“Una mujer, criada en una familia católica, donde le inculcaron que el acto  es un deber marital pero nunca un placer, no puede alcanzar el éxtasis con su amante. Habla siempre en voz muy baja, reprimiendo sus deseos de insultar o quizás de asesinar.

Le aconsejo hacer el acto con su amante a media noche y gritar durante cinco minutos como una bestia salvaje imitando un éxtasis  cósmico, tan intenso que despierte a todos lo vecinos. Al tiempo debe destrozar una Biblia. Hecho esto, debe recoger las hojas arrancadas, prensarlas en forma de pelota, untarla de miel y enviársela a su abuela materna”.

Alejandro Jodorowsky, en “Manual de psicomagia”.

parejaatardecer

***

Alejandro Jodorowsky afirma que es la prohibición lo que crea curas pedófilos, solteras y solteros neuróticos y un sinfín de enfermedades.

No podemos actuar como la Iglesia, que para entrar en ella hay que arrancarse los ovarios y dejarlos en la puerta.

Sígueme en Facebook

La represión de las pulsiones es la que crea la neurosis que como toda enfermedad es resultado de una prohibición. Hay que expresarla sin limitaciones, ni para la fantasía, ni para la emoción, ni para la creatividad, ni para la acción.

En pocas palabras: tener libertad para pedir y respetar lo que el otro desee dar.

Lea:   ¿Existen los afrodisiacos?
Menú de cierre

Comparte con un amigo