“Comenzaréis en el punto en que estéis y, alegremente, iréis desarrollando los atributos que ahora poseéis,
en lugar de esperar que aparezcan ya plenamente desarrollados. Os amaréis y no tendréis dificultad en amar a
vuestro prójimo, lo cual no significa que no veáis las divergencias con respecto a vuestro concepto ideal de lo
amado. Y repito que esto no significa que debáis sonreír constantemente, sino que afirmáis vuestra validez y
gracia como criaturas.
Tan pronto como comenzáis a compararos con algún concepto idealizado de vosotros mismos,
automáticamente os sentís culpables. Si no trabajáis en vuestras creencias, esta culpa puede ser provocada
por los episodios y características más inofensivos. Es muy aconsejable hacer una lista de los actos o
incidentes concretos que os despiertan un sentimiento de culpa. A menudo veréis que se remontan a creencias
de la tierna infancia, inculcadas por padres bienintencionados para protegeros, u originadas en la ignorancia de
los adultos. Muchas de ellas se desvanecerán cuando las saquéis y las comprendáis.
Cuando afirmáis vuestra propia rectitud en el universo, vuestra propia naturaleza os lleva a cooperar
fácilmente con otros. Siendo vosotros mismos, ayudáis a otros a ser ellos mismos. No envidiáis los talentos que
no poseéis, y de ese modo podéis estimularlos sinceramente en otras personas. Como reconocéis vuestra
propia unicidad, no necesitáis dominar a los demás, ni tampoco rebajaros ante ellos.
Debéis comenzar por confiar en vosotros mismos, y os sugiero que lo hagáis ya. Si no lo hacéis, siempre
intentaréis que otros os demuestren vuestros propios méritos y nunca estaréis satisfechos. Siempre estaréis
preguntando a otros qué hacer, y al mismo tiempo os sentiréis resentidos con aquellos a los que pidáis ayuda,
pues os parecerá que su experiencia es legítima y la vuestra falsa. Exageraréis los aspectos negativos de
vuestra vida, y la cara positiva de las experiencias de otras personas.
Sois personalidades multidimensionales. Confiad en el milagro de vuestro propio ser. No hagáis divisiones
entre lo físico y lo espiritual en la vida, porque lo espiritual habla con la voz física, y el cuerpo físico es la
creación del espíritu.
No deis más importancia a las palabras de gurús, sacerdotes, científicos, psicólogos, amigos… o a mis
palabras, que a los sentimientos de vuestro propio ser. Podéis aprender mucho de los demás, pero el
conocimiento más profundo debe venir de vosotros mismos. Vuestra conciencia se ha involucrado en una
realidad que básicamente no puede ser experimentada por nadie más, pues es única e intraducible, y posee su
propio significado y su propio sendero de devenir.
Compartís una existencia con otras personas que están experimentando sus propios viajes de manera
singular, así que habéis estado viajando juntos. Sed amables con vosotros mismos y con vuestros
compañeros.
Yo también estoy viajando, e intento transmitir toda la información y conocimiento que poseo valiéndome
de Ruburt y Joseph, que son parte de mí en vuestro espacio y tiempo. Pero ellos son ellos mismos tanto como
yo soy yo.”
Sesión 677-pag. 172-“HABLA SETH 3”-español
__._,_.___
Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend