Es inútil volver al pasado y detenerse en él, basta con extraer lecciones del mismo, hay que pensar en el futuro. Aquél que se aferra al pasado no avanza, se anquilosa. Son los ancianos los que vuelven siempre al pasado, no logran ver cómo podrían proyectarse al futuro. Sin embargo, también existe un futuro para ellos, pero no piensan en él y siempre cuentan las mismas historias de su juventud. Es algo normal, claro, pero deberían escuchar mejor a los niños que sólo hablan de lo que van a hacer más tarde. ¿Por qué no imitarles? Ser niño quiere decir acabar con el pasado, porque siempre es el futuro lo que cuenta. Todos nosotros debemos hacer como los niños.

pasado

Es cierto que cuando se dice de ciertas personas mayores que «han vuelto a la infancia», no es generalmente algo muy bueno que digamos. Pero he ahí lo que les sucede a todos aquellos que han rechazado volver a ser como niños porque siempre hay algo nuevo por descubrir y maravillarse. Aquél que no trata de ser un niño conscientemente, se arriesga a serlo un día por la fuerza de las cosas, y entonces será la senilidad.

Sígueme en Facebook

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   No estás emocionalmente indisponible, solo estás protegiendo su corazón
Menú de cierre

Send this to a friend