¿Qué le viene a la mente cuando piensa en un ángel? ¿Una figura alta como una torre, rubia, con alas y ropaje flotando, protegiendo a dos niños que están cruzando un frágil puente? ¿Un querubín gordito, estilo victoriano? ¿Se lo imagina a Michael Landon en “Camino al cielo”, o a Delbert en la película clásica “Es una vida maravillosa”?

 ¿Como lucen los ángeles, de acuerdo a aquellos que los han experimentado y los registros que encontramos en la Biblia?  Usualmente los ángeles no se ven. Esto no es de sorprender, porque los ángeles son seres espirituales: son mentes sin cuerpos físicos. La Biblia indica que los ángeles llevan constantemente ordenes de Dios en el cuidado de las gentes, y aun la mayoria de las personas no están conscientes de haber visto nunca un ángel.

En Números 22, Balaam encuentra a su burro salièndose del camino. Balaam está confundido hasta que al final llega a saber que las maniobras del burro eran producto de un ángel que el mismo no  veía. Hoy la mayoría de nosotros no montamos burros, pero si saca a colación el tema de los ángeles y los automóviles, muchas personas le contarán acerca de lo que pareció ser el escape milagroso de un accidente.  A menudo ningún ángel es visto, pero ellos están convencidos que no hay otra explicación para ciertos eventos, excepto que un ángel estaba presente  y trabajando.  Otros han sentido la presencia angelical sin ver la forma.  Muchas personas, mirando hacia atrás, se vuelven conscientes de que aquello que aparenteaba ser una mera coincidencia en el momento, bien pudo haber sido la obra de un ángel invisible.

angelesv2.jpg

Cuando los ángeles aparecen, en la mayoría de los casos toman forma familiaar, humana, para poder hacer el trabajo sin asustarnos. La Biblia no explica cómo los seres espirituales pueden asumir cuerpos.  Simplemente enseña que lo hacen y que no los podemos reconocer como ángeles porque ellos lucen como personas corrientes. Los ángeles que se le aparecierón a Abraham y a Lot en el libro de Gènesis parecían y estaban vestidos como personas corrientes.

¿Cuán a menudo los ángeles vienen en forma humana? Probablemente más a menudo de lo que nos damos cuenta. “No os olvidèis de la hospitalidad”, nos exhorta Hebreos 13:2, “porque por ella algunos, sin saberlo, hospedarón ángeles”. El pasaje sugiere que en cualquier momento es posible que nos podamos encontrar con ángeles sin estar consciente de su naturaleza sobrenatural.

Lea:   ¿Cómo invocar a mi ángel de la guarda?

Una razón para este fenómeno es que cuando los ángeles aparecen, la mayoría de las veces ellos lo hacen en forma humana, con característicias de aquellos que viven en el área. Los ángeles de Abraham se vistierón y lucían como personas de sus días. En las historias incluidas en Un susurro de los ángeles, un misionero a los Andes vio un ángel que lucía como una nativa del Ecuador; una familia mejicana vio dos ángeles que lucían como mejicanos. En Haití los ángeles eran muy negros; los norteamericanos blancos vieron que se parecían a sus vecinos. Las personas negras han visto ángeles negros. Esto es de esperarse. El no sobresalir es a menudo parte del ministerio de los ángeles.

En ocaciones hay excepciones. El tipo de ángel del Buen Samaritano, a veces aparece como una persona de otra raza o cultura. Dios es bueno rompiendo barreras de perjuicio.

Algunos reportan ver ángeles que lucen maravillosos. Muchas veces las huesteds de Dios han aparecido como ángeles guerreros, tremendamente altos y poderosos. Otros han visto ángeles como seres hermosos, con alas. Pueden darse ocasiones cuando la fe de una persona es aumentada si un ángel se le aparece de forma más tradicional.

Otros reportan la presencia angelical como una luz. En Exodo 3:2 el ángel del Señor se le aparece a Moisès como llamas sobre una zarza ardiente. En Salmos 104:4 los ángeles son flamas de fuego. Muchos nos han dicho que han visto aparecer a un ángel como una luz. En ocacisiones comienza como una luz tenue que aumenta hasta que la habitación está llena con su brillo. En otras ocasiones es un pensamiento de una figura que no se ve, porque está bañada en luz. Algunos pueden describir lo que el ángel estaba usando, pero no pudierón ver la froma de su cara proque estaban bañada con una luz brillante.  ¿Podría ser aquí donde se origina nuestra idea del “halo”?

Lea:   3 Seres Celestiales Que Puedes Encontrar En La Tierra

Muchos observadores nos hablan de una luz blanca, pura, más brillante que ningún blanco que hayan podido ver; otros describen diferentes colores.  Para muchos era rosada; otros la encuentran iridiscente como la madre-perla; dos la describen como un azul cobalto, mientras que otros dicen que era indescriptible, completamente diferente a cualquier cosa que ellos hayan podido ver con anterioridad.

En ocaciones es vista la silueta, pero las facciones faciales son escondidas en un aura celestial, Un número de personas describen una bola de luz que en ocasiones atraviesa la paredes de un edificio.

Muchos que han estado presentes en la muerte de un ser querido, cuentan de una luz que entra en la habitación en los momentos finales de la vida del moribundo, luego gentilmente se levanta como escoltado el espíritu invisible de la persona que acaba de morir, hasta la presencia de Dios.

Las personas visitadas por ángeles, describen los ojos de estos espíritus más que ninguna característica. Fuerón impresionados por la profundidad del amor y la compasión que apreciaban en los ojos de los ángeles, lo cual les dejarón con un profundo sentimiento de paz.

¿Como lucen los ángeles?  Ellos son espíritus invisibles. Si es conveniente mientras hacen su ministerio, pueden tomar una forma que nosotros los humanos podamos ver. Esto es sólo una comodidad temporal, no es como los ángeles realmente lucen, sino la  forma en la cual ha escogido aparecer temporalmente.

Despuès de la muerte, cuando se nos dè un cuerpo espiritual, ¿veremos a los ángeles como los espíritus que son? sin lugar a dudas. ¿Cómo lucirán? Completamente diferentes de cualquier cosa  que nuestros ojos físicos hayan visto. Las insinuaciones que  nos da la Biblia, indican que los ángeles son maravillosos, gloriosos y hermosos, más allá de descripción alguna. “Cosa que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman (1a Corintios 2:9).

 

Libro: Susurro de Angeles

Autor: Marilynn Carlson Webber y William D. Webber.

Menú de cierre

Send this to a friend