jesus lavando pies
“Ser humilde no significa dejarse esclavizar y pisotear, o sentirse en inferioridad con respecto a los demás. La verdadera humildad consiste en inclinarse no ante los humanos, sino ante el Señor, como hizo Jesús en el jardín de Getsemaní que, sabiendo las torturas que iba a sufrir, rezó: «Padre, si es posible, ¡que esta copa se aleje de mi! Pero, hágase tu voluntad, no la mia».

Nosotros tampoco debemos ser humildes ante los humanos, sino sólo ante el Señor poniéndonos a su servicio. Y cuando pasamos pruebas, no debemos dirigirnos a Él para pedirle cuentas, porque es en la aceptación y la humildad que nos fortalecemos. La humildad es una sabiduría que nos pone en el camino del
verdadero poder.”

Sígueme en Facebook

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   9 maneras en que tu guía espiritual te advierte del peligro
Menú de cierre

Send this to a friend