La peligrosa necesidad de ser guiados

Hay una creencia que circula por el mundo desde hace milenios que ha anulado a mucha gente y ha convertido a muchos seres humanos en inválidos: “QUE PARA ACCEDER A LA ESPIRITUALIDAD O LA SANACIÓN HAY QUE SER GUIADOS” “QUE ES NECESARIO UN MAESTRO O CHAMAN PARA ATRAVESAR UNA SITUACION DIFICIL” “QUE ES OTRO EL QUE TE VA A SALVAR”

Como si nuestra alma no supiera por donde ir, o como si no tuviéramos sabiduría propia para encontrar la salida. ¿no lo sientes absurdo?

Dado que es una creencia, hay que desmenuzarla para ver que parte es auténtica y cual no.

No es necesario negar la importancia de un chaman o un maestro en un momento de la vida. “Sólo un momento” para poder continuar el camino desde el propio poder de decidir.

Necesitar de un chaman para hacer un viaje interior con ayahuasca, es lo mismo que necesitar un maestro para consultar una decisión, o necesitar del terapeuta para salir adelante de algún problema. ES NECESITAR DEL OTRO. y eso puede crear dependencia y gran inseguridad en uno mismo.

Pero hay que reconocer que en el camino de evolución de cada cual, hay momentos en que puede ser necesario para algunos que aparezca un guía o maestro; pero si estos aparecen para quedarse para siempre como referentes elevados, ellos serán quienes bloqueen tu evolución interior ya que estarán cumpliendo la misma misión de los padres: PROTEGER, PREVENIR, GUIAR… es decir más de lo mismo de siempre, que nos ha hecho quedarnos en un infantilismo emocional. (con la correspondiente sensación de impotencia y debilidad)

Cuando se trabaja con el empoderamiento de la gente, hay que acompañar, no guiar; hay que apoyar, no ayudar; hay que estar en presencia amorosa y comprensiva, no solucionar.

Lea:   La habilidad más importante que nadie te enseñó

guias

Sígueme en Facebook

ESE ACOMPAÑAMIENTO SUAVE, AMOROSO Y LÚCIDO ES LO QUE NOSOTROS LLAMAMOS “FACILITAR” PARA QUE CUANDO SURJA ALGUNA PIEDRA EN EL CAMINO LA PERSONA CONECTE CON SU PROPIO PODER PARA SALTARLA.

Es mucha la gente que agradece que no interfiramos en el proceso doloroso o angustiante, que no tratemos de aliviar el sufrimiento que se pueda producir en el viaje, que solo nos dediquemos a estar en presencia, cuidando los detalles para que cada participante que esta teniendo la experiencia con ayahuasca tenga un encuentro intimo con esta fuente de luz.

También es cierto que mucha gente no quiere ser guida NUNCA, porque se resisten a que otros puedan aportar algo a su vida y camino. Esta situación tampoco favorece a la evolución.

Menú de cierre

Comparte con un amigo