En nuestro camino encontramos muchas almas con las que interactuamos e intercambiamos energías de un modo que contribuye a nuestro crecimiento y al suyo. Aprendemos lecciones conjuntamente.

Compartimos la mesa. Compartimos el amor. Pero a menudo llega el momento de decir adiós.

Hay despedidas que llegan de manera súbita, inesperada, sin advertencia. Hay despedidas que podemos planear y hasta programar. La duración de la despedida no tiene importancia. Lo que importa es cómo manejamos nuestras despedidas.

Podemos despedirnos con el corazón abierto y agradeciendo todo lo que hemos aprendido. O podemos cerrar el corazón y decir con amargura que hemos vuelto a perder.

Podemos decir adiós con una actitud de confianza, fe y amor, en la creencia de que nuestros corazones nos unieron durante un tiempo para disfrutar de la vida y avanzar a nuestro viaje. O podemos hacerlo emitiendo juicios duros preguntándonos “¿qué hicimos mal para que nuestro camino nos impidiera continuar unidos?”. Podemos decir adiós con el corazón abierto, sintiendo tristeza, añoranza y alegría. O podemos decir adiós bloqueando nuestras emociones y afirmando que así es la vida.

A veces es hora de decir adiós. No siempre podemos elegir el momento, pero podemos elegir las palabras de nuestro corazón…

Desconozco su autor.

geralt / Pixabay
Lea:   4 maneras de saber si usted está experimentando una conexión del alma con otra persona
Menú de cierre

Send this to a friend