Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EMOCION Y CONFLICTO -Meritxell Obiols

EMOCION Y CONFLICTO -Meritxell Obiols 1

EMOCION Y CONFLICTO -Meritxell Obiols

La mayoría de conflictos que marcan nuestra vida se fraguan en el seno de las relaciones que establecemos con nuestro círculo más cercano. Por lo general, cuando alguien nos hace algo que consideramos “malo” o “injusto”, nos sentimos heridos y nos enfadamos. Tras el estallido de ira inicial, solemos creer que el tiempo enfriará el agravio y terminará por disolverlo. Sin embargo, en muchas ocasiones el paso de los días, meses o años tan sólo agranda las heridas y alimenta el resentimiento. Y al poco, el venenoso rencor entra en escena, pudriendo los restos de esa relación. Así, vamos arrastrando por la vida el peso de nuestros conflictos no resueltos.

Lo que hace falta no es dejar pasar el tiempo, sino aplicar la inteligencia emocional, que nos ayudará a aprender a distinguir entre la agresión y el agresor para descubrir el camino del perdón.

Las relaciones humanas suelen ser conflictivas, porque todos somos diferentes. Tenemos distintas formas de ser, de pensar y de expresar nuestros sentimientos. Todos tenemos necesidades, expectativas y deseos que, en ocasiones, pueden chocar con los de los demás. Y eso supone una fuente inagotable de malentendidos, que muchas veces se convierten en conflictos. De ahí que no sea difícil ver a nuestro alrededor hermanos que no se hablan, parejas que terminan entre violentas recriminaciones o amigos que han dejado de serlo. Sin embargo, está en nuestras manos prevenir estas situaciones, que suelen tener el rencor como denominador común.

El rencor es un enemigo sutil, una forma de esclavitud que afecta negativamente nuestra vida y nuestras relaciones. Este sentimiento nace cuando nos tomamos un comentario, una actitud o una acción como una ofensa personal. El dolor que nos genera una situación en la que nos vemos traicionados, humillados o rechazados queda grabado a fuego en nuestra memoria, alimentando nuestro resentimiento hacia la persona que creemos que lo ha provocado. Esa herida emocional supura infelicidad, ocupa nuestra mente y absorbe nuestra energía vital. A menudo, nos lleva a tratar de protegernos para no sentir dolor de nuevo, lo que repercute nocivamente en nuestras relaciones con los demás.

También en soyespiritual.com:   6 Parejas del Zodíaco que tienen una conexión más profunda que cualquier otra persona

El problema cuando nos sentimos ofendidos es la identificación con lo que la otra persona hizo, o dijo. La mente comienza a etiquetar “fulano es esto, es lo otro” ” me hizo tal cosa”, tomamos la cosa como una afrenta personal, “a mí”. Cuando podemos separar a la persona del acto, encontramos que “fulano” no es “tal cosa”, porque fulano, no es “eso”. Pudo haber tenido una actitud descomedida, pudo haber actuado desmesuradamente, pero él, en si mismo, no es lo que hizo o dijo. Y tal actitud es propia de la conciencia que tiene. (sin ser peyorativa, claro). Cada uno tiene la conciencia que puede tener, y está en el lugar del camino que puede estar. En vano es querer estar más adelante, si tenemos que estar donde tenemos que estar. Por eso tampoco vale recriminar a otros, o recriminarnos por nuestras acciones.

Cuando hacemos esta distinción, podemos llegar a ver que tal actitud molesta para nosotros, es algo “fuera” de fulano. No es algo que le pertenece, porque él no es “eso”. No es algo que me tenga que doler a “mí”, porque esa separación que hago con él, también la hago conmigo. “Yo”, no soy esa persona molesta. Puede haber en un primer momento una actitud de molestia, la veo, y la dejo. De esa manera, ambos, el ofensor y yo, quedamos afuera. Y ahí entra a jugar el perdón. Pero, en realidad, cuando hacemos este trabajo, ni siquiera reparamos en que tenemos que perdonar algo. Porque entendemos que no ha habido ofensa.

Entonces ¿cuál es el problema? No existe. Se diluye, se desvanece. En cambio, si personalizamos, “él me dijo” “él me hizo sentir…” si nos metemos dentro del drama, vamos a ser protagonistas, que es lo que el ego quiere. ¿Final de la película? ¡Estaremos sufriendo!.

Cerrar menú

Comparte con un amigo