ALCE LIGERO – ENSEÑANZA INDÍGENA

Alexiis, 4 de octubre 2007

 

Grupo “Faros de Luz y de Amor”

alexiis@sion.com

 

 

NOTA: Como siempre, los jueves, canalizó Aleé a María Magdalena, pero a mi se me presentó en la mente Alce Ligero, como que quería interrumpir, pero por supuesto, me mantuve callada. Una vez que Aleé terminó, yo le comenté que había visto como Alce Ligero quiso intervenir y cortar la canalización, más que ella estaba hablando de algo que él había querido decir. Para mí era muy divertido por un lado escucharla a María Magdalena y por otro lado percibir internamente a Alce Ligero, el cual no está tan acostumbrado todavía. Luego canalicé lo siguiente:

 

Buenas tardes – ya – esta mujer blanca – a la que llaman Alexiis – sabe que a mi me cuesta acostumbrarme a hablar, les ha dicho – porque recibió mis palabras con anterioridad. No estoy acostumbrado – todavía – a hablar así. Me cuesta mucho, pero con el que – todos ustedes están familiarizados, Águila Blanca, me insiste – me insiste – me insiste – que me tengo que presentar.

 

Que me tengo que presentar – no con enseñanzas – qué podríamos decir – ¡ay!, que superan a todo, no, me tengo que presentar con la simpleza nativa. Con el conocimiento y la seguridad que tenemos los nativos, reforzando el contacto con la Madre Tierra , con la naturaleza, con los animales.

 

Mucho de lo que iba a decir me lo ha sacado esta otra mujer blanca – María Magdalena – a la cual yo conozco y hablando en espíritu – me resulta mucho más fácil – que así en palabras. No importa.

 

Yo, lo que les quiero recalcar es que – cada uno – tiene que fijarse en su propio niño interior. A ese sí tienen que amarlo. A ese sí tienen que dejarlo salir. Tienen que jugar con él – tienen que enseñarle la naturaleza.

 

Hoy – acá – donde se hace esta reunión – hay dos ramos distintos de hermosas flores. Ustedes tienen que aprender a apreciar todo lo que GAIA, la Madre Tierra , les brinda. Hoy serán flores, mañana pueden ser frutas, e incluso las piñas (tengo sobre la mesa del living una gran fuente con piñas secas), todo – todo viene de la Madre Naturaleza. Eso es lo que ustedes tienen que aprender a revivir, a recuperar.

 

Yo – en mi último mensaje – he dicho que ustedes tienen que ser como chicos del jardín de infantes, porque tienen que aprender a amar. A ustedes – se les ha escapado la capacidad de amar.

 

Ustedes tienen que amarse a sí mismos – pero no solamente a lo que ven cuando se miran en el espejo – tienen que amar a ese niño interior, pero aparte de ese niño interior, está la madre interior, el padre interior, están los abuelos interiores – está toda la familia que se combinó para formar ese ser que ustedes son. Esto es lo que ustedes tienen que amar.

 

Ustedes no pueden amarse realmente a sí mismos, si sienten – rencor – hacia uno de su familia, hermano, padre, madre, abuela. Tienen que amar a todos. Si tuvieran problemas, encárenlos, abrácenlos, soluciónenlos y libérenlos. Tiene que ser todo un concierto de amor. Eso es lo que ustedes tienen que aprender.

 

Nosotros, los indígenas, que vivimos en constante contacto con la Madre Tierra , con los animales, con el viento, con el sol, con la lluvia, no tenemos tantos de esos problemas que tienen ustedes, que la mayoría – se han criado en esas cajas, que ustedes llaman sus hogares.

 

Simplemente – ustedes saben – que me cuesta expresarme. Acuérdense, vayan a su interior, busquen a su familia – ámense – abrácense – y van a ver que los días se van a convertir en gloria, en amor y en paz para toda la humanidad y para la Madre Tierra – y para todo el Universo.

 

Este es mi mensaje de hoy – yo les mando mi energía y amor. Soy Alce Ligero, el Cacique Cherokee, como me llama esta mujer blanca, Alexiis.

Menú de cierre

Send this to a friend