La fidelidad es propia de los más inteligentes – Soy Espiritual