image

"Cuando dais un objeto a alguien, evidentemente dejáis de
tenerlo. Cuando a cambio de un kilo de cerezas que habéis
comprado en casa del tendero, dais dinero, esto hace que tengáis
menos dinero en vuestro monedero. Pero en el plano psíquico es
diferente: todo lo que dais de bueno y de luminoso os enriquece.
Sí, y cuando experimentáis un sentimiento de reconocimiento
hacia los humanos, incluso si no os dan nada, recibís alguna
cosa. ¿Esto os sorprende? No, esto no tiene nada de extraño.

El reconocimiento es una abertura de vuestro corazón y de
vuestra alma y, abriéndoos de esta forma, recibís todo lo que
hay de bello y de bueno en la naturaleza y en la vida. Incluso si
estos regalos no os estaban particularmente destinados, sois
vosotros quienes los recibís, mientras que aquel que es ingrato,
incluso si debiera recibirlos, no recibe nada. Sed agradecidos y
tendréis la sensación de que todo el Cielo se abre para
vosotros. Varias veces al día, aunque no tengáis ningún motivo
para hacerlo, decid: «Gracias, gracias, gracias Señor…»"

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend