El primer paso para vivir vidas significativas es aprender a ser honestos y amables con nosotros mismos.

Cuando aprendamos a hacer eso, evitaremos hacer un bypass espiritual.

Una breve guía que te ayudará a abrir tu cuarto chakra.

De hecho, no puedes forzar la espiritualidad en ti mismo. Pero mucha gente lo hace. Cuando finalmente entienden cuán sin sentido y cíclico es su estilo de vida acelerado, sus rutinas de trabajo, y también su vida privada, su conciencia les golpea con una pregunta: «¿Cuál es el propósito de mi vida?»

Debido a esto, muchas personas tratan de descubrir el significado de su existencia, un propósito dominante y dominante de lo que hacen – de lo que están comprometidos.

Se dirigen a otras personas en busca de inspiración, pero se dirigen a sí mismos en busca de orientación, con la esperanza de encontrar y recuperar sus espíritus. Pero también están acostumbrados a resultados rápidos, a elegir entre una amplia gama de soluciones que son consumibles y a la gratificación instantánea.

Sin embargo, la espiritualidad no funciona de esa manera. Es un viaje gratificante y hermoso que requiere tiempo y paciencia. Aquellos que intentan apresurarse a través de ella sólo experimentan el desvío espiritual, que es una experiencia en la que la espiritualidad forma parte de las acciones específicas que tienen que realizar y de los hábitos que tienen que inculcar.

Debido a eso, llegarán a ser espirituales sin siquiera ser espirituales. De hecho, surgirá cuando no entiendan y trabajen para construir, abrir y nutrir su cuarto chakra, o también llamado el chakra del corazón.

Como tal espiritualidad no está brotando de su ser, ya que no ha surgido después de que se descubrieron a sí mismos y a los verdaderos llamados de sus corazones, y como heredan tal espiritualidad de realizar algunas acciones en lugar de creer y darse cuenta de los valores, será un tipo forzado de espiritualidad.

Amor Incondicional Hacia Ti Mismo

Y, el resultado de esto será el siguiente:
Se volverán menos indulgentes consigo mismos, pero más con los demás;

Se volverán indecisos cuando se trate de sus propias acciones, pero tendrán la habilidad de ser útiles y sabios para otras personas;

Se convertirán en críticos y se reconocerán a sí mismos mientras toleran y aceptan a otras personas.

Este tipo de espiritualidad será destructiva y limitante, y una de las maneras en que pueden avanzar hacia ella es trabajando para ganar su capacidad de experimentar la bondad, el amor incondicional e incluso la compasión por sí mismos.

El despertar del cuarto chakra: amor incondicional y espiritualidad.
Todos tenemos siete centros de energía o chakras en nuestros cuerpos. Cada uno de esos centros de energía tiene la responsabilidad de generar una clase especial de energía que se necesita para completar varias tareas espirituales y físicas.

El corazón o cuarto chakra, también conocido como Anahatta, es considerado como el lugar de la unidad y el equilibrio con las emociones de las personas. Este chakra es el centro del amor incondicional que las personas sienten por sí mismas, sus pensamientos y emociones. Cada problema que se relaciona con la armonización de emociones y pensamientos poderosos se trata a menudo a través del chakra del corazón.

Algunas emociones, como la alegría, el amor, la compasión, la ira, el dolor, el odio, el asco, la soledad, los celos e incluso el miedo, son disminuidas o amplificadas, y también controladas a través de ellas.

Cuando las personas no se prestan la atención o el tiempo necesario para crear un espacio para la comprensión y la autorreflexión, el chakra del corazón se vuelve dormido y débil. Por eso, perderán su capacidad de observar sus emociones. Ellos nunca pueden dar a sus corazones rotos, emociones, e incluso a sí mismos el tiempo y la atención que se necesita para sanarlos y entenderlos.

Pero, ahora, será el momento de hacerlo. Pueden abrir y nutrir su cuarto o chakra del corazón con la práctica de Metta.

Metts es la poderosa práctica de meditación en el budismo, y su significado literal es «bondad amorosa».

Estos son los pasos principales para realizar esta práctica y reconstruir el centro espiritual de su cuerpo:
En primer lugar, siéntese en una posición cómoda, en un lugar tranquilo y tranquilo;

Luego, respire cómodamente y no se concentre en su respiración;

Cuando sienta que el cuerpo está relajado y a gusto, debe comenzar a enfocar su atención en el área de su corazón, sintiendo lo que se siente con cada respiración que toma;

Esté muy atento a las palabras si le vienen a la mente; manténgase en esta posición por unos cinco minutos;

Imaginen que su corazón brilla, lentamente irradiando algo de energía en círculos fuera de ustedes, visualizando el bienestar de sus seres queridos.

Luego, regresa a ti mismo, enfocándote en el corazón una vez más;

Usted debe concluir esta práctica tomando conciencia de lo que le rodea lentamente.

Si realizas este ejercicio regularmente, vas a volverte consciente de tus frustraciones reprimidas, de tus emociones dominantes y de todo lo que no te perdonas a ti mismo.

Cerrar menú