta o aquella persona para poder llegar a Dios. Comprendí entonces que no sólo los arcángeles nos enseñan cuál es la manera de alcanzar la meta de la ascensión, sino que también lo hacen los maestros ascendidos.

Lady Nada

Maestros ascendidos

¿Qué es un maestro ascendido? Un maestro ascendido es alguien como tú o como yo, pero que ha logrado dos cosas que nosotros todavía no hemos logrado. Se ha convertido en maestro de sí mismo de su mente, de sus emociones, de su vida– Y ha saldado al menos el cincuenta Y uno por ciento de su karma. Como resultado de ello, ha sido acelerado hasta llegar a dimensiones superiores de luz. Además, ha pasado también por el ritual de la ascensión. Se le llama, por lo tanto, maestro «ascendido».

La Tierra es una escuela y deberíamos ir avanzando en los cursos, graduándonos. Otra escuela nos espera. ¿Cómo llegar a ella? La ascensión es el proceso Y la ascensión misma consta de ciertos pasos que debemos dar.

El maestro ascendido Serapis Bey, que está a cargo de educamos en el sendero de la ascensión, dictó un importante manual sobre ella. Se titula Actas sobre la ascensión. Si el proceso de la ascensión y la graduación en la escuela terrenal te suena como algo cierto, quizá quieras leer este libro.

Muchos años después de mi experiencia con el Arcángel Gabriel, ya en Bastan, aproveché la oportunidad de preguntarle a mi instructor de Ciencia Cristiana acerca de la ascensión. Quería saber cuál era la doctrina definitiva que esa iglesia enseña sobre el tema. Para mi gran asombro, 10 descartó como algo que sucede automáticamente al final de una vida vivida en Dios. Pero yo sabía que no era así.

La ascensión no es algo que sucede así, sin más. Tenemos que hacer de ella un objetivo y entender cómo alcanzarlo. No ascendemos «sólo por ser una buena persona», como me aseguró mi instructor. Hay requisitos e iniciaciones; y, por supuesto, también tenemos el reto continuo de enfrentamos con nuestro karma.

GabrielAnunciacion

El Ángel de la Anunciación

Al nivel del alma, Gabriel les dice a los futuros padres cuándo es el momento de concebir hijos. También le enseña a nuestra alma a caminar por el sendero de la ascensión. Por todos estos avisos que nos da, ha sido llamado el Ángel de la Anunciación. Nos dice que todos los hijos de Dios están destina­dos a regresar a Su corazón por medio del ritual de la ascensión.

Gabriel se comunicará contigo a través de tu mente o tu corazón, con cierto impulso interior que te indicará que ésa es la meta de tu vida. Él nos enseña a seguir los pasos de Jesucristo, a saldar nuestro karma ya servir para liberar a todos los seres vivos. Enseña que si seguimos un sendero espiri­tual e invocamos la llama violeta (de la cual vaya hablar en un momento), podemos ascender al final de esta vida a menos que un grave karma nos fuerce a volver a encamar para saldar el resto del karma.

El sendero

Las enseñanzas sobre la ascensión indican que podemos dirigimos hacia esa meta al finalizar esta vida. ¿Qué tenemos que hacer para poner nuestros pies en ese sendero? Tenemos que usar la llama violeta y aplicada. Tenemos que dar un giro de ciento ochenta grados y caminar hacia el Sol de la Presencia viva de Dios. Hemos de estar dispuestos a deshacer los daños que hayamos infligido, a invocar la ley del perdón por aquéllos que hayamos lastimado o a enviarles un regalo de fuego desde nuestro corazón para que puedan experimentar curación. También hemos de pedir perdón para todos los que nos hayan lastimado a nosotros. Si podemos hacer estas cosas, hacer las paces con todos los seres vivos, sembrar buenas obras y deshacer el daño que hayamos hecho, entonces nos estaremos dirigiendo hacia esa meta.

La Luz interior: tu verdadera identidad

Mi encuentro con el Arcángel Gabriel me embarcó en una trayectoria de incesante búsqueda de Dios para llegar a conocerle cara a cara. Yo había estado muy cerca de Gabriel. Moisés, en otro tiempo, había comulgado con Dios en el monte. También lo habían hecho Jesucristo, Zoroastro, Krisna, el Buda Gau­tama, Confucio y muchos de sus discípulos. Sabía que todos tenemos el derecho de hablar con nuestro Dios a solas, cara a cara; y en mi corazón había un ardiente deseo de contarle a todo el mundo esa historia.

No importa lo que hayas hecho, lo que hayas sido. No importa los pecados que hayas cometido. Dios tomará todas esas cargas y hará que la llama del Espíritu Santo pase a través de ello. Tú eres, hoy mismo, el amado o la amada de Dios. No aceptes la condenación del mundo ni de la Muerte y el Infierno.

No aceptes que te clasifiquen como un misera­ble pecador que nunca va a poder superar su estado de pecado. Puede que hayas pecado, pero no eres un pecador. Eres un hijo, una hija de Dios. Y en ti habita el Atmán viviente, el Yo Superior. Puedes llamado el Cristo Interior, el Buda Interior. Es la Luz interior, ésa es tu verdadera identidad.

Tú no estás hecho de todos los errores que has cometido ni de todos los aciertos que has realizado.

Estás hecho de divina materia prima. El espíritu del Dios vivo está contigo y dentro de ti, proyectándose por medio de tus chakras. Los ángeles están aquí para hablarte de ello, para avivarte, para acelerar la luz que ya tienes y para darte más luz.

Estás hecho de divina materia prima. El espíritu del Dios vivo está contigo y dentro de ti, proyectándo­se por medio de tus chakras. Los ángeles están aquí para hablarte de ello, para avivarte, para acelerar la luz que ya tienes y para darte más luz.

Dictados de los arcángeles

En el año 1961, Dios me llamó para que fuera mensajera de los arcángeles y de los maestros ascendidos. El Maestro Morya fue quien me formó para poder llevar a cabo tal cometido. Más tarde, el Maestro Saint Germaint me ungió con el propósito de que entregara la Palabra de Dios en la tradición de los profetas hebreos.

Pero mi tutor «de carne y hueso» fue Mark Prophet, mi finado esposo, quien a su vez había recibido la formación’ corno mensajero diez años antes. Él me educó, día tras día durante tres años, en los rigores de la disciplina de El Morya y de Saint Germaint. Considero que esta instrucción personal bajo la tutela de los maestros y de Mark es la bendición más grande que he recibido. Sin ella, no hubiera estado preparada para enfrentarme con los retos que se han presentado durante mi misión.

Mark y yo hemos recibido cientos de dictados, es decir, mensajes, de los arcángeles. En este libro voy a citar algunos de esos mensajes. Mucha gente me pregunta: «¿Qué tipo de formación recibiste?» y siempre creen que fui preparada para recibir dic­tados. Pero eso es lo último acerca de lo cual uno recibe formación, porque en realidad no existe nin­gún tipo de preparación para recibir los dictados de Dios por medio del Espíritu Santo.

¿Cuál fue, entonces, mi preparación? Me educaron con el libro de Tomás Kempis, La imitación de Cristo. Me enseñaron a dominar el orgullo y los otros vicios a los que somos propensos. Me enseña­ron a saber ofrecer una palabra de consuelo, a no hu­millar a los demás ni hacer que se sintieran infe­riores, a no decir nada que pudiera privar a un alma viviente de la presencia de Dios. Se me enseñó a controlar las emociones y la mente. El Morya es una especie de maestro zen que enseña con acertijos y con una gran intensidad de fuego.

Leí ciertos libros. Pero finalmente comprendí en mi corazón que el aspecto decisivo que permitiría que se me confiara el manto de mensajera era poder componer un sendero, un sendero espiritual de amor y disciplina. Es un sendero que consiste en compren­der la diferencia entre el orgullo y la humildad, entre ser osado en el Señor y comportarse con absoluta ternura hacia todos los seres vivos. En este sendero, la educación es algo que continúa a lo largo de toda la vida.

Contacto con los ángeles

Hablemos ahora de cómo puedes fomentar el con­tacto con los ángeles. Cuando comulgamos con los ángeles, ellos pueden llevarnos a un plano de con­ciencia superior. Son, en verdad, nuestros guías, guardianes y amigos que nos van a ayudar en todo lo que hagamos en la vida, sea lo que sea.

Creo que a veces los ángeles entran en nuestro hogar y ni siquiera nos damos cuenta de que están presentes. Así que, ¿cómo podemos sintonizamos con ellos y con su presencia a nuestro lado?

El paso más importante es el siguiente: desarrollar un oído atento. Apaga el televisor. Elimina todos los ruidos. No satures tu mente con las noticias que leas o con la información externa que constantemente recibas.

Dedica cierta hora del día en la que tu hogar está en silencio -aunque sea justo antes de acostarte ­para sentir que entras en el oído interior y escuchas a Dios. Como preparación para escucharle, recita las oraciones que te llenen, quizá las oraciones que te en­señó tu madre o tu padre. Ora a Dios y a los ángeles.

El término ángel significa «mensajero». Dios en­vía a sus mensajeros para que nos sirvan. Presta atención con el oído atento y comenzarás a escu­char qué dirección te dicen esos mensajeros que debe tomar tu vida. Y escucha siempre con un co­razón receptivo.

El rayo blanco

Cada uno de los arcángeles sirve en un rayo, es decir, en un aspecto de la conciencia divina. Estos rayos representan diferentes senderos de crecimiento espiritual, diferentes senderos por los que alcanzar la automaestría. Cada rayo tiene una frecuencia de color y una cualidad que asociamos específicamen­te con ese rayo.

El Arcángel Gabriel sirve en el Cuarto Rayo, el rayo blanco de la pureza, la disciplina y la alegría. Los arquitectos y las personas de profesiones que requieren de exactitud están bajo la tutela de este rayo. El rayo blanco, o frecuencia blanca, es tam­bién la llama de la ascensión, de la que ya hemos hablado.

El complemento divino de Gabriel, la Arcangélina Esperanza, sirve con él otorgándonos esperanza y eliminando la desesperanza. El viernes es el día de la semana en el cual podemos recibir una mayor emisión de luz, energía y conciencia del cuerpo causal de estos arcángeles.

El chakra que se corresponde con el rayo blanco es el chakra de la base de la columna. Encerrada dentro de este chakra se encuentra la fuerza vital, llamada la Kundalini. Es la llama de la Madre Divina, la energía sagrada que sube desde la base de la columna y nutre cada chakra a medida que asciende por la columna vertebral.

GabrielyEsperanzaLuz

El retiro de Gabriel y Esperanza

Al igual que los Elohim y otros seres de luz, los ángeles tienen retiros en la Tierra. El retiro de Ga­briel y Esperanza, su hogar espiritual, está situado entre la ciudad de Sacramento y el monte Shasta, en California. Aunque está en el mundo celestial, pue­des visitado mientras duermes. Tu alma puede vi­sitar en el mundo celestial los templos internos de luz que están dirigidos por los ángeles.

Gabriel y Esperanza también sirven en el Templo de la Resurrección sobre Tierra Santa y en el Tem­plo de la Ascensión en Luxor (Egipto). También éstos son templos espirituales situados en los pla­nos internos.

Si deseas visitar los retiros de los arcángeles en el mundo celestial, justo antes de acostarte por la noche, pídele al Arcángel Miguel y a sus legiones de ángeles que te escolten hasta esos retiros. Allí pue­des asistir a clase en las universidades del Espíritu. Aunque puede que no recuerdes lo que has estudiado, tu alma sí lo hace. A diario nuestra alma aprende lecciones y nuestra mente ni se da cuenta de ello. Nuestra alma tiene un gran conocimiento interior.

Así que, poco a poco -cuando te asegures de to­das las noches pedirle al Arcángel Miguel que te lleve a estudiar a estos retiros-, esa información se irá filtrando hasta llegar a tu conciencia externa.

Algunas veces dices: «Se me ha ocurrido una idea»; pero en realidad es el recuerdo de conocimiento que has adquirido en esas escuelas internas de aprendizaje.

Llama violeta

Me gustaría ahora invitarte a que invoques la llama violeta. ¿Qué es la llama violeta? Es una energía espiritual de alta frecuencia que funciona a niveles energéticos. Elimina la negatividad transmutándola, convirtiéndola en algo superior. Además, la llama violeta aumenta el equilibrio de nuestro ser y la circulación de la energía en nuestro mundo. Cuando la invocamos, ella estimula la misericordia, el perdón y la transmutación. Puedes ver, entonces, que recitar mantras y decretos de llama violeta es un elemento muy importante en el sendero de la ascensión.

Vamos a recitar los «Decretos de Corazón, Cabeza y Mano».

A la vez que pronuncias estos mantras, visual iza a tu alrededor llamas de color violeta.

Invocación:

En el nombre del Dios Todopoderoso y los Ángeles vivos del fuego sagrado, siete poderosos arcángeles enviadnos ahora la acción de la llama violeta. La invocamos y aceptamos su manifestación de acuerdo con el Espíritu Santo. Que sea una bendición para la gente en todas partes. Amén. Fuego Violeta (Chakra del corazón)

CORAZÓN

¡Fuego Violeta, divino Amor,

Llamea en este mi corazón!

Misericordia verdadera Tú eres siempre,

Mantenme en armonía contigo eternamente!

CABEZA

YO SOY Luz, tú, Cristo en mí,

Libera mi mente ahora y por siempre;

Fuego Violeta brilla aquí

Entra en lo profundo de ésta mi mente.

Dios que me das el pan de cada día,

Con fuego violeta mi cabeza llena

Que tu bello resplandor celestial

haga de mi mente una mente de Luz.

MANO

YO SOY la mano de Dios en acción,

Logrando la Victoria todos los días;

Para mi alma pura es una gran satisfacción

Seguir el sendero de la Vía Media.

Ahora vamos a visualizar el tubo de luz, un potente haz de luz blanca que desciende y te rodea. Es como si estuvieras dentro-o de una gigantesca botella de leche. La luz blanca te sella con la protección de tu Presencia YO Soy. Háblale directamente a tu Presencia YO SOY, la Presencia Divina que está sobre ti, mientras recitas:

Tubo de Luz

(Cámara secreta del corazón)

Amada y radiante Presencia YO SOY,

Séllame ahora en tu Tubo de Luz

De llama brillante Maestra Ascendida

Ahora invocada en el nombre de Dios.

Que mantenga libre mi templo aquí

De toda discordia enviada a mí.

YO SOY quien invoca el Fuego Violeta,

Para que arda y transmute todo deseo,

Persistiendo en nombre de la libertad,

Hasta que yo me una a la Llama Violeta.

Cuando invoques la ley del perdón, visualiza que la llama violeta -dentro del tubo de luz- gira formando remolinos y pasa a través de ti, curándote, limpiando tus chakras, limpiando todos los órganos de tu ser. Dondequiera que tengas un problema en tu cuerpo físico, en tu mente, en tus emociones, deja que la llama violeta pase a través de él, te consuele y transmute el problema.

Perdón

(Chakra de la sede del alma)

YO SOY el perdón aquí actuando, Arrojando las dudas y los temores,

La Victoria Cósmica despliega sus alas Liberando por siempre a todos los hombres.

YO SOY quien invoca con pleno poder En todo momento la ley del perdón;

A toda vida y en todo lugar

Inundo con la Gracia del perdón.

Observa qué chakra se corresponde con cada uno de estos mantras y, si lo deseas, puedes recitar el mantra para ese chakra. El siguiente mantra se corresponde con el tercer ojo. Contiene una visualización para la provisión. No puedes atraer provisión o dinero a menos que estés libre de miedo y duda. Tener miedo o duda a niveles conscientes, subconscientes o inconscientes repele la vida abundante de Dios que es tu derecho de nacimiento. Después de este mantra, recitaremos el titulado «Perfección», una petición de dirección divina.

Provisión

(Chakra del tercer ojo)

Libre YO SOY de duda y temor,

Desechando la miseria y toda la pobreza,

Sabiendo ahora que la buena Provisión

Proviene de los reinos celestiales del Señor.

YO SOY la mano de la Fortuna de Dios

Derramando sobre el mundo los tesoros de la luz,

Recibiendo ahora la Abundancia plena

Las necesidades de mi vida quedan satisfechas.

Perfección

(Chakra de la garganta)

Vida de Dirección Divina YO SOY

Enciende en mí tu luz de la Verdad.

Concentra aquí la Perfección de Dios

Libérame de toda la discordia ya.

Guárdame siempre muy bien anclado

En toda la Justicia de tu plan sagrado,

¡YO SOY la Presencia de la Perfección

Viviendo en el hombre la Vida de Dios!

Los siguientes tres son los mantras con los que trabaja el Arcángel Gabriel: la «Transfiguración», la «Resurrección» Y la «Ascensión». En tu sendero hacia la Vida eterna, un día darás estos tres pasos.

Transfiguración

(Chakra de la coronilla)

YO SOY quien transforma todas mis prendas,

Cambiando las viejas por el nuevo día;

Con el sol radiante del entendimiento

Por todo el camino YO SOY el que brilla.

YO SOY Luz por dentro, por fuera;

YO SOY Luz por todas partes.

¡Lléname, sana, glorifícame!

¡Séllame, libera, purifícame!

Hasta que así transfigurado todos me describan:

¡YO SOY quien brilla como el Hijo,

YO soy quien brilla como el Sol!

Resurrección

(Chakra del plexo solar)

YO SOY la llama de la Resurrección

Destellando la pura Luz de Dios.

YO SOY quien eleva cada átomo ahora,

YO SOY liberado de todas las sombras.

YO SOY la Luz de la Presencia Divina,

YO SOY por siempre libre en mi vida.

La preciosa llama de la vida eterna

Se eleva ahora hacia la Victoria.

Ascensión

(Chakra de la base de la columna)

YO SOY la Luz de la Ascensión

Fluye libre la victoria aquí,

Todo lo Bueno ganado al fin

Por toda la eternidad.

YO SOY Luz, desvanecido todo peso

En el aire ahora me elevo;

Con el pleno poder de Dios en el cielo

Mi canto de alabanza a todos expreso.

¡Salve! YO SOY el Cristo Viviente,

Un ser de amor por siempre.

¡Ascendido ahora con el Poder de Dios

YO SOY un sol resplandeciente!

El espíritu de la alegría

Este libro sobre Gabriel trata de cómo recobrar el espíritu de la alegría y de cómo los ángeles nos ayudan a hacerlo. Algo que deberíamos saber sobre la alegría es que hay que bombear; tenemos que accionar la bomba del pozo hasta que finalmente saquemos el agua de la alegría. Tenemos que situarnos dentro de la alegría si queremos recibir y conservar la alegría de los ángeles.

ArcGabrielModerno

Gabriel dice que si quieres mantener el espíritu de la alegría, lo que tienes que hacer es aprender a conservar la luz; porque tu luz es tu alegría y tu alegría es tu luz. Él dice: «La necesidad actual es tomar la decisión de conservar la luz, tener la luz, ser la luz, conocer la luz y ser un siervo de la luz, a la vez que te conviertes en maestro de esa luz».

Jesús les dijo a sus discípulos: «Para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado». Jesús estaba preparándose para la crucifixión y, a pesan de ello, habla del gozo que hay en su corazón, en su Sagrado Corazón, el corazón de fuego que Dios nos ha dado a todos.

Necesitamos aumentar los fuegos del corazón con alegría. Hemos de libramos de la dureza de corazón, la crítica, la condenación, el juicio, los chismes. Hemos de mantener nuestros pensamientos puros; y cuando alguien se nos acerque, en lugar de diseccionarle, hemos de ver en esa persona su verdadero

Yo interior. Podemos visualizar a su alrededor la luz, la Presencia Crística, sus ángeles, reforzar esa visión y saludar a la persona con la misma alegría que tuvo Jesús.

Hace falta que te esfuerces. No puedes simplemente .ponerte una máscara. No puedes usar esta fórmula o la de más allá, ni éste o aquel curso para triunfar. A los ojos de Dios no eres un robot; eres un ser consciente, dotado de libre albedrío. Tienes el potencial de manifestar a Dios, y tienes el libre albedrío de no hacerlo.

Puedes tener la cara larga y nadie puede hacer nada para remediado, ni siquiera un ángel que se pase el día entero bailando y haciendo volteretas delante de ti. Si te haces a la idea de que vas a ser gruñón, ése es tu libre albedrío y los ángeles no van a interferir.

Protege la luz

Así que tienes que proteger la luz del chakra de la base de la columna y de todos tus chakras. Ésa es la advertencia del Arcángel Gabriel. Él dice que la fuerza vital del chakra de la base está destinada a ser elevada a la coronilla y al tercer ojo por medio de la meditación sobre la Presencia YO SOY. Cuando expresas tu devoción a la Presencia YO SOY, magnetizas esa energía, que asciende desde el chakra de la base hasta el de la coronilla.

En Oriente, esta luz o fuerza vital, como hemos dicho, se llama Kundalini. Es la luz de la Madre. Al pasar por el canal que conecta tus chakras, nutre a cada chakra con la pureza de la luz de la Madre. Esta fuerza vital es el poder de la procreación así como el de la creatividad.

Cuando elevas esta luz pura del chakra de la base hasta la coronilla y mantienes esa luz en tus chakras, puedes ser muy creativo en todo lo que emprendas. Quienes conservan la luz de la Madre son los individuos más creativos en todas las áreas; también son los más alegres. La alegría del corazón es el fuego de la creatividad. Por supuesto, cuando malgastamos esa energía, no nos queda nada que elevar y, por lo tanto, cuando no conservamos esa fuerza vital, no tenemos tanta creatividad.

Cuando recitas mantras o cualquier otra oración que sea de tu agrado, o cuando haces yoga y ejercicio físico, los ángeles pueden nutrir tus chakras, pueden volver a aprovisionados y aumentar la luz de tu templo. La luz que llevas dentro de ti es lo que le da energía a tu cuerpo y te permite, de esa manera, resistir enfermedades y trastornos. La luz que llevas te da la energía que necesitas para realizar tu misión y cumplir con tu plan divino.

Hay muchas formas de malgastar nuestra luz. Una de las maneras en las que la luz sale de nosotros es sencillamente fijando nuestra atención en tantísimas cosas del mundo y olvidándonos de centrarla en Dios, aunque sea unos cuantos momentos, aunque sea quince minutos al día.

Cuando sostienes tu atención en Dios, abres una vía por medio del tercer ojo, por medio del corazón, la devoción y la visión interna. En realidad, abres una senda que lleva al Gran Sol Central. Por esa vía envías tu devoción y Dios la recibe, la multiplica y la envía de regreso en forma de nutrición espiritual para tu cuerpo.

Gabriel y sus ángeles te ayudan a recobrar el espíritu de la alegría, a la vez que te ayudan a recobrar y conservar la luz. Gabriel afirma que el espíritu de la alegría llega hasta ti cuando la luz fluye por tus chakras. Cuando proteges esa luz y no permites que sea profanada, tienes en tu ser la energía, la fortaleza, el chi, la clave del gozo.

Un mantra para la protección

Me gustaría que recitáramos un mantra de protección porque la ley establece que los ángeles no nos van a dar más luz que la que seamos capaces de proteger. Si permitimos que la luz se desperdicie en alguna discusión, discordia o problema por el que estemos pasando, Dios no va a verter su luz de continuo en un cáliz resquebrajado.

Así que llamamos al Arcángel Miguel. Este mantra se llama «Protección de viaje», pero puedes recitarlo en cualquier lugar. Puedes recitarlo para la protección de tus seres queridos, de todas las personas del mundo. Un sencillo llamado al Arcángel Miguel hará que este decreto sea eficaz para los cinco mil millones y medio de habitantes del planeta. Ése es el poder de la Palabra hablada y el poder de tu Presencia YO SOY; no limites a Dios. ¿Para qué hacer esta petición sólo para mí cuando puedo hacerla en beneficio de todos los habitantes de la Tierra? Podrías decir algo parecido a esto:

Amada Poderosa Presencia YO SOY Y Santo Yo erístico, amado Arcángel Miguel y huestes del Señor, invoco vuestra protección hoy. Proteged a todas las personas de la Tierra, todos sus hogares, a todos los niños en todas partes, a todos los que estén viajando en cualquier tipo de transporte.

Con eso basta. Le acabas de dar una orden a los ángeles. Como estás unido a tu Santo Yo Crístico, tu Yo Superior, los ángeles respetarán tu orden. Los ángeles están para servir al Hijo de Dios, y el Hijo de Dios es tu verdadera identidad. Ésa es la razón por la que tienes la autoridad de darles órdenes a los ángeles.

De modo que vamos a darles indicaciones a los ángeles y al Arcángel Miguel.

Cuando recitamos este mantra, «Protección de viaje», le estamos dando al Arcángel Miguel el poder y la autoridad de usar nuestra energía para que haga lo que le pedimos que haga.

En el cielo se economiza la energía. Si queremos que se hagan las cosas en la Tierra, necesitamos entregar nuestra energía en forma de devoción, el Llamado, en forma de instrucciones para las huestes celestiales. Ellas toman esa energía, la multiplican infinitamente con sus grandes seres de luz y salen a hacer el trabajo. Por eso son importantes las oraciones y decretos; le estamos dando nuestra energía a Dios para que sus huestes realicen un servicio en nuestro nombre.

Protección de viaje

¡San Miguel delante, San Miguel detrás,

San Miguel a la derecha, San Miguel a la izquierda,

San Miguel arriba, San Miguel abajo,

San Miguel, San Miguel, dondequiera que voy!

¡YO SOY su Amor protegiendo aquí!

¡YO SOY su Amor protegiendo aquí!

¡YO SOY su Amor protegiendo aquí!

Puedes recitar este mantra tantas ve quieras. Puedes recitado mientras conduces, mientras caminas hacia alguna parte o mientras haces tareas de la casa. Cuando tengas suficiente para la acción de protección, lo sentirás.

Cuando eres fuerte, gracias a que la luz de Dios está en ti, puedes realizar las obras de Dios. Gabriel dice que el flujo de la luz en tus chakras desde la base hasta la coronilla, fue diseñado por mantenerte en un estado de puro éxtasis, de alegría y de salud perfecta. Eso sucede gracias a que la luz nutritiva está en todos los órganos de tu cuerpo .Sin esa luz fluyendo, nos asegura Gabriel, llegaran la degeneración, el deterioro, la enfermedad y la muerte.

«¡Oh, poderosa Luz!»

Voy a darte ahora uno de los llamados mas fantásticos que conozco para invocar luz. Es «¡Oh poderosa Luz!», de un ser femenino de Luz que tiene su alrededor tanta luz que lleva el título de Diosa de la Luz. Con esto no quiero decir que creamos en muchos dioses y diosas. Su título quiere decir que lleva en su aura la luz del aspecto femenino de Dios.

Te invito a que cierres los ojos y formules una oración concisa que indique adónde quieres dirigir la luz que ahora vas a invocar. Todo aquello que expreses con palabras, visualízalo con la mente. Utiliza sólo la atención necesaria para recitar las palabras de la afirmación, y mantén ante ti una visualización que contenga aquello a lo que estás dirigiendo la luz.

¡Oh, Poderosa Luz! por la Diosa de la Luz

¡YO SOY Luz por dentro, por fuera,

Expándete, expándete, expándete por siempre!

¡Campo de conciencia interno y externo

Absorbe la Luz de Dios y luego ordena

Que esa Luz se expanda eternamente!

Llena el mundo, la tierra, el aire,

El mar y el firmamento

Con la conciencia del YO SOY allí,

Compartiendo Dios y la alegre oración;

Más allá de la Tierra en el espacio exterior

Expande el poder de la gracia cósmica.

Oh, Dios, estás allí y en todas partes

Y donde YO SOY, también Tú estás

Para aumentar mi percepción de tu Verdad

Y mostrarme en mi ojo YO SOY

La belleza sagrada del cielo.

Veo tu Luz de matiz diamantino

Que centellea y brilla intensamente

Por los poros del ser en toda su extensión,

El universo macrocósmico.

YO SOY quien esta contigo, oh, Dios, y veo

Que hacia Ti la Luz se expande como un sendero.

El poder fluye, mi ser resplandece,

Y Cristo me muestra, fuera y dentro,

Que YO SOY el camino hacia la paz y el poder;

Su Espíritu me unifica en este momento.

Exige y ordena ahora, oh, Dios,

Tu Presencia en nuestra santa congregación

De devotos de la gracia celestial,

¡Muéstrame, ordéname que ocupe mi lugar!

En la avanzada de la Libertad siempre estaré,

Por el poder de la Victoria me despierto ahora

Para sentir, para sentir ese flujo de poder.

¡Destella en mí, Luz de Dios,

Nebulosa en espiral, soles de Luz!

¡Destella en mí, Verdad de Dios,

Llena mi mente con gran deleite!

YO SOY tu Gracia, manifiesta aquí,

Tu Amor perfecto claro resplandece.

¡Ordena que tu Individualidad sea mía,

Expándete, expándete en el nombre del cielo!

¡Ordena que mi alma sea tu llama,

Expándete, expándete, oh, Amor Divino!

Gabriel en las grandes religiones

La palabra Gabriel significa «Dios es mi fortaleza», «hombre de Dios» o «héroe de Dios». El símbolo de Gabriel es la azucena, y en el arte cristiano suele aparecer con azucenas.

El Arcángel Gabriel se destaca en tres de las grandes religiones: el judaísmo, el islam y el cristianismo. En el Antiguo Testamento, él es el mensajero que Dios envía para interpretar las visiones de Daniel, así como para otorgarle entendimiento y sabiduría. La tradición judía dice que Gabriel instruyó tanto a José, hijo de Jacob, como a Moisés, para preparados como líderes. En los escritos rabínicos, Gabriel es el príncipe de la justicia. Orígenes de Alejandría, un erudito cristiano del siglo III, dijo que Gabriel era el ángel de la guerra.

En una de las escuelas de la cábala (que es el sistema de misticismo judío), Gabriel encarna a Yesod, el quinto sefirot del Árbol de la Vida. Hay diez sefirot en el Árbol de la Vida, representando cada uno un aspecto del ser de Dios, un grado de manifestación divina. Yesod es la fundación y representa la fuerza vital procreadora del universo.

En la falsa jerarquía, el impostor de Gabriel es Gamaliel, que significa «el Obsceno». El principal demonio que se le opone es Lilith.

En la tradición islámica, Gabriel es descrito como el Ángel de la Revelación que en repetidas ocasiones instruyó a los profetas. Los musulmanes creen que Gabriel fue el ángel que le dictó el Corán a Mahoma. Hablan de él como Gabriel, el Espíritu de la Verdad.

En la tradición cristiana, Gabriel es el ángel de la Anunciación y de la Encarnación. Él patrocina la encarnación del Cristo y del Buda dentro de todos nosotros. Él le anunció a Zacarías que Juan el Bautista nacería de su esposa, Isabel, y le anunció a María que daría a luz al Niño Cristo, Jesús. También le dijo a José que María esperaba un niño.

Meditación de los chakras del Arcángel Gabriel

El Arcángel Gabriel nos enseña un ejercicio que sirve para conservar en los chakras la luz de la alegría. Con este ejercicio también se sellan y protegen los chakras.

Este ejercicio, llamado «meditación de los chakras del Arcángel Gabriel», lo puedes hacer al despertarte por la mañana, incluso antes de levantarte. Puedes repetido durante todo el día cuando quieras energizar y sellar tus chakras.

Aunque los chakras están situados a lo largo de la columna vertebral, para este ejercicio vas a mover la mano derecha hasta la coronilla y luego por delante del cuerpo hasta cada chakra.

1. Chakra del corazón y chakra de la cámara secreta del corazón

Pon la mano izquierda sobre el chakra del corazón, en el centro del pecho. Durante toda la meditación, la mano izquierda permanecerá ahí. Ahora pon la derecha encima de la izquierda.

Visualiza en el centro de la cavidad pectoral un disco de fuego blanco del tamaño de un plato. Gabriel dice que este disco blanco es un «electrodo de energía». Visualiza cómo extraes el disco blanco de la cámara secreta del corazón con la mano derecha. Siente cómo la palma extrae esta luz blanca, que vas a usar para nutrir los chakras.

Todavía con ambas manos sobre el chakra del corazón, centra tu amor en el corazón. Siente la intensificación del fuego divino en tu corazón. Visualízalo como un fuego blanco que se colorea de rosa, el color del amor, el color del chakra del corazón.

2. Chakra de la coronilla

Ahora, dejando la mano izquierda sobre el chakra del corazón, pon la derecha a unos dos o cuatro centímetros sobre el chakra de la coronilla. Con la mano izquierda estás sacando la energía del corazón y con la derecha estás poniendo esa energía en el chakra de la coronilla.

La energía que alimenta tu corazón llega hasta aquél por el cordón cristalino, un limpio canal de luz que desciende desde el corazón de tu Presencia YO SOY. La energía entra por el chakra de la coronilla, llega al corazón y de ahí la recoges. No muevas la mano izquierda; siente cómo con la palma extraes la energía del corazón. La derecha está sobre el chakra de la coronilla.

Ahora cierra los ojos y visualiza el disco blanco sobre la coronilla. Es un disco de luz que carga el chakra de la coronilla. Puedes mover la mano sobre la coronilla con un leve movimiento de rotación en el sentido de las manecillas del reloj.

Visualiza el disco blanco con un intenso fuego blanco tan brillante como el brillo del sol sobre la nieve recién caída. Es una luz blanca cegadora de tremenda energía. Está cargando el chakra de la coronilla. Cuando yo hago esto, siento en el chakra de la coronilla que la luz me produce un cosquilleo.

Le estás transmitiendo el fuego blanco al chakra de la coronilla. Estás usando los chakras de las palmas de las manos, que denominamos chakras secundarios, para transferir el fuego de Dios.

Para activar el flujo de la luz, sigue moviendo la mano con un movimiento de rotación en el sentido de las manecillas.

3. Chakra del tercer ojo

Cuando sientas que has hecho ese contacto y que es suficientemente intenso, traslada la mano derecha -sin mover la izquierda- a unos dos centímetros encima del tercer ojo, que está situado en el centro de la frente. Visualiza sobre el tercer ojo el disco de fuego blanco, que está girando. Rota tu mano en el sentido de las manecillas del reloj y siente cómo la energía activa tu tercer ojo.

Algunas personas sienten un cosquilleo en el tercer ojo y por toda la cabeza. Tu actitud ante esta luz ha de ser receptiva. Recibe la luz. Ábrele tu corazón a la luz, abre tu coronilla, tu tercer ojo.

4. Chakra de la garganta

Cuando sientas que has energizado el tercer ojo al máximo, estás listo para poner la mano derecha sobre el chakra de la garganta y repetir el mismo proceso.

Visualiza el disco de luz, luz blanca y resplandeciente, en la base del cuello, activando la tiroides, el timo. Ve cómo gira el disco. Siente cómo el fuego activa este centro del poder. Si sentiste el cosquilleo al bajar de la coronilla al tercer ojo, pasando por el oído interno y por el cuello, ahora lo sentirás en la parte baja del cuello.

5. Chakra del corazón

Cuando hayas energizado el chakra de la garganta, sitúa la mano derecha a unos dos centímetros sobre el chakra del corazón, sin mover la izquierda de su lugar. La izquierda está extrayendo la energía y distribuyéndosela a la derecha. Haz rotar la mano sobre el chakra del corazón. Puedes respirar profundamente. Siente que estás cargando el corazón, el corazón físico, los doce pétalos del chakra del corazón. Con esto logras una acción estimulante y de protección.

6. Chakra del plexo solar

Cuando hayas terminado con el chakra del corazón, ve al ombligo. Siente la entrada de la luz y c6mo al entrar establece una paz total mientras mueves la mano derecha sobre el área del ombligo con movimiento rotatorio. Deshazte de todo lo que no esté en paz en tu ser, en tu vida, de todo desacuerdo, de toda fricción, de todo problema sin resolver. Permite que el fuego los consuma y acepta el regalo de la paz del Cristo Cósmico en el plexo solar.

El mantra de Jesús para el plexo solar es «Paz, aquiétate y sabe que YO SOY Dios». Vamos a recitarlo tres veces:

Paz, aquiétate y sabe que YO SOY Dios.

Paz, aquiétate y sabe que YO SOY Dios.

Paz, aquiétate y sabe que YO SOY Dios.

7. Chakra de la sede del alma

Ahora vamos al chakra de la sede del alma, situado a mitad de camino entre el ombligo y la base de la columna. El alma es muy tierna, muy frágil. El alma es el niño interno; él tiene gran sabiduría y es omnisciente. Sella ahora tu alma en el fuego del Cristo. Visualiza el resplandeciente disco blanco sobre el chakra del plexo solar. Tranquiliza a tu alma con las palabras: «Oh, alma mía, queda en paz».

8. Chakra de la base de la columna

Ahora ve al chakra de la base de la columna. Una vez más, mueve la mano y sella el chakra de la base, sus cuatro pétalos, el fuego blanco, la luz de la Madre.

9. Desde la base a la coronilla

A continuación lleva la mano lentamente recorriendo la línea de los chakras tal como se ve en la gráfica; dejando la izquierda sobre el corazón. En ese movimiento de regreso a la coronilla, puedes detener la mano en cada uno de los chakras. Puedes hacerlo lentamente y repetir varias veces el movimiento completo desde la base. Sella y eleva la luz. Desea conscientemente que se eleve.

10. De regreso al corazón

Sitúa la mano derecha de regreso sobre el corazón para terminar este ritual. Si así lo deseas, puedes entonar el Om.

Gabriel dice que el flujo perpetuo de la energía que se mueve como río de luz por tus chakras te mantendrá sano y alegre. Pero si no tienes luz fluyendo a través de tus chakras y tus cuatro cuerpos inferiores, entonces llegarán la degeneración, el deterioro, la depresión y la enfermedad.

Todos sabemos lo que se siente cuando estamos muy alegres y llega alguien que está de mal humor o que está aterrado y no tiene nada positivo que decir. De repente, nuestra pequeña sonrisa se trunca y nos sentimos taciturnos. El Arcángel Gabriel dice que en ese momento necesitamos invocar el tubo de luz, recitar los mantras a la llama violeta y sellar los chakras con este ejercicio. Nos dice Gabriel: «Esto es algo que podéis hacer varias veces al día, especialmente cuando os sintáis agotados después de estar entre las multitudes».

Por el rescate de la gente de luz

El Arcángel Gabriel nos recuerda a menudo que Dios ha enviado a los siete arcángeles para rescatar a la gente de luz en la Tierra. Ése fue el tema de los dictados de los siete arcángeles de nuestra conferencia de año nuevo del año 1981, titulada «La convención de los arcángeles». Estos dictados están disponibles en el volumen de Perlas de Sabiduría del año 1.981. Son dictados decisivos.

Gabriel nos advirtió en su dictado que hay fuerzas a niveles no físicos que, utilizando métodos sutiles, se dirigen contra ti. Te hacen vulnerable a la adicción a substancias como la nicotina, el alcohol y las drogas. Estas substancias bloquean el flujo de la luz en los chakras y, en consecuencia, provocan falta de juicio, paranoia y otros trastornos emocionales.

Gabriel dice que estas fuerzas también pueden trabajar en contra de ti introduciéndose en tu mente y en tu corazón con lo que él llama «sugestión mental agresiva». Estas fuerzas pueden proyectar duda y miedo, y hacerte pensar que esas emociones te pertenecen, cuando no es así. Por eso tienes que saber quién eres y en qué crees, y no has de permitir que te influya una fuerza invisible.

Gabriel dice que la mejor manera de protegerte de estas fuerzas negativas es orar a diario a los arcángeles y mantener puros tus chakras y tus cuatro cuerpos inferiores. Los cuatro cuerpos inferiores se ínterpenetran. Tienes un cuerpo físico, visible para nuestra vista física. Ínter penetrándolo están el cuerpo del deseo (de las emociones), el cuerpo mental (la mente cognoscitiva) y el cuerpo de la memoria (cuerpo etérico), que contiene todos los registros de tu alma desde el momento en que surgiste de Dios hace eones.

Gabriel dice: «Aquéllos que van por la senda de la justicia, aquéllos que responden a la Presencia YO SOY, [ … ] Aquéllos que están abiertos y son de corazón puro y no son falsos, son canales limpios por los que esa luz puede fluir». Y esa luz, cual poderosa cascada, limpia a diario y purifica los cuatro cuerpos inferiores.

Nos advierte Gabriel: «No podéis sobrevivir sin las abluciones necesarias de mente, corazón y cuerpo. No podéis sobrevivir sin observar las leyes dietéticas básicas. No podéis estar alerta y experimentar la integración esférica con vuestro Yo Crístico cuando ingerís substancias, drogas o impurezas que temporalmente o por largos periodos impiden la plenitud del flujo de la luz […]. Comprended que cuando estáis fuera de alineamiento con vuestra mente Crística, hay mucho en juego».

Hay muchas cosas que pueden bloquear el flujo de la luz en los diferentes niveles del ser. En el cuerpo físico: alimentos densos, substancias químicas, aditivos, todo tipo de drogas; en el cuerpo del deseo: deseos desmesurados; en el cuerpo mental: orgullo espiritual e intelectual, desobediencia, envidia; en el cuerpo etérico o cuerpo de la memoria: los registros del pasado que han de ser consumidos con la llama violeta. Cuando la gente llega a cierta edad -sesenta, setenta, ochenta, noventa años- comienza a darle vueltas al pasado constantemente, en lugar de contemplar un futuro de luz y gloria. Esto se debe a que necesitan la llama violeta para limpiar el cuerpo de la memoria.

El Arcángel Gabriel te ayudará a purificarte en todos los niveles del ser. Puedes hacerlo utilizando decretos a la llama violeta.

Gabriel promete que si le invocas en el nombre de tu Presencia YO SOY Y tu Yo Crístico, él te dará todo el moméntum acumulado de su logro de pureza para ayudarte a purificar tus motivaciones y tus deseos.

Tú puedes ayudar a salvar la Tierra

Gabriel enseña que cuando no estás centrado en la conciencia Crística, los ángeles no pueden usarte para afianzar su luz con el fin de salvar la Tierra. Puede que te preguntes cómo puede Dios usarte a ti para salvar el planeta. Pues bien, Gabriel explica que cuando los ángeles recorren con su mirada la Tierra «intentan evitar los desastres naturales, la pérdida de vidas, las epidemias físicas, la manipulación del clima,[ … ] así como evitar que entre en las células del cuerpo la peligrosa radiación y la lluvia radiactiva». Dice: «En unos cuantos segundos hacemos una lectura completa […]. Con la computadora de la mente de Dios, buscamos y encontramos a quienes están en cierto nivel de la conciencia Crística, e instantáneamente dirigimos [a través de ellos] el flujo de la luz para evitar los cataclismos. Un rayo de Dios, como si fuera un haz explorador, es capaz de localizar con precisión quién en el planeta es capaz de recibir la luz que salvará vidas».

Cuando tienes el estado de ánimo correcto, los ángeles te llenan de luz y, de esa manera, con la luz que hay en ti, mantienes el equilibrio de tu hogar, de tu ciudad. Dice Gabriel: «Todos aquéllos que alcancen cierto grado de luz en ese momento, se convierten, pues, en instrumentos».

Cuando te tomas el día libre y no haces tus oraciones y decretos o no mantienes el estado de ánimo correcto, cuando decides irte de parranda y te tomas el día libre en lo que concierne a tus ejercicios espirituales, ése podría ser justo el día en que Dios desea usarte para llenarte con su luz y favorecer a tu prójimo.

Los ángeles harán de tu cuerpo un electrodo de luz. Cuando sientas que te llega esa luz, recita decretos y oraciones o canta canciones espirituales. Multiplica la luz y sabe que Dios no te está dando esa luz sólo para tu uso privado. Te está dando esa luz porque la gente de tu entorno la necesita, y sus chakras y sus cuerpos no son capaces de resistida.

«Cuando veas grandes cataclismos -dice Gabriel-, entiende que […] no había [suficientes] almas vibrando al nivel del Yo Crístico» para evitar el regreso del karma de la humanidad en su descenso a la Tierra.

Cuando en la televisión veas volcanes que entran en erupción y todo tipo de terribles calamidades que les acaecen a personas aterradas, que gritan y corren, ése es el momento de invocar la luz y dirigida a esas personas. Estás lejos de ellas, pero como tenemos la televisión, puedes tomar una fotografía mental exacta de la situación. Puedes dirigir toda tu luz y todas tus oraciones y enviar millones de ángeles para que ayuden a esa gente.

Con ello, la vida se convierte en algo digno de vivir. Te hace sentirte útil porque ésta es una ley que actuará a tu favor. Los ángeles están allí, Dios los ha enviado. Tú eres el amado hijo o hija de Dios y puedes hacer algo acerca de los problemas del mundo. ¿No es ése un motivo de alegría?

El arcángel alegre

El Arcángel Gabriel dice de sí mismo que es «el arcángel alegre», Nos dice de forma inequívoca que hay una guerra por la salvación de nuestras almas que tenemos que ganar, una guerra que nosotros mismos hemos de hacer. Sin embargo, nos dice que éste puede ser un sendero de alegría perpetua.

Gabriel enseña: «Es obligatorio que os arremanguéis y reconozcáis que sois responsables de cada paso errante», de pasos en falso que hayamos dado en esta vida y en todas las anteriores. Dirigiendo la llama violeta a los registros de esos pasos errantes, podemos saldar el karma.

Gabriel dice: «A menos que retoméis vuestros pasos [errantes], otro puede caer en las trampas de vuestro yo anterior y de vuestro sendero anterior. Ésta es una era en la que los verdaderos buscadores de Dios tienen que reconocer la responsabilidad cósmica de los pensamientos y sentimientos que han sembrado en los vientos».

Gabriel dice que el sendero que recorremos al cosechar nuestro karma no es un sendero de dolor. No es un sendero de trabajo arduo y pesado. Asevera que el Sendero es de «alegría perpetua», alegría porque uno mira el lado bueno de las cosas. Cada vez que encuentras un problema, una carga, una catástrofe, invocas la luz y sigues haciéndolo hasta que el problema se ha resuelto.

Visita Wadie.com

Si lo que haces es contemplar el problema, vas a tener una actitud negativa, así que examina la solución y sabrás con toda seguridad que ésta se acerca porque Dios cumple sus promesas. Dios siempre cumple sus promesas por medio de sus ángeles. Si no confías en nadie más en el universo, confía en Dios y sabe que sus juicios son justos y verdaderos, incluso aunque frenen nuestro progreso. Llegan para enseñamos y tenemos que estar dispuestos a asumir la responsabilidad de nuestros errores.

Así que el Sendero es de alegría perpetua porque «un día tras otro, por medio de la llama violeta transmutadora del Espíritu Santo, arrojáis al fuego sagrado los escombros de [vuestro karma de] los siglos».

Gabriel afirma que hay alegría en este sendero, una alegría como ninguna otra. «¡ Sentimos alegría cuando nos vencemos [a nosotros mismos]! Sentimos alegría cuando derrotamos al enemigo que acecha dentro de [nuestras] vestiduras. Y a sea el enemigo de la avaricia, [ … ] el enemigo de comer en demasía, en forma de glotonería, ya sea el enemigo del egoísmo o de la ceguera [espiritual], experimentamos alegría al vencerlo -nos dice-o Sentimos una satisfactoria alegría cuando nos convertimos en todo lo que somos.»

Amigo y consolador

Si hay una cosa que debemos recordar sobre el Arcángel Gabriel, es que es nuestro amigo. En un dictado dijo: «Soy vuestro amigo. Me conocéis bien. Y cuando me veis llegar y tenéis puesto vuestro cuerpo de luz en las vías etéricas, decís: “Salve, Gabriel, viejo amigo”. Nos saludamos como camaradas y nos abrazamos».

En otra ocasión, Gabriel prometió: « Yo soy Gabriel, Consolador de la vida. Estoy aquí y no os abandonaré, a ninguno, hasta que hayáis cumplido con vuestra razón de ser». Piensa en esta promesa que Gabriel ha hecho a todas las almas del planeta: «No os abandonaré hasta que hayáis cumplido con vuestra razón de ser». No estás solo; ése es el mensaje de Gabriel.

La intercesión de Gabriel

El Arcángel Gabriel me dictó el libro Mysteries 0f the Holy Grail (<<Misterios del Santo Grial»). En él se explican ocho misterios divinos tal como me los enseñó el Arcángel Gabriel. Algunos de los capítulos son los dedicados a los Misterios de Cristo, de la Sagrada Eucaristía, de la Encarnación, de Armagedón y de la Conciencia.

Me gustaría narrarte una historia que está en ese libro. Está relacionada con algo que le pedí al Arcángel Gabriel. Un día, recibí una llamada telefónica de una madre cuyo hijo, de unos siete u ocho años de edad, había recibido un disparo a quemarropa hecho con un rifle de calibre 30-06 por el matón del vecindario. En cuanto recibí la llamada, invoque al Arcángel Gabriel. Le invoqué con intensidad desde lo profundo de mi corazón de una forma que nunca olvidaré. Le vi descendiendo desde las alturas de la conciencia cósmica en respuesta a mi petición de intercesión y vi cómo descendía hasta situarse al lado del niño. En mi corazón, tomé la rotunda determinación de que el Arcángel Gabriel vendría y salvaría la vida de ese niño. Ni por un momento tuve la más mínima duda, porque conozco al Arcángel Gabriel y sé que cumple con sus promesas.

A lo largo de los años he establecido una relación personal e íntima con el Arcángel Gabriel tirando de su túnica constantemente. Tú puedes hacer lo mismo, yo no soy una persona especial. Lo único que tienes que hacer es accionar la bomba. Cuando lo hagas con cualquiera de los arcángeles, verás la rapidez con que ellos responden a tus peticiones. Vi entonces a Gabriel descender y situarse al lado de la cama del muchacho.

La bala había entrado por el lado derecho, atravesando el hígado y el bazo, pasando a ocho milímetros del corazón, destrozando el codo y finalmente se había alojado en la muñeca.

Mantuve la vigilia todos los días. Visualizaba al niño completamente sano, totalmente perfecto en todos los lugares por donde había pasado la bala.

Cada veinticuatro horas, dejaba lo que estuviera haciendo y me concentraba en Gabriel y en ese muchacho, y le hacía peticiones fervorosas a Dios. Lo hice porque alguien en la Tierra «hubieras podido ser tú» tiene que darle a Gabriel la autoridad de actuar y de interceder en el planeta. Ésta es la ley del libre albedrío, la ley que dicta que Dios no va a intervenir en nuestros asuntos a menos que se lo pidamos. Cuando mantengas la vigilia para alguien que tenga un grave problema de salud, debes hacer el llamado al menos una vez cada veinticuatro horas.

Todos los días durante meses visualizaba cómo el Arcángel Gabriel servía a este niño mientras él pasaba por las operaciones, la hospitalización y la convalecencia. Los médicos dijeron que la única razón por la que había sobrevivido el muchacho era su «voluntad de vivir». El muchacho llegó a ser conocido como el niño milagro del Hospital Kootenai de Idaho.

Más tarde llegó el día. Yo estaba en nuestra iglesia en California. Estaba oficiando un servicio de Pascua al amanecer. Cuando este niño se acercó con su abuela para recibir la comunión, le miré con una gran alegría en mi corazón. No pude contener las lágrimas. Lo único que pude decirle fue: « ¿Estás curado?» y él me contestó: «Sí, estoy curado». Fue el momento más emocionante de mi vida.

yangels4.jpg

La Arcangélina Esperanza

Este incidente reforzó el mensaje -sencillo pero profundo- que con frecuencia le podemos escu­char al complemento divino de Gabriel, a la Arcan­gélina Esperanza. El mensaje es: no te rindas nunca. «Entended […] por qué la llama de la esperanza es mi encargo y mi destino -nos dice ella-o Mantener viva [aunque sea] un resquicio de esperanza en los corazones de los hijos del Sol […] es preservar la apertura para la entrada del Señor Cristo o de cual­quier ángel o Ser Cósmico al mundo de esa persona.»

La Arcangélina Esperanza nos dice que ella, junto a Gabriel y sus ángeles trabajan para expandir «una pureza que es semejante al acero. ¿Podéis imagi­naros una luz comprimida con tanto ardor -nos pregunta- que es más resistente que el muro más resistente, más dura que la mayor dureza jamás co­nocida? Es la concentración de la luz lo que hace que el aura sea impermeable a la desesperanza».

¿Eres impermeable a la desesperanza? Todos deberíamos serlo. El mundo está desalentado. En todas partes la gente está descorazonada, deprimida. La depresión es una enfermedad nacional. No pue­des permitir que subrepticiamente se introduzca en tu corazón, en tu mente o en tu alma. Tienes que ponerte el tubo de luz .En el momento en el que sientas la tendencia a estar un poco negativo, un poquito deprimido, un poquito desalentado, tie­nes que luchar en contra de esa tendencia. Invoca a los ángeles pidiéndoles que aten a los demonios de la desesperanza y que no permitan que esos demo­nios entren en tu hogar o se acerquen a tus hijos. No permitas que destruyan tu matrimonio, tu familia, tu comunidad o tu vecindario.

La desesperanza puede llegar a la puerta de cualquiera. Tenemos que ser especialmente cautos porque si dejamos que nuestros hijos coman dema­siado azúcar, sólo con eso comienzan a sentirse de­primidos; y esto se mezcla con la cafeína presente en las bebidas gaseosas y con las dietas desequi­libradas que ingieren. La depresión puede deberse a causas bioquímicas o puede proceder del plano astral.

La esperanza dentro del reino de lo posible

La Arcangélina Esperanza dice que debes tener cuidado con la falsa esperanza o la esperanza pues­ta en algo que no es real, la esperanza que pones en personas que no tienen lazo alguno con Dios y que sólo produce desilusión. Confiamos en Dios, en él depositamos nuestras esperanzas Y a él encomen­damos al prójimo. Dejemos de poner nuestra con­fianza y nuestra fe en los mortales, porque eso es idolatría. Recordemos que nuestra esperanza yace en Dios, y él nunca nos va a fallar.

La Arcangélina Esperanza enseña que «es importante tener esperanza dentro del reino de lo posible. Pues si de continuo esperáis aquello que no puede ser [porque] viola la Ley [de Dios], o porque no es ni práctico ni posible […], pronto os perderéis en ensueños y fantasías donde nada suce­de. Así, armados, el secreto de esperar y de regoci­jarse en esa esperanza es esperar aquellas cosas que sabéis que, en estos momentos y para vosotros, pueden ser, deberían ser, serán y son posibles».

Te invito a que desde tu corazón les envíes tus pe­ticiones a Gabriel y a Esperanza. Familiarízate con estos grandes seres que, sin ninguna duda, son tus amigos cósmicos para siempre.

Autor: Elizabeth Clare Prophet

Tomado del Libro

Los ángeles te ayudan a crear milagros en tu vida.

Tags: , , , , , , , , ,

Te puede interesar:   Los 5 Arcángeles más poderosos con los que necesitas empezar a trabajar hoy mismo
Menú de cierre

Comparte con un amigo