Cuando creas dinero, también lo gastas. Compras pro­ductos, servicios, alimentos y cosas que te alegran. Cuanto más circule tu dinero, más contribuirás al bienestar de tu comuni­dad. Cuanto mejor te sientas por gastar tu dinero, más magné­tico serás con respecto a él. A la hora de pagar tus recibos, hazlo con buenos sentimientos de generosidad. Cada vez que pagas un recibo, haces una contribución al círculo monetario; enri­queces la sociedad.

Imagínate que existen muchas corrientes que se dirigen hacia ti desde el universo, y que cada una de ellas te ofrece un modo de ganar dinero. Cada vez que tienes dudas, cada vez que te disgusta pagar una factura, cada vez que no crees en tu prosperidad, cierras una de estas corrientes. Cada vez que te desprendes de dinero con amor y alegría, abres un nuevo camino para que el universo te envíe dinero. La próxima vez que pagues una factura, imagínate que la cantidad te será devuelta, multiplicada por al menos diez. Visualiza cómo tu dinero contri­buye a la prosperidad de la persona o institución a la que has pagado.

Todo el dinero que gasto enriquece a la sociedad y me es devuelto multiplicado escrito por Sanaya Roman y Duane Packer

 

Todo el dinero que gasto enriquece a la sociedad y me es devuelto multiplicado
Todo el dinero que gasto enriquece a la sociedad y me es devuelto multiplicado
Lea:   Cómo manifestar todo lo que quieras en el plano material
Menú de cierre

Send this to a friend