¿Cuánto amas a tu perro? Investigadores japoneses te explican por qué son como de la familia

Para bastantes personas es bastante difícil comprender el vínculo de amor profundo que creamos con nuestras mascotas, quizá por el hecho de que jamás tuvieron la buena fortuna de tener una o bien pues sencillamente no son capaces de desarrollar empatía por los animales.

Mas, ¿quién no recuerda ese can leal y compañero que tuvimos de pequeños y al que todavía proseguimos llorando? Por el hecho de que para los que amamos a nuestras mascotas, sentir que son parte de nuestra familia es tan simple y natural que es lógico padecer por ellos cuando se enferman o bien cuando sus vidas se apagan y deben abandonarnos por siempre.

Jamás absolutamente nadie se cuestiona por qué razón desea a su cánido fiel o bien a su gato juguetón, ni qué los hace tan esenciales para nosotros, por el hecho de que el amor y el cariño no se explican, mas este interrogante sí se lo propusieron un conjunto de estudiosos de una Universidad nipona que llevó adelante una investigación a este respecto y que se concentró en examinar de qué manera marcha la oxitocina, la hormona del amor, cuando deseamos a nuestras mascotas.

El departamento de biotecnología y ciencia animal de la Universidad Azabu, determinó que esta hormona brota de forma natural cuando desarrollamos amor o bien cariño por algo o bien por alguien. Y lo que descubrieron de forma sorprendente es que al establecer una relación cariñosa por nuestras mascotas, la oxitocina que libera el cerebro es afín a la que se genera a consecuencia del amor que sentimos por nuestros hijos.

¿Cuánto amas a tu perro? Investigadores japoneses te explican por qué son como de la familia
¿Cuánto amas a tu perro? Investigadores japoneses te explican por qué son como de la familia

Entonces, no extraña que escuchemos a bastantes personas decir que aman a sus mascotas tal y como si fuesen un miembro de la familia o bien aun tal y como si fuesen sus hijos.

Lea:   Cómo las almas eligen a sus familias y amigos antes de nacer

De igual manera que cuidamos a nuestros pequeños y los resguardamos de los riesgos o bien de las enfermedades, sentimos que las mascotas asimismo precisan de protección por ser seres indefensos que nos producen ese sentimiento. De ahí que que los amamos de forma incondicional.

Los perros y los gatos particularmente, “entienden” el lenguaje de las miradas y perciben quién los quiere por medio de los ojos. De ahí que que cuando miramos a los ojos a un can que no nos conoce, podríamos producirle una sensación de amenaza y reto. En un caso así, debemos tener mucho cuidado.

Visita Wadie.com

Ahora que conocemos a qué se debe este cariño tan singular por nuestras mascotas podemos comprendernos mejor a nosotros mismos e inclusive comprender a otros que viven solos con sus mascotas y que representan para ellos un pilar de apoyo y un soporte cariñoso que quizás no reciben de absolutamente nadie más.

Quizá solo reste saber si nuestras mascotas sienten ese amor por nosotros, si bien quizá solo alcance con ver lo felices que se sienten en el momento en que nos ven llegar tras múltiples horas o bien días de estar ausentes o bien de qué manera gozan de jugar o bien pasar tiempo con nosotros.

Claramente, nuestras mascotas alegran nuestras vidas e inclusive quizás contribuyan a que seamos mejores personas.

Menú de cierre

Comparte con un amigo