La verdadera Espiritualidad no necesita de intermediarios

La verdadera espiritualidad no pertenece a ninguna iglesia, organización, institución o grupo, órden o grupúsculo, sino que es es básicamente adogmática y propia de mentes librepensadoras. Es tanto para creyentes como para agnósticos, teístas o no teíestas, puesto que no se mueve por creencias, sino por experiencias, y no requiere que uno se encierre en un ashram o monasterio (que está muy bien si la persona siente que ese es su llamado), sino que se tiene que impregnar de esa espiritualidad la vida diaria. Es un modo de ser y de sentirse, de seguir el noble arte de vivir, de aprovechar la existencia para evolucionar conscientemente y humanizarse. Nada tiene que ver con ritos, cánticos, mantras, liturgias, creencias dogmáticas u organizaciones religiosas, a menudo (sean de uno u otro signo) saturadas de personas de mente estrecha y aferramiento a ideas y dogmas. El objetivo es crecer interormente y conseguir claridad para la mente y compasión para el corazón, sin caer en santurronerías falaces o hacer un show de la propia religiosidad. No es privilegio para unos pocos ni nadie detenta el monopolio de la verdad.

 

A menudo esa verdadera espiritualidad, que ha configurado una mística perenne y en todas las épocas y latitudes, ha sido vapuleada por las iglesias instituidas, al igual que falseada o desnaturalizada hasta lo esperpéntico por muchos seguidores de la llamada Nueva Era, que no quieren transformarse y evolucionar, sino recurrir a toda clase de placebos y que en lugar de esclarecer su visión la enturbian y prefieren la ilusoria fenomenología oculta a las verdaderas enseñanzas y métodos para el trabajo interior; toda vez que no quieren observar el inevitable trabajo interior y buscan atajos para llegar al cielo, ¡cómo si eso fuera posible! O descargan su responsabilidad en otras personas: sean videntes que nada ven, pseudoterapeutas que de nada sanan, hacedores de “portentos” que luego no saben ni resolver las pequeñas complicaciones de la vida o profetas catastrofistas que, por fortuna, nunca aciertan y que nunca son capaces de predecir los acontecimientos realmente conmovedores. Y así la persona con minoría de edad emocional, dependiente, que acarrea carencias afectivas y no es capaz de afrontar las realidades contundentes de la vida (que son las que ayudan a crecer) , se empeña en buscar intermediarios espirituales, cuando ella debe ser su propia intermediaria, y no poner la responsabilidad de su madurez y evolución en las manos a menudo poco fiables de los “salvadores de almas”, los gurus y los que, paranoidemente, se arrogan caulidades místicas o esotéricas de las que carecen.

 

Espiritual
EvaTejado / Pixabay

¿En qué creo? En ti. En tus potenciales, en tu capacidad de atodesarrollo, en tus recursos internos para evolucionar, en tu inteligencia primordial que nadie debe insultar ni minusvalidar.

Lea:   El Amor de Dios perdura para siempre

Deberá llegar un momento, si la consciencia planetaria realmente evoluciona, en que se dará el ocaso de los ídolos, los intermediarios espirituales, los líderes religiosos, los gurus y su empalagosa solemnidad y funesta influencia.  Si echamos un vistazo a lo que está pasando en el supermercado espiritual es para echarse a temblar. Espanta. Y callar es proteger a esos falsarios.  He aquí que en Bali una señora tántrica, más demiurga que hada, te cobra cerca de seis mil euros por enredar contigo a lo largo de un mes con prácticas que de verdadero tantra poco tienen, pero sí de mucho tnatra degradado y mágico.. ¿Soy descreido e inrcredulo porque no creo en esos gurus, etc.? Pues recurro a dos grandes seres que nunca estvieron en cuestion: Ramakrsiha y Vivekananda, veamos que nos dicen:

Ramakrishna:

 

“La gente con un poquito de poder oculto consigue cosas como nombre o fama. Muchos de ellos quieren la profesión de gurus, ganar el reconocimiento de gente y hacer devotos. La gente dice de un guru tal: “¡Ah, le va muy bien! ¡Cuánta gente le visita!. Tiene muchos discípulos y seguidores. Su casa luce bien amueblada y decorada. La gente le lleva regalos. Tiene un poder tal que puede dar de comer a muchas personas si lo desea”. La profesión de guru se parece a la de una prostituta. Es la venta de uno mismo por bagatelas tales como dinero, honor y comodidades materiales”.

Vivekananda:

“En cuanto al guru, al que transmite, hay peligros más grandes todavía. Hay muchos que aun estando sumergidos en la ignorancia, tienen tal orgullo en su corazón que imaginan saber todo, y no se detienen ahí, pues se ofrecen para llevar a los otros sobre sus hombros.  Así, el ciego guía al ciego y ambos caen al foso. El mundo está lleno de ellos. ¡Cada uno quiere ser guru; cada mendigo quiere donar un millón de dólares! Así como de ridículos estos mendigos, lo son también tales gurus”.

 

¡El intermediario! O sea que uno necesita de una persona, tan falible como nosotros, para comunicarse con el regente divino o con lo Inefable.. La figura del intermediario ha venido de maravilla a las iglesias instituidas y sobre todo a la larga tradición de supersticiones sobre el guru.  “Sin mí, no puedes hacer nada”. “Yo soy tu pértiga, tu punto de apoyo”. Incluso el maestro llega a decir “la liberación del discipulo es la jaqueca del gru”. ¡Nó, no, por favor!. La jaqueca del discipulo es la jaqueca del discipulo y él tiene que poner los medios para quitarse la migraña y madurar espiritualmente. Que nadie te engañe diciéndote que te llevará sobre tus hombros. Usa tus piernas, que para eso las tienes.

Lea:   ¿Necesitas un Milagro Hoy?

 

Intermediarios para vender coches, fincas, electrodomésticos,  pero no para conectar con lo Inefable. Lo que sirven son las enseñanzas y los métodos. Segun Buda aseveró al morir, esos son los verdaderos maestros.  Pero las iglesias instituidas y los gurus se han sacado de la manga la figura del “intermediario” para obtener muchas plebendas, realzar su imagen mayestaticamente y devaluar la de los demás.

Muchos gurus han equivocado la carrera. Deberían haberse hecho políticos. ¡ Cuidado con los gurus, cuidado con los politicos!. Con razón Kirishamurti decía que no unos ni otros erean de fiar.

¿En que creo? En ti. En que tu eres tu propio refugio, tu maestro, tu terapeuta, tu mejor amigo si aprne der a serlo y la antorcha fiable para recorrer la senda sinuosa de la autorrealiación. Algunos se enfadan porque creo en ellos, es curioso. Porue solo quieren creer que otros haarán el trabajo por ello, les conducirán, tomarán su equipaje karmico, pero nadie puede tomar la absolución por otro.  Creo en tu capacidad de buscador honesto, en tu afán  por hallar la mente iluminada que mora en ti..

 

Tu me inspiras la misma confianza que desconfianza los gurus e intermediarios y salvadores de almas y politicos. A ti te doy la bienvenida, desde el corazón,pero con ellos simplemente prefiero poner distancia terapeutica siempre que pueda y evitar que me contaminen.

Visita Wadie.com

Permiteme terminar con un cuento de intermediarios. Se reunen tres gurus de distintas religiones. Conversan a propósito de cómo distribuyen las donaciones recibidas entre ellos y Dios. Uno explica:

– Yo hago un circulo en el suelo. Echo las monedas de la recaudación al aire. Las que entran dentro del círculo se las doy a Dios y las que caen fuera me las quedo yo.

Otro dice:

– Yo también trazo un círculo en el suelo. Lanzo las monedas al aire y las que caen fuera del círculo se las doy a Dios y las que caen dentro, me las quedo yo.

– Trazo un círculo en el suelo. Lanzo las monedas al aire. Las que caen me las quedo yo, y las que no caen es que se las ha quedado Dios.

Escrito por Ramiro Calle 

https://www.facebook.com/Ramiro-ACalle-118531418198874/

Menú de cierre

Comparte con un amigo