Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La verdad de la sonrisa

No hay duda de lo importante que es, que tengamos siempre una sonrisa en nuestro rostro.

Una sonrisa en nuestra boca, pero también que se refleje en nuestros ojos.

Una expresión que refleje placer o entretenimiento, que no sea por ansiedad o producto de ira, sarcasmo o burla.

La sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente de cuál sea la cultura.

Tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella: los niños que nacen ciegos sonríen desde un principio.

La sonrisa genuina se refleja en la boca y en los ojos.

La sonrisa por cordialidad solo se ve en la boca.

sonriendo

La sonrisa, es la luz de nuestro rostro, la que nos abre muchas puertas, la que genera aptitudes positivas y la que nos alisa el camino para llegar a los demás.

La sonrisa tiene un efecto multiplicador en cualquier tipo de actividad que desarrollemos.

Pedir algo por favor, y acompañarlo de una sonrisa, produce un efecto muy positivo en la otra persona.

Siempre, nuestra sonrisa, debe ser natural, y nada fingida; esta actitud positiva nos beneficia en nuestras relaciones con los demás.

Una sonrisa enriquece a quien la recibe sin empobrecer a quien la ofrece.

A pesar que dura un segundo su recuerdo no se borra.

¿Quién se olvida de quién siempre tiene una sonrisa al vernos?

Sonriamos aunque sea una sonrisa triste, porque esa puede atraer a sonrisas verdaderas, que la transformen.

No existe maquillaje que embellece más que una sonrisa sincera.

La sonrisa no se compra no necesitas ser rico para tenerla, ni por ser tan rico no la necesitas.

También en soyespiritual.com:   Cuando te das cuenta de que, desafortunadamente, es hora de dejar a tu familia atrás

Hasta el más pobre la pueda dar.

No depende de lo que tienes exteriormente.

Una sonrisa es una muestra de cordialidad, un gesto que indica a la otra persona las ganas de agradar y de ser amable.

Hay que acompañar nuestros gestos y acciones con una sonrisa. Es la luz que ilumina nuestras vidas, tanto en el ámbito social, como en el familiar o el laboral.

El mundo es como un espejo: si le muestras mala cara, te pondrá mala cara; sonríe, y te sonreirá.

Una sonrisa es una luz en la ventana del alma que indica que el corazón está en casa.

La sonrisa es el alumbrado de la cara y la calefacción del corazón.

Si no empleas tu sonrisa, eres como un hombre con un millón de dólares en el banco y sin chequera.

Cuando sonreímos a alguien, nueve de cada diez veces nos devuelven la sonrisa.

En definitiva son dos las personas a las que comunicamos alegría y cuya existencia mejoramos.

Hay cientos de idiomas en el mundo, pero la sonrisa la hablan todos.

La sonrisa es el lenguaje del amor.

Una sonrisa vale mil palabras.

Sonreír nos ayuda a crecer en amor por los demás.

Una grata sonrisa, contiene bondad y cortesía mezcladas con amor humano.

Vale más que un millón de dólares, y no cuesta ni un centavo.

¿Y tú que haces y piensas?

Desconozco su autor.

Tomado de sincrodestino2012.ning.com

Cerrar menú

Comparte con un amigo