exito

El fracaso no es una catástrofe
que sobreviene de repente.
No se fracasa de la noche a la mañana.

El fracaso es consecuencia inevitable de la acumulación
de razonamientos errados y malas decisiones.

Explicado en términos más sencillos‚ consiste simplemente
en unos pocos desaciertos que se repiten a diario.

¿Quién va a cometer un desacierto y ser tan insensato
como para repetirlo cada día?

Es que no le parece que importe.

Por sí solos, nuestros actos cotidianos no parecen muy importantes.                    Un descuido de poca monta, una mala decisión o una hora perdida no suelen tener un impacto instantáneo y perceptible.

La mayoría de las veces escapamos
de cualquier consecuencia inmediata
de nuestros actos.

La falta de disciplina no parece tener ningún impacto inmediato en nuestra vida. Y como no nos pasa nada cataclísmico por ello, repetimos nuestros errores una vez más, y así sucesivamente.
¿Por qué?

Porque no se ve que importe.
Y en ello radica el gran peligro.

¡Aun peor que
‘hacer o no hacer algo’
es no darse cuenta
de que sí importa!

El que come en exceso lo que no debe se acarrea un deterioro de salud, pero el goce del momento eclipsa las consecuencias.
No le importa.

Quien fuma o bebe en exceso sigue tomando esas decisiones erróneas año tras año tras año, […] pues no ve que importe.

Simplemente pospone el dolor
y el pesar que traen consigo
esos desaciertos.

Las consecuencias rara vez son inmediatas;
se van acumulando hasta que llega el fatídico día
de la verdad y nos toca pagar el precio de
nuestras imprudentes decisiones;

Lea:   Cómo manifestar todo lo que quieras en el plano material

decisiones que nos parecían intrascendentes.

El rasgo más peligroso del fracaso es su sutileza.

A corto plazo esos pequeños errores
no parecen importantes.
No nos da la impresión de estar fracasando.

Como no nos sucede nada terrible, como no hay consecuencias instantáneas que capten nuestra atención, nos dejamos arrastrar de un día al otro, repitiendo los errores, pensando erróneamente, escuchando a quien no debemos y eligiendo con desacierto.

Como el mundo no se acabó ayer,
quizá lo que hicimos fue inofensivo.

Como no se vio que tuviera consecuencias perceptibles,
probablemente no haya peligro en repetirlo.

Sígueme en Facebook

Tanto el éxito como el fracaso tienen repercusiones futuras,
concretamente las inevitables recompensas o
remordimientos por lo hecho.

Siendo así,
¿por qué no nos tomamos
más tiempo para reflexionar
sobre el futuro?

La explicación es sencilla:
Uno está tan metido en el presente que no le da importancia al futuro. Los problemas y recompensas del presente absorben hasta tal punto a algunos que no hacen una pausa lo bastante larga para pensar en el mañana.

Pero ¿y si cultiváramos una nueva disciplina
de tomarnos unos minutos al día
para mirar un poco más adelante?

Ello nos permitiría prever las inminentes consecuencias de nuestra conducta actual. Al contar con tan valiosa información podríamos tomar las medidas necesarias para transformar nuestros desaciertos en disciplinas encaminadas hacia el éxito.

Es decir, disciplinándonos para prever el futuro podemos cambiar de mentalidad, enmendar errores y cultivar nuevos hábitos que reemplacen a los viejos.

Si comenzáramos hoy mismo a poner más empeño y a esforzarnos en todos los sentidos y de forma constante por transformar desaciertos sutiles y fatales en disciplinas constructivas y satisfactorias, jamás volveríamos a limitarnos a existir, ¡habiendo probado los frutos de una vida plena!

Lea:   Cómo manifestar todo lo que quieras en el plano material

Ustedes están edificando hoy su futuro.

Si eligen bien,
Él los bendecirá.

Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo