Los que no se ponían de acuerdo para amarse

Al principio todo era color de rosa. Tú me amabas y yo también, no había duda alguna. Y más que sentirlo, hablemos del amor que se demuestra… de ese que no se queda atrapado en la cabeza y sí reluce en acciones, en acciones de lucha por permanecer juntos los dos.

Enfoquémonos en ese amor, el amor que no es sólo una idea reprimida en el pecho, hablemos del amor que se forja como una batalla en donde quienes lo sienten, no temen a dar todo de sí mismos y es evidente que quieren permanecer juntos.

Ya enfocados en el amor del que hablo ¡qué dolor que ese haya sido el que se ha acabado!

No sé quién de los dos falló primero, no sé quien dejó de poner ese tipo de amor como prioridad, no sé a quién se le agotó la paciencia desde hace tiempo o quién fue el que dejó de luchar. Sólo sé quién haya sido o si fuimos ambos… pero a partir de ahí, nos costó mucho trabajo ponernos de acuerdo para amarnos a un mismo tiempo.

Todo se desequilibró, perdió ese delicado balance que con tanto cariño habíamos logrado en un principio. Se transformó no en una lucha por nuestro amor, sino en una por ver quien tenía más culpa, a quién le dolía más, a quién le importaba menos.

amantes

Y desde aquel momento en que todo se desbalanceó, cada uno hacía un esfuerzo por arreglarlo, pero sólo uno en una batalla de dos, uno mientras al otro no le interesaba. Y cuando el que trataba de ordenar todo se cansaba de luchar solo, se sentaba a ver cómo todo se iba a la ruina… entonces era el otro el que ya quería solucionar las cosas.

Te puede interesar:   Estas ilustraciones te muestran cómo es vivir con depresión

Y así, como si de un juego se tratara, ‘ahora te toca luchar solo a ti’, luego ‘me toca a mí’, hasta que las ganas y las fuerzas se perdieron. Y era agotador el solo pensar en estar juntos, pero seguíamos necesitándonos. Seguíamos deseando solucionarlo a veces sí y a veces no… pero cada uno a tiempos diferentes.

¿Cuándo amarnos se convirtió en algo desastroso, algo que mataba poco a poco? ¿Cuándo nos cansamos de luchar por nuestro amor? ¿Cuándo dejamos de mirarnos con un ‘te amo’ atrapado en las pupilas de ambos? ¿Cuándo?…

No quiero ver como todo esto se destruye más, no quiero seguir creyendo que a veces eres un desconocido. Por favor, hay que sentarnos a charlar. No quiero que nos perdamos nuevamente y para siempre. Quiero que luchemos ambos, al mismo tiempo… o hacer las paces y aceptar el final, para que cada quien siga su rumbo.

Visita Wadie.com

Escrito por: Mayeli Tellez

Menú de cierre

Comparte con un amigo