¿Cómo saber si mi familia es destructiva?

Conocemos a familias que asfixian a sus miembros,  que los reducen hasta hacerlos seres realmente infelices. Son aquellas donde hay: rigidez de normas o ausencia  total de ellas,  maltratos físicos, verbales y psicológicos a sus miembros, entre otras. Si indagáramos el  por qué un padre o una madre se comportan así con los hijos, descubrimos que también fueron agredidos, en mayor o menor medida.  

Entonces, se requiere trabajo interno, lucha para superar esa condición que los convierte  en máquinas generadoras de infelicidad. Los hijos que crecen en este ambiente, reproducen el patrón. Las hembras se buscan a una pareja agresora,  maltratadora o son ellas quienes maltratan al hombre. Igual ocurre con el varón,   es un agresor activo o  pasivo que se deja manipular y agredir. Los hijos que crecen en este ambiente vuelven a repetir el patrón de crianza y el círculo continúa su giro.

Por esa razón, se hace necesario  observarse,   para detener esa cadena y liberarse de  ataduras.  Darse cuenta por qué atrajimos a personas agresivas a nuestra vida, dónde nos estamos agrediendo nosotros mismos,  para  comenzar la sanación. En la medida en que nos sanemos, sanan los demás, ya no hay agresores ni agredidos.  

Como profesora de preescolar atendí durante 25 años a cientos de niños maltratados, agredidos, llenos de dolor por el trato que recibían de sus padres y familiares. Ayudarlos a subir el autoestima es fundamental, orientar a los padres para que cambien los patrones de crianza es otra de las funciones del docente.

La mayoría de personas hemos sufrido o vivido en estas condiciones de dolor, lo que nos ha llevado formar hogares igualmente destructivos. También ocurre que quienes  viven esas situaciones en su infancia, pierden la fuente natural de  su felicidad genuina y la sustituyen por una externa, se convierten en adictos a algo, como: comida,  internet,  teléfono,  trabajo, alcohol, sexo, drogas, entre otros. Es por esto que debemos atender a los niños que son maltratados e “intervenir” a  sus familias para ayudarlos a “aprender” a tener  una convivencia sana. En este sentido,  los maestros en las escuelas deberían trabajar en coordinación con los organismos de protección infantil y así minimizar esta problemática.

Lea:   Por qué el poderoso número 777 es importante para las llamas gemelas

familia

Por otro lado, también  esta condición tiene repercusión en lo social porque consideramos que la agresión es lo normal. Ejemplo de ello es  la  selección de presidentes y demás representantes a cargos públicos,   esto  responde  al esquema de crianza que hemos tenido en la familia. Decidimos por candidatos que correspondan a las características que tuvieron nuestros padres: agresivos, mentirosos, corruptos,  humillantes, de verbo lacerante, entre otras características. Aceptamos  el maltrato de quien venga  y por eso nos parece normal que nuestros gobernantes,   jefes,  vecinos, amigos, parejas nos agredan. ¡Basta ya!,  revisemos lo que vivimos en la niñez y atrevámonos a eliminar  patrones negativos, sanando esas heridas. Mantengámonos atentos para que observemos  cuando maltratamos o cuando  nos dejamos maltratar.

Debemos vernos como lo que somos: seres  valiosos,  maravillosos, únicos e irrepetibles, autónomos e independientes que  no debemos permitir  bajo ninguna circunstancia que nos humillen, traten mal, con agresiones sean físicas, verbales  o psicológicas. En la medida en que nos demos cuenta que nos están agrediendo,   entonces comenzamos a ver la luz en medio de la oscuridad, porque buscamos resolver el problema.  Allí debemos tomar acciones y alejarnos de quien nos hace daño, aunque sea   muy cercano como: la  pareja,  padres,  hijos,  amigos, vecinos o jefe. Nadie nos debe chantajear  para que aceptemos ser maltratados debido a que  nos han dado un empleo, un plato de comida, un techo,  ni nada por el estilo. Nuestra estima y dignidad están por encima de favores.  Debes darte cuenta,  que hay gente que te mantiene atado por lo que te da, porque tiene afán de poder y   de sentirse imprescindible. En este sentido, no se trata de sacar a relucir nuestro ego, sino percatarnos que nadie tiene el derecho de agredir a otro.

Visita Wadie.com
Lea:   6 Señales de que fuiste criado por una madre tóxica

Asimismo, debemos perdonar a esas personas que nos agredieron, hacer el ejercicio escribiendo todo el dolor que nos causaron y quemar el papel a la llama de una vela diciendo; “con esto se limpia mi corazón” para ir sacando esa negatividad que quedó guardada y que puede salir en forma de una enfermedad. Hacerlo tantas veces como sea necesario. Redactar  “planas” escribiendo en un cuaderno 70 veces por unos meses: “Yo fulano de tal soy un ser lleno de amor, atraigo e irradio amor”, así como las cualidades que deseamos internalizar: “Yo fulano de tal merezco ser amado”,  para que el cerebro lo acepte, porque nos descalificaron tanto cuando niños, que de adultos no creemos que merezcamos algo.

Hablar con la persona que nos hizo daño y pedirle perdón, y decirle que cerramos el círculo, que no deseamos volver a vivir con ellos en otra encarnación, en ningún otro rolAceptar que todo estuvo en perfecto orden divino, que no hubo error en lo que pasó, aceptar que eso fue lo que planificamos para crecer espiritualmente de  esas experiencias y de ahora en adelante,  seguir el camino de Jesús,  para aprender con amor y no con dolor. La única forma de eliminar las familias destructivas es sanándonos a nosotros mismos.

Sira Vargas Rodríguez.

Menú de cierre

Comparte con un amigo