amor

El amor tiene una propiedad que seguro que se os ha escapado: descubre sin cesar algo nuevo. Dos personas que se aman se ven cada día como nuevas y se maravillan la una de la otra. Cada vez que se encuentran, tienen la impresión de verse por primera vez. Pero, si llega un momento en el que ya no se aman, ¿qué es lo que constatan en el otro? Los mismos hábitos, las mismas manías, los mismos tics… Y entonces, ¡qué aburrimiento, qué
cansancio! Y se ponen a buscar un nuevo amor…

No es difícil observar que lo que os digo es verdad. Si tenéis amor por Dios, por la naturaleza, todo os parece siempre nuevo. Vais por la mañana a ver la salida del sol: en apariencia, siempre veis la misma bola de fuego delante de vosotros. Pero si lo amáis, tendréis cada día la sensación de verlo por primera vez. Y, en efecto, recibís de él una luz nueva, un calor nuevo y unas energías nuevas.

Sígueme en Facebook

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   No estás emocionalmente indisponible, solo estás protegiendo su corazón
Menú de cierre

Send this to a friend