Gran parte de tus problemas económicos desaparecen con una sola decisión:

Elige bien entre lo que te gusta y lo que realmente necesitas.

Hay cosas que te gustan y no te hacen daño, y hay otras que no necesitas y te alejan del amor y la felicidad.

Esto lo aprendió bien un discípulo que en cierta ocasión se le quejó al Señor diciéndole:

“Estoy sin empleo, arrimado donde un pariente, no tengo dinero y a mis padres les sobran los bienes, ¿qué pretendes de mi?

Y el Señor le habló con voz muy clara: “Hijo mío, ¿cuándo te ha faltado lo necesario? ¿Dónde está tu fe?”.

Palabras que son para ti y te invitan a no perder la paz si vives presionado por la codicia o las apariencias.

Acepta que tus tensiones jamás nacen de lo necesario sino de necesidades innecesarias. Vuelve a lo simple.

Hay épocas turbulentas, pero Dios nunca dijo que su senda era de rosas o de miel, y la cruz de Jesús lo recuerda bien claro.

Gonzalo Gallo Gonzalez
Oasis
Tomado de universo-espiritual.ning.com

 

Resuelve tus problemas económicos con una decisión
Resuelve tus problemas económicos con una decisión

 

Lea:   Cómo manifestar todo lo que quieras en el plano material
Menú de cierre

Send this to a friend