niñez

"Al final de un año escolar, la mayoría de los educadores y los
profesores se quejan de estar agotados. Ocuparse de los niños es
evidentemente cansado, pero si sólo se considera esta profesión
como medio de vida, se sienten sobre todo los inconvenientes. Los
niños son a menudo difíciles, por supuesto, pero desde el
momento que se ha escogido la carrera de educador, se está
obligado a velar atentamente sobre ellos, a amarlos, a pensar en
su porvenir. Y como los niños son sensibles a la atención que
se les dispensa, tras algún tiempo, tienen otra actitud.

Y esto no es solamente una verdad para los educadores, sino
también para los padres. Sí, que seáis educador o padre,
debéis tener una buena actitud con los niños para no sentiros
abrumados o frustrados. Si queréis, no penséis incluso en
ellos, pensad en vosotros: intentad estar más tranquilos, más
atentos, ser más pacientes, tener más amor y ahorraréis de
esta forma muchas energías."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend