Saltar al contenido

Cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos

Cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos
  • 1.5K
    Shares


En la mayoría de los procesos de acercamiento entre dos personas, podemos afirmar que la atracción física tiene mucho que ver para generar las primeras reacciones, inclusive en estas primeras interacciones, existe una especie de flechazo que se da por algo que va más allá de la atracción física, algo que muchas veces no podremos explicar, sino que sentimos nos llama y nos atrae como si de una fuerza magnética, pues en las relaciones cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos.

La mente es algo tan etéreo que se asocia a tantas cosas, pero que no podemos ni siquiera darle una ubicación dentro de nosotros mismos, pero cuando alguien que conocemos logra penetrar en ella, es como si se apoderara por completo de todo lo que somos.

Cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos
Cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos

Cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos

No podemos escapar de la atracción mental, somos seducidos por procesos afines, por coincidencias únicas, como si encontrásemos a aquella persona con la cual sin mayor esfuerzo nuestro ser engrana y por primera vez tenemos la impresión de que algo nos hacía falta para funcionar mejor, y así cada uno, dos sistemas perfectamente independientes son capaces de acoplarse para aportar a la vida del otro.

La belleza física es tan circunstancial, tan pasajera, tan atada a un estereotipo, si no te enamoras del alma de las personas, siempre buscarás un reemplazo, porque todo lo que un día viste que llamó tu atención irá perdiendo brillo, se hará costumbre o hasta te cansará… Cuando vamos más allá, cuando nuestra mente siente refugio adecuado en otra mente, con la que puede proyectarse, cuando nuestro corazón sincroniza con el de alguien más y logramos que su felicidad sea la nuestra y sus angustias las sintamos como propias, estaremos conectando dos almas que se saben eternas y que han encontrado a ese ser que de alguna forma pertenece a su vida.

Cuando las mentes se atraen, la atracción física es lo de menos

No hay que esforzarse mucho para amar cuando la atracción mental está presente, sin embargo cuando la unión viene derivada de una mera atracción física, se requiere de mucha energía invertida, que aun así, no garantiza que el amor real pueda darse. No necesitamos trofeos de exhibición, ni reflejarnos en los ojos más hermosos, necesitamos esa compatibilidad que solo se da desde aquello que no podemos apreciar con los nuestros sentidos, desde donde el amor verdadero nace y por lo general se queda para siempre, inclusive cuando los cuerpos no están cerca.

Fuente: Rincon del Tibet





  • 1.5K
    Shares