amor

El Amor – el criterio de su autenticidad: el desinterés.

Cada vez que un ser humano os inspira amistad, amor, es deseable que os interroguéis sobre la naturaleza de vuestro sentimiento.

El amor tiene evidentemente diferentes formas, pero hay una pregunta al menos que podéis plantearos: este amor, ¿es interesado o desinteresado?
El amor desinteresado no espera nada de los demás, no se inquieta, no se aferra a ellos, no les altera. Es una fuente que mana, que da sin cesar sin preocuparse por saber quién vendrá a beber de su agua; le gusta distribuirla sin hacer cálculos. El amor interesado, por el contrario, actúa sobre los demás como una violencia, porque en realidad sólo quiere tomar, y a la menor decepción se manifiesta con impaciencia, con cólera, con resentimiento. El amor desinteresado evita también las dudas, la desconfianza, las discusiones, instala el gozo, la belleza, la esperanza. Es una vida nueva que se abre camino y que hace a los seres cada vez más libres, fuertes y felices. Así que, ahora, preguntaos de qué clase es vuestro amor.

Sígueme en Facebook

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   El abuso emocional te hace pensar que estás loca
Menú de cierre

Comparte con un amigo